Valerian y la ciudad de los mil planetas

Viajando por el universo con Luc Besson. El director de grandes películas como ‘León: el Profesional’ o ‘El Quinto Elemento’ deja a Lucy para adentrarse en el universo de Valérian y Laureline, creado por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières.

Con mucha responsabilidad en su espalda, Besson adapta un cómic ambicioso lleno de colores, animales, lugares, personas y planetas que inspiró en su momento a grandes ‘space-operas’ como ‘Star Wars’ y ahora nos sumerge en un apasionante y maravilloso viaje por Alpha. Los responsables de todo son Dane DeHaan y Cara Delevingne quienes transmiten mucha química entre ellos aunque por momentos nos recuerda a una típica historia adolescente e inmadura de dos jóvenes salvando el universo.

Aun así, a parte de momentos donde el guión flojea mucho, surgen instantes de lágrima fácil innecesarios y alarga escenas inútilmente, la película se sustenta, en su mayoría, por sus efectos especiales los cuales nos hacen pensar que los casi 200 millones de euros gastados han estado bien invertidos. Gracias a ellos, como espectador disfrutas de un auténtico viaje por el espacio y planetas descubriendo seres rarísimos, empatizas con ellos y te crees todos los lugares por lo que te transporta. Y todo esto acompañado por una banda sonora de Alexandre Desplat sinfónica, dinámica y épica que recuerda a John Williams.

De este modo, Luc Besson y su imprescindible equipo aprueban con nota alta este proyecto ambicioso que decae en su parte narrativa convencional, pero da la talla en su lado técnico invitando al público a viajar en una ‘space-opera’ exagerada, apabullante y entretenida en sus  137 minutos. Personalmente, no gozaba tanto de una película así desde ‘Avatar’.

Lo bueno: su arte para capturar al espectador y no dejarlo en las casi dos horas y media.

Lo malo: el diálogo en muchas escenas y los momentos emotivos innecesarios.

Nota: 8/10

Distribuida por EOne Films
Estreno en 351 cines

La Torre Oscura

Un resplandor un poco oscuro. El director danés Nikolaj Arcel es el encargado de adaptar al cine esta novela de una saga de libros del famoso Stephen King. Trata sobre un adolescente que tiene un don o un resplandor especial con el que unirá su destino con un pistolero de un extraño planeta mientras son perseguidos por un malo malísimo que quiere al niño para derribar la Torre Oscura.

Con este argumento y dejando de lado si es una buena o mala adaptación, tenemos una historia ambiciosa y original que cuenta con un buen reparto y una buena ambientación futurista con elementos propios del western. Además, el relato se desarrolla bien, es fácil de entender y, como espectador, te dejas llevar por los paisajes, portales, viajes entre mundos y apariciones de monstruos extraños con sus momentos de tensión con poca preocupación y mucho disfrute.

No obstante, tiene sus errores, sobretodo al final, hay situaciones que hacen pensar en si los niños deberían ver la película o no y da la sensación de que quiere contar más de lo que puede explicar. Asimismo, la película en su conjunto no está a la altura de las interpretaciones de Elba, McConaughey y Taylor quienes trabajan muy bien, pero que no acaban de encajar en una película que se deja ver y no hace daño verla, pero es la típica producción comercial de acción/ciencia-ficción fácil que entretiene en sus 98 minutos.

Lo bueno: su ambientación y Tom Taylor.

Lo malo: su ejecución podría haber sido mejor, y su conclusión.

Nota: 6/10

Distribuida por Sony Pictures
Estreno en 369 cines

Rey Arturo: la Leyenda de Excalibur

La excalibur de Ritchie. El director de ‘Lock & Stock’, ‘Sherlock Holmes’ o ‘Operación UNCLE’ vuelve dos años después con la adaptación de la historia del Rey Arturo a su manera y con su estilo particular.

Guy Ritchie es conocido por sus montajes complejos -no al estilo de Nolan- y por sus escenas de acción trepidantes, ágiles y brutales. Con esta película consigue todo eso de manera eficiente pues las escenas de acción y lucha con espadas son increíbles y espectaculares junto a los escenarios y efectos especiales. También hay que reconocer que cuando ves este film ya sabes lo que te vas a encontrar pensando que no será una adaptación fiel a la realidad sino solo disfrute visual.

Sin embargo, el exceso de brujería y hechizos en el film que, además, son difíciles de creer, el ruidoso viaje que nos obligan a seguir y algunos instantes mejorables, así como también, un cameo ridículo e innecesario, hacen de esta creación un producto comercial que, o bien entras dentro de la historia y te la crees, o bien te entran ganas de irte. Si es cierto que sus 120 minutos son ligeros y tiene momentos muy ‘videocliperos’ acompañados de una banda sonora que mezcla canciones con sonidos y melodías.

Personalmente, pienso que esta película es la menos de Guy Ritchie aunque mantenga su estilo, y es el Rey Arturo más diferente que, como espectador, puedes agradecer una adaptación así o simplemente olvidarla de tus recuerdos.

Lo bueno: la acción.

Lo malo: tiene poca alma de Ritchie y mucha de ‘blockbuster’ palomitero.

Nota: 5/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures

Atómica

Frío, vodka y Theron. El director David Leitch adapta a la gran pantalla la novela gráfica de Antony Johnston de “La Ciudad Más Fría” con Charlize Theron y James McAvoy como grandes protagonistas. Ambos nos adentran en una historia de tiroteos, puñetazos, espionaje y secretos, en el contexto del final de la Guerra Fría, para dar al espectador casi dos horas de entretenimiento, una interesante historia y escenas brutales.

Theron es la encargada de llevar el ritmo del film y demostrar la gran actriz que es y de lo que es capaz de hacer regalando momentos trepidantes y cargados de violencia extrema. Estos instantes son acompañados de una magistral puesta en escena que mete al público en la piel de la espía Lorraine Broughton.

No obstante, pese a unas creíbles interpretaciones y unas secuencias bestiales no deja de ser una típica historia con el MI6 por en medio con un argumento tan complejo que solo lo sigues si es con una copa de vodka. Se sustenta solo por su acción pues más allá de eso no nos brinda nada nuevo que una película de disfrute visual sin entrar en temas emocionales.

Lo bueno: la acción y Charlize Theron.

Lo malo: algunas escenas innecesarias.

Nota: 7/10

Distribuida por DeAPlaneta
Estreno en 303 cines

Spider-Man: Homecoming

Las telarañas vuelven a la gran pantalla. El director Jon Watts es el encargado de hacer este reinicio de la mítica saga ‘Spider-Man’ para que volvamos a sentirnos arácnidos y saltemos de edificio en edificio. Esta vez es Tom Holland quien le toca ser Peter Parker en esta entrega arriesgada que no decepciona, pero tampoco es para tirar cohetes.

En ella tenemos una película típica de Marvel, con una historia bien contada, unos personajes bien desarrollados gracias, en parte, al gran carisma que desprende Holland, una acción impactante y un antagonista correcto. Sin embargo, el film se hace pesado, lento, su humor no hace gracia y, por momentos, aburrido con muy pocas escenas trepidantes y mucha historia que contar. Además, la mejor parte de la película no llega hasta el final que es cuando realmente se hace interesante de seguir y disfrutar.

Personalmente, me costó entrar dentro de la vida de Parker, no me interesó en ningún momento lo que explicaba y, en su conjunto, no le encontré nada especial a la película hasta la última media hora. No obstante, valoro y reconozco que es difícil reiniciar una saga por tercera vez y ésto ocasione cierta desconfianza hacia el film. En mi opinión, no me gustó, pero recomiendo verla, sobretodo a los fans de los cómics que pueden ponerse nostálgicos en según qué momento.

Lo bueno: Tom Holland y su última media hora.

Lo malo: el humor y Tony Stark.

Nota: 6’5/10

Distribuida por Sony Pictures España
Estreno en 400 cines

Dunkerque

La angustia de Dunkerque. Uno de los directores más importantes del momento es Christopher Nolan y, después de un viaje interestelar por el espacio aterriza en la Tierra para contar la historia del ‘milagro de Dunkerque’.

Entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940, en medio de la Segunda Guerra Mundial, más de 300.000 soldados británicos, franceses, belgas y holandeses tuvieron que ser evacuados en la playa de Dunkerque por culpa del rápido avance del imparable ejército alemán. Nolan cuenta esta historia desde diferentes puntos de vista: el aire, la tierra y el mar y, para ello, lo explica con un montaje de los suyos: complejo.

Técnicamente, la película no tiene ninguna objeción pues la fotografía de Hoyte van Hoytema, la banda sonora de Hans Zimmer, las diferentes interpretaciones, entre otros aspectos están perfectamente elaborados. Sin embargo, como aspecto negativo, es cierto que cuesta entrar dentro del argumento y, por momentos, se hace pesada, monótona y muy plana, pero una vez estás dentro no quieres salir. Además, su duración es de tan solo 107 minutos por lo que no da tiempo de aburrirse y, en parte, se agradece. Las escenas bélicas son sensacionales, los instantes introspectivos en los soldados jóvenes hacen que reflexiones y todo en su conjunto es un producto ‘made in Nolan’ que guste o no es digno de ver y gozar -evitad verla en malas condiciones-.

Personalmente, iba con unas expectativas muy altas y no me decepcionó ni a nivel cinematográfico ni histórico aunque investigué sobre la Historia y, al ver la película, no me ha enseñado nada nuevo. Asimismo, reconozco ciertos desaciertos como los ya mencionados, su conclusión y la posible falta de información al espectador.

Lo mejor: el aspecto técnico y las escenas de avión. También su capacidad para abducir al público en cada punto de vista.

Lo malo: el montaje puede jugar en su contra y la innecesaria heroicidad. También la posible falta de información y cuestionamiento histórico del tema

Nota: 7’5/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 330 cines

Artículo relacionado con ‘Dunkerque’.

La Guerra del Planeta de los Simios

Un capítulo más. Matt Reeves nos trae lo que parece ser la última película sobre el origen del planeta presentado en 1968 y cabe destacar que ha sido el final más flojo que nos podían ofrecer.

Para empezar, el film tiene una duración de 140 minutos, que llegan a ser excesivos, de los cuales 40 podrían suprimirse. Esta película se nos planteaba en un principio como el desenlace definitivo, presentando la guerra y su respectivo final y lo que realmente obtenemos es un argumento venido a menos. La historia nos muestra el conflicto originado en la segunda entrega entre humanos y simios, pero conforme avanza la película, ésta se pierde y acaba llegando a un conflicto moral puramente individualista donde realmente no se soluciona nada del problema que está sufriendo el planeta. Otro punto a destacar es la excesiva visión que nos muestran sobre el bando de los primates, haciendo que más de la mitad de la película transcurra en lenguaje de signos con sus respectivos subtítulos, lo que hace que el espectador pierda la atención en lo que está viendo.

Por otra parte, la película nos plantea puntos positivos, deleitándonos con unos efectos especiales realmente buenos, y sobretodo una caracterización de los simios sublime. El largometraje hace continuas referencias a otras películas que hará sacar más de una sonrisa al espectador, pero también mostrará sus sombras con más de un error que salta a la vista. Un hecho que me agradó, fue la introducción del personaje “Mono Malo”, interpretado por Steve Zahn, que da el toque de humor que se ha echado de menos en las anteriores entregas.

Lo bueno: el toque de humor que consiguen darle, los dilemas morales que plantea y sus espectaculares efectos especiales.

Lo malo: se pierden buscando destacar el mismo dilema moral durante 140 minutos, su excesiva duración y su sinopsis, que se asemeja a una aventura más en vez de un final de una saga.

Nota: 5’5/10

Escrita por Oriol Berbel

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 396 cines