Jurassic World: El Reino Caído

El parque Jurásico vuelve a abrir sus puertas. Sin embargo, no para el disfrute de los turistas sino para evitar la probable extinción de los dinosaurios. Con esta premisa arranca Jurassic World: El Reino Caído, primera película de J.A Bayona al frente de la saga, con un presupuesto de 250 millones de dólares y con la pareja protagonista de su predecesora, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. La apuesta por este cóctel funciona, y mucho.

La saga expande su universo y explora nuevos conceptos, sin pasarse demasiado, que permiten que sea la película más diferente de la saga con un nivel técnico y pulso cinematográfico que recuerda al mejor Spielberg. Y es aquí donde todo el mérito del film recae sobre el buen hacer de Bayona que consigue imprimir una marcha más y levantar un guión ligeramente plano y con unos personajes poco mimados, siendo éste el punto más flojo del largometraje: la falta de empaque emocional. Aún así, tiene algunos de los mejores  momentos de la saga y consigue entretener que es lo que, principalmente, se le pide a un “blockbuster” de estas dimensiones.

Así pues, para los fans de Jurassic Park, esta película será la suya. Podrán disfrutar de sus dinosaurios como nunca antes en situaciones claustrofóbicas y variopintas dignas de un buen thriller.

Lo bueno: Su sentido del entretenimiento y sus bellos e inquietantes planos.

Lo malo: La dejadez del guión por intentar crear unos personajes más consistentes y una mejor conexión emocional.

Nota: 7’5/10

Escrita por Aleix Hernández.

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 406 cines
Anuncios

Deadpool 2

Menos frescura, mejor historia. Hace dos años, Ryan Reynolds revolucionó –en cierto modo- el cine de superhéroes con Deadpool, la primera película del subgénero recomendada para mayores de 18 años que hacía del humor gamberro y la violencia descarnada sus señas de identidad. También era la redención particular del actor canadiense con la vorágine del cine superheroico tras el desastre de Linterna verde y su participación en la paupérrima X-Men Orígenes: Lobezno, donde precisamente interpretaba a Wade Wilson, el alter ego de Deadpool. En definitiva, Deadpool 2, tras el éxito de la primera entrega, era cuestión de tiempo. ¿El problema? Sucumbir la enfermedad de las secuelas y perder su frescura en pos de mayor presupuesto y conocimiento por parte del público general.

¿Resultado? Sí, la propuesta no tiene la misma frescura, pero su capacidad para el humor referencial sigue intacta, quizás mejor, y la historia central –así como el villano- son mucho más interesantes y más libres en tanto que no depende de presentación de personaje en un film inaugural de franquicia. El cambio de director, con David Leitch (John Wick, Atómica) al frente, se nota en unas set pieces mucho más elaboradas y mejor ejecutadas: desde ese prólogo por varias ciudades hasta el alucinante –y desternillante- salto en paracaídas al iniciar la misión. La inclusión de Cable (enorme Josh Brolin) es tan esperado por los fans de Marvel (lo echaban de menos en entregas de X-Men) como de recibo para los neófitos, porque es un gran personaje y aporta dinamismo al relato (el enfrentamiento entre Deadpool y Cable es antológico).

Deadpool ironiza al inicio –romper la cuarta pared es otro de los muchos aciertos humorísticos de esta saga- acerca de si la película es familiar o no. Lo que está claro es que es un canto a la relación fraternal entre un conjunto de superhéroes desencantados de la vida e incomprendidos por el sistema. En buena parte, la propia película también lo es: navega a contracorriente en el vasto océano del cine de superhéroes canónico de Marvel Studios y DC-Warner. Una consonancia extracinematográfica que arropa todo el juego meta de la película: desde bromas con el equipo creativo (al propio director incluido), al estudio (20th FOX) con constantes dardos a la franquicia X-Men, pasando por toda clase de referencias a la cultura popular como Star Wars, los universos cinematográficos rivales o temas más espinosos como el conflicto racial en E.E.U.U. o la pederastia en centros docentes. Entre todas ellas, servidor tuvo especial predilección con un gag a colación de la –brillante- serie Community, solo apreciable para espectadores de la misma.

Por encima de todo ello, lo mejor es la capacidad autocrítica de Ryan Reynolds. En un ejercicio de auto exorcismo se ríe de su condición de chico modelo como star hollywoodiense y de sus fracasos artísticos. Su interpretación es excelente, siempre ha sido un intérprete de corto alcance, pero como Deadpool ha encontrado un registro idóneo a sus limitaciones. Deadpool 2 no es nada novedosa, está sujeta al encorsetamiento del género, pese al humor negro y su explícita violencia, y se antoja como rutinaria en un engranaje en el que ya es difícil sorprender.

Nota: 7/10

Escrita por Alain Garrido

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 388 cines

Vengadores: Infinity War

Thanos ha venido para quedarse. Volvemos a tener en el cine una nueva superproducción de Marvel Studios y de la saga de los “Vengadores”, los cuales esta vez lo pasarán mal con el malvado Thanos.

Los hermanos Russo firman una vez más la dirección de esta nueva entrega en la que el espectador encontrará todo lo que quiere ver: espectáculo, entretenimiento, humor y la típica batalla de buenos contra malo. Y así lo da en bandeja el film durante sus 156 minutos que pasan volando junto a un disfrute visual apabullante.

El verdadero logro que tiene esta película es hacer caber en un mismo producto todos los personajes que aparecen y explicarlo bien. El hilo argumental es contar diferentes historias paralelas que, a mitad de metraje, se entrelazan entre ellas, mientras van dando al público batallas épicas y de pelos de punta. Todo ello manteniendo el miedo que hay por Thanos y de conseguir las gemas.

Al final, el resultado es una gran superproducción monumental y espectacular que transmite al espectador diferentes sensaciones, una de ellas la de miedo por el malvado Thanos, que por fin es un auténtico antagonista, y, también, las ganas de ver más a todos estos superhéroes juntos. Los hermanos Russo y todo el equipo han conseguido una gran hazaña que parecía imposible: realizar la culminación perfecta de años de películas y superhéroes.

Lo bueno: Thanos.

Lo malo: que no tenga nada más profundo que el mero argumento ya conocido y los personajes de los ‘Guardianes de la Galaxia’.

Nota 7’5/10

Distribuida por Disney España
Estreno en 398 cines

Juego de Ladrones. El Atraco Perfecto

La policía de Butler. El director, Christian Gudegast dirige su primera película, tras escribir los guiones de “Diablo” y “Objetivo: Londres”, y explica la historia de un grupo de ladrones de Los Ángeles que decide atracar la Reserva Federal, pero serán perseguidos por unos peculiares policías criminales, encabezados por “El Gran Nick” (Gerard Butler).

El famoso actor-tipo duro visto en películas como “Objetivo: La Casablanca” o “300” deja el cine catastrófico para ser la cabeza de una policía criminal un tanto peculiar y presentarnos una típica historia de “polis y cacos” en la cual su gran virtud es la acción. Las escenas de tiroteos son impactantes y absorbentes y, a la vez, creíbles para que el espectador sienta cada disparo. Es en estos momentos cuando Gerard Butler y Pablo Schreiber demuestran el poderío que tiene por interpretar sus papeles. No obstante, no es una película redonda.

El gran punto negativo del film es su duración ya que sus 140 minutos se hacen eternos y pesados en una historia que contiene subtramas para dar dramatismo, pero sin ningún otro sentido, y una resolución final cogida con pinzas y típica. Una película que tiene sus momentos de esplendor en contadas veces, pero se hace insoportable y aburrido.

Lo bueno: Pablo Schreiber y su tramo de acción final.

Lo malo: su duración y resolución final.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Diamond Films España
Estreno en 249 cines

Ready Player One

El videojuego de Spielberg. El mítico y célebre director de cine, Steven Spielberg vuelve a las salas de cine dos meses después de estrenar “Los Archivos del Pentágono” con la adaptación del libro de Ernest Cline, “Ready Player One”.

La historia se centra en la vida de Wade Watts en un futuro distópico. Este chico, interpretado adecuadamente por Tye Sheridan, es el encargado de guiar al espectador por el mundo de “Oasis”, un mundo virtual propio de un videojuego. Y aquí reside una de las virtudes del film porque el guión y la manera como se cuenta la historia es apropiada, ya que conecta con el espectador desde los segundos iniciales de la película y no lo deja hasta pasados los 140 minutos con total entretenimiento.

Por otro lado, tenemos una creación con múltiples referencias a las modas ochenteras y una música de Alan Silvestri precisa a cada instante que incentiva la sensación de estar viajando en un videojuego al mismo tiempo que te cuenta una historia interesante y curiosa. No obstante, una de las pocas objeciones que tiene el film es que su primera hora es mucho mejor que la segunda y, a este desequilibrio en ritmo e interés, le añadimos que hay instantes en los cuales procura hacer más homenajes que proseguir con la historia.

Aun así, Steven Spielberg vuelve a dejarnos con la boca abierta con esta película que se aleja de la formalidad para coger al espectador y trasladarlo en un futuro increíble para hacernos gozar del paseo por Oasis mientras nos plantea algunas reflexiones que, más de uno se las habrá planteado.

Lo bueno: tiene todo lo que debe tener un estupendo ‘blockbuster’, su espectáculo y tiene momentos memorables.

Lo malo: quien busque una historia profunda se decepcionará.

Nota: 8/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 341 cines

Black Panther

La monarquía de Wakanda gobierna Marvel. La película de Ryan Coogler es la primera que estrena la compañía de Marvel en España este 2018 y, avanzamos que empieza con buen pie.

El director de ‘Creed. La Leyenda de Rocky’ deja el boxeo para adentrarse en el mundo de Wakanda, una región aislada de África tecnológicamente avanzada, y centrarse en el personaje de T’Challa, quien es proclamado rey hasta que empiece una lucha familiar por el trono. Y es aquí cuando es pertinente dejar claro que Chadwick Boseman demuestra ser buen actor y hace creíble su personaje, al igual que el resto de personajes, todos correctos a nivel interpretativo.

Por lo que se refiere a nivel argumental, la película no se desmarca a la hora de contar la historia, en comparación con otras cintas de Marvel, pero relata bien los hechos y sumerge adecuadamente al espectador en esta nueva saga. Hay que valorar que tiene que explicar unos aspectos familiares, propio de las historias de las monarquías, y lo hace acertadamente, sin que el espectador se pierde en ese árbol genealógico.

Otros aspectos remarcables son su poderosa fotografía visual, que te va llevando por el hilo argumental, y sus escenas de acción, que son pocas, pero bien aprovechadas. También su entretenimiento asegurado en los 134 minutos que compagina muy bien historia-acción, y los posibles mensajes o referencias a la defensa de la cultura afroamericana y elementos de debate “monárquico-histórico”.

‘Black Panther’ inicia la historia de Wakanda para poder gobernar Marvel y permitir que su rey, la pantera, pueda cazar al preciado público que de bien seguro no saldrá insastifecho de esta aventura.

Lo bueno: la importancia de los personajes secundarios.

Lo malo: que se repitan las mismas fórmulas y algún elemento poco creíble que no la hacen redonda.

Nota: 7/10

Distribuida por Walt Disney España
Estreno en 349 cines

15:17 Tren a París

El aburrido tren de Eastwood. El célebre actor y director Clint Eastwood sigue con sus películas sobre héroes estadounidenses, esta vez contando la historia del 21 de agosto de 2015 cuando tres ciudadanos de Estados Unidos salvaron un tren de un inminente ataque terrorista.

Con este simple argumento, Eastwood explica al espectador la vida de los tres personajes principales, desde su infancia hasta el momento del frustrado ataque terrorista, dedicando un tiempo irregular y desequilibrado a la vida individual de cada uno, y explicando el inicio y el final de su viaje por Europa. Todo esto se resume en un relato de 94 minutos que se convierte en un viaje largo, aburrido y pesado, sin acción ni nada entretenido en el que solo es intrigante sus últimos diez minutos.

Uno de los logros del film es que los tres personajes están interpretados por ellos mismos, es decir, no son actores profesionales y demuestran que saben hacer creíble sus papeles, pero no le podemos pedir menos a una historia así. Con esto, no nos queda otra que valorar positivamente sus aspectos técnicos, pero que prácticamente nada levanta una película de la que se podría haber sacado un thriller dramático si no se hubiese dado importancia al patriotismo y al heroísmo.

Lo bueno: los protagonistas.

Lo malo: que forme parte de la filmografía de Eastwood.

Nota: 5/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 88 cines