Jumanji: Bienvenidos a la Jungla

La exploración rompe el hielo. Esta afirmación sería el plato principal del argumento que componen los guionistas de esta película que recupera el clásico del 95.

Esta vez, el director de comedias como “Sex Tape” o “Bad Teacher”, Jake Kasdan se une con Dwayne Johnson para llevar el juego de “Jumanji” al siglo XXI. Y el resultado no es del todo malo, ya que como producto para el gran público y dispuesto a contentar a todos no falla. Tiene entretenimiento, está hecha con buena intención, contiene humor gracias, en parte, al magistral Jack Black y hace pasar unos buenos 119 minutos.

A esta producción no hay que pedirle más de lo que ya se ha comentado. Tiene escenas y momento a recordar y, el formato ‘videojuego’ sumerge al espectador de lleno dentro de la historia. Además, el argumento plantea ciertos temas a debate -no por eso originales- como los perjuicios, la amistad, el querer una cosa y no poder tenerla, el hecho de conocerse mutuamente para no caer en estereotipos, etc.

Así pues, este Jumanji protagonizado por “The Rock” -que cambia un poco su personaje típico y da la nota- es el producto adecuado para quien no quiera pensar y prefiera disfrutar de una historia para nada aburrida.

Lo bueno: Jack Black, sin duda.

Lo malo: que se busque a la clásica película protagonizada por Robin Williams.

Nota: 6/10

Distribuida por Sony Pictures
Anuncios

Megalodón

Statham versus The Meg. Jon Turteltaub, director de La Búsqueda, entre otros proyectos, regresa como director de una película tras cinco años de inactividad con un ‘megatiburón’ y Jason Statham.

‘Megalodón’ es la película que cada verano tenemos en la cartelera. Perfecta e ideal para no pisar el mar durante unas semanas pues esta vez, la historia trata sobre el tiburón más grande del planeta que habita en lo más profundo de Las Marianas. Un equipo de exploración submarina lo descubrirá y el animal pondrá en peligro las costas asiáticas y, un experto en rescates en aguas profundas deberá acabar con él.

Con este argumento tenemos asegurados momentos de tensión, sustos variados, juegos con el espectador para saber dónde se encuentra el tiburón y, sobre todo, un Jason Statham salvador. El actor británico interpreta el papel del experto rescatador, una vez más el mismo tipo de personaje que en otras películas, pero aquí hay excepción: debe acabar con un animal prehistórico de 23 metros. Todo esto lo vemos y lo gozamos.

La película da lo que el público quiere ver, pero no innova en el subgénero de tiburones, ya que encontramos los mismos clichés que en otras producciones. Además, el argumento tiene tres partes y entre ellas hay un desequilibrio importante en interés así como, también, un dramatismo en algunos personajes totalmente innecesario.

En mi opinión, ‘Megalodón’ no me ha decepcionado en ningún sentido si no que me ha dado todo lo que quería ver y disfrutar. Cierto es que hay muy poca sangre, que le hace perder espectacularidad, y casi podría ser una película familiar -a partir de 12 años-. En definitiva, es una nueva exhibición de Statham y lo que le llamaría un ‘guilty pleasure’.

Lo bueno: el duelo Statham vs Megalodón.

Lo malo: el dramatismo y parece que el argumento sea haya hecho sobre la marcha.

Nota: 6/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures

El Rascacielos

La cinta aislante hace milagros. El director de Un Espía y Medio Rawson Marshall Thurber regresa al cine con un nuevo proyecto con Dwayne Johnson dispuesto a llenar salas de cine. No obstante, así no será.

La película que nos presenta Thurber es un drama familiar en medio de una cinta de acción sobre un veterano de guerra que debe proteger el edificio más alto del mundo. Un día sufrirá un incendio provocado con su familia dentro y deberá salvarla.

Con esta premisa argumental, el film se desarrolla de manera eficiente, pero rutinaria y poco original. Los elementos que presenta son los mismos que podemos encontrar en películas de este calado. Hay situaciones poco creíbles que forman parte del género, pero llega a tal nivel que como espectador decides no aceptar la inverosimilitud que asume. Además, los personajes son muy estereotipados y exprime demasiado el concepto familia. Tiene escenas de vértigo que al menos te crea alguna reacción, pero quiere ser tan parecida a filmes como “Misión Imposible” que traspasa el límite de la realidad.

Así pues, ‘El Rascacielos” no vale ni para una película de entretenimiento. Son 103 minutos con acción, destrozos, fuego y familia que acaba cansando, con un argumento típico y que, pese al carisma de Dwayne Johnson, nada levanta una producción condenada a ser fácilmente olvidada.

Lo bueno: un par de escenas.

Lo malo: que se compare con el ‘Coloso en Llamas’ o ‘Jungla de Cristal’. Mejor no hacerlo.

Nota: 3/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 327 cines

Sicario: El Día del Soldado

Más acción y más sicarios. La segunda parte de la película dirigida por Denis Villeneuve en 2015 está dirigida por el director italiano de ‘Suburra’ y ‘Gomorra’, Stefano Sollima y regresa a México para contar la misma historia con más acción, entretenimiento y sicarios.

Sollima cuenta con Josh Brolin y Benicio del Toro para llevar a cabo un argumento parecido al de su predecesora, pero le añaden algo más de complejidad para parecer más madura. El espectador encontrará disparos, muertes, más escenas impactantes, momentos inquietantes y se dejará llevar durante 122 minutos en una historia que no le dejará indiferente.

Pese a ser una secuela trepidante, dura e impecable a nivel técnico, se nota que Villeneuve no la ha dirigido. Con la del director canadiense teníamos una película más atmosférica, más pausada, más inquietante y con un argumento más simple. Con Sollima tenemos más acción, más sicarios, más violencia y le da más protagonismo a la figura de Benicio quien hace una actuación insuperable, pero no siempre más es mejor. Asimismo, es una secuela menos reflexiva, su argumento puede perder al público y no termina de desprenderse de la sombra de su antecesora.

Aun así, el ‘Sicario’ de Sollima no decepciona, ni mucho menos. Da lo que el público busca en películas de este género e intenta ser diferente y tener identidad propia. Lo logre o no dependiendo de la opinión del espectador, Sollima demuestra que sabe hacer un buen thriller de acción con dos monstruos del género: Brolin y Del Toro.

Lo bueno: sin duda, Benicio Del Toro. Cuantos más minutos sale, más se luce.

Lo malo: no poder evitar la comparación con su predecesora.

Nota: 7’5/10

Distribuida por Sony Pictures
Estreno en 354 cines

Jurassic World: El Reino Caído

El parque Jurásico vuelve a abrir sus puertas. Sin embargo, no para el disfrute de los turistas sino para evitar la probable extinción de los dinosaurios. Con esta premisa arranca Jurassic World: El Reino Caído, primera película de J.A Bayona al frente de la saga, con un presupuesto de 250 millones de dólares y con la pareja protagonista de su predecesora, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. La apuesta por este cóctel funciona, y mucho.

La saga expande su universo y explora nuevos conceptos, sin pasarse demasiado, que permiten que sea la película más diferente de la saga con un nivel técnico y pulso cinematográfico que recuerda al mejor Spielberg. Y es aquí donde todo el mérito del film recae sobre el buen hacer de Bayona que consigue imprimir una marcha más y levantar un guión ligeramente plano y con unos personajes poco mimados, siendo éste el punto más flojo del largometraje: la falta de empaque emocional. Aún así, tiene algunos de los mejores  momentos de la saga y consigue entretener que es lo que, principalmente, se le pide a un “blockbuster” de estas dimensiones.

Así pues, para los fans de Jurassic Park, esta película será la suya. Podrán disfrutar de sus dinosaurios como nunca antes en situaciones claustrofóbicas y variopintas dignas de un buen thriller.

Lo bueno: Su sentido del entretenimiento y sus bellos e inquietantes planos.

Lo malo: La dejadez del guión por intentar crear unos personajes más consistentes y una mejor conexión emocional.

Nota: 7’5/10

Escrita por Aleix Hernández.

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 406 cines

Deadpool 2

Menos frescura, mejor historia. Hace dos años, Ryan Reynolds revolucionó –en cierto modo- el cine de superhéroes con Deadpool, la primera película del subgénero recomendada para mayores de 18 años que hacía del humor gamberro y la violencia descarnada sus señas de identidad. También era la redención particular del actor canadiense con la vorágine del cine superheroico tras el desastre de Linterna verde y su participación en la paupérrima X-Men Orígenes: Lobezno, donde precisamente interpretaba a Wade Wilson, el alter ego de Deadpool. En definitiva, Deadpool 2, tras el éxito de la primera entrega, era cuestión de tiempo. ¿El problema? Sucumbir la enfermedad de las secuelas y perder su frescura en pos de mayor presupuesto y conocimiento por parte del público general.

¿Resultado? Sí, la propuesta no tiene la misma frescura, pero su capacidad para el humor referencial sigue intacta, quizás mejor, y la historia central –así como el villano- son mucho más interesantes y más libres en tanto que no depende de presentación de personaje en un film inaugural de franquicia. El cambio de director, con David Leitch (John Wick, Atómica) al frente, se nota en unas set pieces mucho más elaboradas y mejor ejecutadas: desde ese prólogo por varias ciudades hasta el alucinante –y desternillante- salto en paracaídas al iniciar la misión. La inclusión de Cable (enorme Josh Brolin) es tan esperado por los fans de Marvel (lo echaban de menos en entregas de X-Men) como de recibo para los neófitos, porque es un gran personaje y aporta dinamismo al relato (el enfrentamiento entre Deadpool y Cable es antológico).

Deadpool ironiza al inicio –romper la cuarta pared es otro de los muchos aciertos humorísticos de esta saga- acerca de si la película es familiar o no. Lo que está claro es que es un canto a la relación fraternal entre un conjunto de superhéroes desencantados de la vida e incomprendidos por el sistema. En buena parte, la propia película también lo es: navega a contracorriente en el vasto océano del cine de superhéroes canónico de Marvel Studios y DC-Warner. Una consonancia extracinematográfica que arropa todo el juego meta de la película: desde bromas con el equipo creativo (al propio director incluido), al estudio (20th FOX) con constantes dardos a la franquicia X-Men, pasando por toda clase de referencias a la cultura popular como Star Wars, los universos cinematográficos rivales o temas más espinosos como el conflicto racial en E.E.U.U. o la pederastia en centros docentes. Entre todas ellas, servidor tuvo especial predilección con un gag a colación de la –brillante- serie Community, solo apreciable para espectadores de la misma.

Por encima de todo ello, lo mejor es la capacidad autocrítica de Ryan Reynolds. En un ejercicio de auto exorcismo se ríe de su condición de chico modelo como star hollywoodiense y de sus fracasos artísticos. Su interpretación es excelente, siempre ha sido un intérprete de corto alcance, pero como Deadpool ha encontrado un registro idóneo a sus limitaciones. Deadpool 2 no es nada novedosa, está sujeta al encorsetamiento del género, pese al humor negro y su explícita violencia, y se antoja como rutinaria en un engranaje en el que ya es difícil sorprender.

Nota: 7/10

Escrita por Alain Garrido

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 388 cines

Vengadores: Infinity War

Thanos ha venido para quedarse. Volvemos a tener en el cine una nueva superproducción de Marvel Studios y de la saga de los “Vengadores”, los cuales esta vez lo pasarán mal con el malvado Thanos.

Los hermanos Russo firman una vez más la dirección de esta nueva entrega en la que el espectador encontrará todo lo que quiere ver: espectáculo, entretenimiento, humor y la típica batalla de buenos contra malo. Y así lo da en bandeja el film durante sus 156 minutos que pasan volando junto a un disfrute visual apabullante.

El verdadero logro que tiene esta película es hacer caber en un mismo producto todos los personajes que aparecen y explicarlo bien. El hilo argumental es contar diferentes historias paralelas que, a mitad de metraje, se entrelazan entre ellas, mientras van dando al público batallas épicas y de pelos de punta. Todo ello manteniendo el miedo que hay por Thanos y de conseguir las gemas.

Al final, el resultado es una gran superproducción monumental y espectacular que transmite al espectador diferentes sensaciones, una de ellas la de miedo por el malvado Thanos, que por fin es un auténtico antagonista, y, también, las ganas de ver más a todos estos superhéroes juntos. Los hermanos Russo y todo el equipo han conseguido una gran hazaña que parecía imposible: realizar la culminación perfecta de años de películas y superhéroes.

Lo bueno: Thanos.

Lo malo: que no tenga nada más profundo que el mero argumento ya conocido y los personajes de los ‘Guardianes de la Galaxia’.

Nota 7’5/10

Distribuida por Disney España
Estreno en 398 cines