Jumanji: Bienvenidos a la Jungla

La exploración rompe el hielo. Esta afirmación sería el plato principal del argumento que componen los guionistas de esta película que recupera el clásico del 95.

Esta vez, el director de comedias como “Sex Tape” o “Bad Teacher”, Jake Kasdan se une con Dwayne Johnson para llevar el juego de “Jumanji” al siglo XXI. Y el resultado no es del todo malo, ya que como producto para el gran público y dispuesto a contentar a todos no falla. Tiene entretenimiento, está hecha con buena intención, contiene humor gracias, en parte, al magistral Jack Black y hace pasar unos buenos 119 minutos.

A esta producción no hay que pedirle más de lo que ya se ha comentado. Tiene escenas y momento a recordar y, el formato ‘videojuego’ sumerge al espectador de lleno dentro de la historia. Además, el argumento plantea ciertos temas a debate -no por eso originales- como los perjuicios, la amistad, el querer una cosa y no poder tenerla, el hecho de conocerse mutuamente para no caer en estereotipos, etc.

Así pues, este Jumanji protagonizado por “The Rock” -que cambia un poco su personaje típico y da la nota- es el producto adecuado para quien no quiera pensar y prefiera disfrutar de una historia para nada aburrida.

Lo bueno: Jack Black, sin duda.

Lo malo: que se busque a la clásica película protagonizada por Robin Williams.

Nota: 6/10

Distribuida por Sony Pictures
Anuncios

Megalodón

Statham versus The Meg. Jon Turteltaub, director de La Búsqueda, entre otros proyectos, regresa como director de una película tras cinco años de inactividad con un ‘megatiburón’ y Jason Statham.

‘Megalodón’ es la película que cada verano tenemos en la cartelera. Perfecta e ideal para no pisar el mar durante unas semanas pues esta vez, la historia trata sobre el tiburón más grande del planeta que habita en lo más profundo de Las Marianas. Un equipo de exploración submarina lo descubrirá y el animal pondrá en peligro las costas asiáticas y, un experto en rescates en aguas profundas deberá acabar con él.

Con este argumento tenemos asegurados momentos de tensión, sustos variados, juegos con el espectador para saber dónde se encuentra el tiburón y, sobre todo, un Jason Statham salvador. El actor británico interpreta el papel del experto rescatador, una vez más el mismo tipo de personaje que en otras películas, pero aquí hay excepción: debe acabar con un animal prehistórico de 23 metros. Todo esto lo vemos y lo gozamos.

La película da lo que el público quiere ver, pero no innova en el subgénero de tiburones, ya que encontramos los mismos clichés que en otras producciones. Además, el argumento tiene tres partes y entre ellas hay un desequilibrio importante en interés así como, también, un dramatismo en algunos personajes totalmente innecesario.

En mi opinión, ‘Megalodón’ no me ha decepcionado en ningún sentido si no que me ha dado todo lo que quería ver y disfrutar. Cierto es que hay muy poca sangre, que le hace perder espectacularidad, y casi podría ser una película familiar -a partir de 12 años-. En definitiva, es una nueva exhibición de Statham y lo que le llamaría un ‘guilty pleasure’.

Lo bueno: el duelo Statham vs Megalodón.

Lo malo: el dramatismo y parece que el argumento sea haya hecho sobre la marcha.

Nota: 6/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures

Blackwood

El internado de Madame Duret. El director de 15 Días, Concursante, Buried y Luces Rojas, Rodrigo Cortés estrena nueva película tras unos años de inactividad en el cine para adaptar la novela de Lois Duncan “Down A Dark Hall”.

La historia trata sobre cinco adolescentes enviadas por sus padres a un internado dirigido por Madame Duret donde descubrirán sus mejores dotes artísticos. Con esta base, el argumento se va desarrollando poco a poco, a fuego lento, dejando entrever al espectador que algo malo pasará. Es aquí cuando el film juega con el público para ir dando en cuentagotas sus dosis de miedo, sustos y malas sensaciones en una atmósfera al estilo de Caravaggio.

La película está muy bien dirigida y sabe como mantener al espectador pegado en su butaca. De hecho, sus 96 minutos de metraje pasan volando y debes estar pendiente de todo lo que sucede porque todo es importante. Otro logro del film es que no cae en demasía en los tópicos juveniles, a pesar de estar interpretada excelentemente por cinco chicas adolescentes.

A todo esto, lo que eleva la película es Uma Thurman, ya que su papel como Madame Duret le va como anillo al dedo, haciendo creíble su personaje francés y de enseñanza estricta. No por eso tiene menos importancia la protagonista, AnnaSophia Robb que su actuación ya nos hace pensar que será una gran actriz.

Finalmente, “Blackwood” pretende ser el motivo para envolver al espectador en un atmósfera oscura en la que guionista y director quieren mostrar lo terrorífica que puede ser la etapa de la adolescencia. Una película que tiene su parte original, el mensaje y su desarrollo, y la otra más convencional propia de películas de este tipo.

Lo bueno: la presencia de Madame Duret y el “mal rollo” que va creando.

Lo malo: que la parte final se vea como exagerada y no como necesaria.

Nota: 7/10

Distribuida por Entertainment One

Hereditary

La crítica “especializada” nos ha estado advirtiendo desde hace meses que, en pleno 2018, nos llegarían las llamadas a convertirse en “las mejores películas de terror del año”. Y parece que esto se ha convertido en una (¿mala?, ¿buena?) costumbre. El pasado mes de abril vino Un Lugar Tranquilo de John Krasinski, la cual nos proporcionó lo que prometía: una gran dosis de adrenalina al más puro estilo ‘survival horror’ A finales de junio fue el turno de Hereditary, la ópera prima del joven director Ari Aster que, al igual que el anterior film mencionado, vino acompañado de unas valoraciones más que positivas. Lamentablemente, para un servidor, no existe siquiera un mínimo destello de ese positivismo, en mi opinión, un tanto exacerbado.

El film arranca con un ritmo lento y reflexivo en el que se nos presenta a una familia compuesta por el matrimonio de Annie y Steve y sus dos hijos, Peter y Charlie, que acaban de perder a su abuela materna. A partir de aquí, la película se pierde durante hora y media en situaciones cotidianas irremediablemente monótonas cargadas de cierto simbolismo que cobrarán sentido en los minutos finales de la cinta.

Los principales inconvenientes de la obra residen en su desconexión en momentos clave del metraje y en ciertas incongruencias que, lo único que consiguen, es ampliar esa sensación inconexa que nos transmite su historia.

La película bebe mucho de clásicos del cine de género como La Semilla del Diablo (1968) o Amenaza en la Sombra (1973), reconocidas por el propia director. Y está muy bien, pero el problema es que Ari Aster no es Roman Polanski ni tampoco es Nicolas Roeg.

Si tuviera que salvar algo de este ‘barco’, sin duda alguna, sería Milly Shapiro. La joven (y debutante) actriz encargada de interpretar a la pequeña Charlie realiza una interpretación digna de aplauso. El resto del reparto, bastante discreto.

En resumidas cuentas, Hereditary es un cúmulo de percepciones vacías, pobre en su exposición argumental y falto de equilibrio narrativo.

Lo mejor: Milly Shapiro y la ambigüedad de su personaje.

Lo peor: el resto.

Nota: 3/10

Escrito por Fer Zaragoza

Distribuida por DeaPlaneta
Estreno en 258 cines

El Festival de Sitges 2018 calienta motores

La presencia de personalidades de fama internacional como Nicolas Cage, Ed Harris o John Carpenter se sitúan como las principales atracciones de esta nueva edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Sigue leyendo

Mamma Mia: Una y otra vez

Oda a la maternidad y al libre albedrío. Una y otra vez vuelve el musical que se convirtió en todo un hito del verano del 2008, esta vez para contarnos el antes y el después de la historia de Donna, Sophie y los tres padres. Ol Parker se encarga de la dirección y recoger perfectamente el testimonio de Phyllida Lloyd.

El musical construido a base de pequeños videoclips de música alejado de los clásicos musicales como ‘Singin’ in the rain’ regresa. Con una vez no tuvimos suficiente y esta segunda parte sabíamos que era posible porque de la historia del verano de Donna cuando conoció a Bill, Harry y Sam podía salir un entrañable relato. Y regresa por la puerta grande regalando más dosis de emotividad a la historia.

Así es esta secuela que viene cargada de otros temas de ABBA con momentos memorables y un argumento bien contado convirtiéndose en una especie de oda a la maternidad y al libre albedrío. Tiene ‘gags’ divertidísimos, el reparto trabaja eficientemente, destacando a Lily James que lleva la batuta de toda la película. Quizás, el personaje que queda más descolgado es el del director del hotel que interpreta Andy García. La película, además, cuenta con un estupendo montaje que entrelaza la historia “del antes” con la otra parte que explica “el después” de todo lo acontecido en la primera parte.

No obstante, esta segunda entrega no hace nada más que repetir la misma fórmula de la primera, por lo que originalidad le falta. Asimismo, sus decorados son mejorables y el resultado en sí no es una película muy buena, si no más bien un producto de entretenimiento distinto y perfecto para esta época de año.

Así pues, ‘Mamma Mia 2: Una y otra vez” da lo que el público pide: música, ganas de bailar, momentos irresistibles, el imprescindible reparto original con la aparición de Cher, entretenimiento y un cúmulo de sensaciones que se van acumulando. Todo ello da un resultado que de bien seguro hará que la gente repita más veces a verla. ¡Larga vida a ‘Mamma Mia’!

Lo bueno: sus secundarios y el cast femenino.

Lo malo: el reparto masculino.

Nota: 7/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 383 cines