Verano 1993

Inocencia e ilusión. Dos conceptos que invaden al espectador mientras gozan de una película emotiva y dura al mismo tiempo como es la ópera prima de Carla Simón. La joven barcelonina se vuelve a poner detrás de las cámaras después de cinco cortometrajes para contarnos la historia de Frida, una niña que deberá adaptarse a un nuevo entorno tras la repentina muerte de su madre.

Si partimos desde la base que forma este film vemos una película sencilla, con una historia normal y cotidiana y sin pretensiones de ser lacrimógena o lo que se conoce por un ‘dramón’. El carisma y la naturalidad con la que trata el tema de la muerte, la adaptación a un nuevo hogar, la infancia y la amistad hacen de esta cinta una obra necesaria. Si a estas virtudes les añadimos un ritmo constante, una buena puesta en escena, unos actuaciones magistrales y un guión bien hilvanado durante sus 96 minutos nos queda una gran película de obligado visionado.

Personalmente, me gusta mucho el personaje de Frida y la actuación de Laia Artigas que consiguen conquistar al espectador e ir rompiendo el corazón poco a poco hasta su conclusión más emocional. Una película que no pretende hacer ruido en el exterior del público, pero sí despedazar nuestros sentimientos y corazones.

Lo bueno: Laia Artigas

Lo malo: que esta historia suceda más allá de la pantalla.

Nota: 8/10

Distribuida por Avalon

París Puede Esperar

Eleanor Coppola había dado sus pasos como directora de documentales y ayudante de dirección de su marido Francis Ford Coppola y, ahora, en “París puede esperar” se libera de ese lastre.

Coppola escribe una historia libre con el arte y la gastronomía como vehículo conductor creando así una “road movie” que comienza en el festival de cine de Cannes y se convierte en una aventura de dos días repleta de diversión.

Eleanor dirige con elegancia y acierto a los actores, en especial a una maravillosa Diane Lane, que bien podría ser su “alter ego” si fuera un film autobiográfico. La historia se va desarrollando y enlazando mediante un buen montaje que nos muestra cuadros de autores franceses. Restaurantes, vinos y quesos de la región con el actor Arnaud Viard como guía turístico son otros de los atractivos de este film de Eleanor Coppola que no decepciona.

Lo bueno: el montaje del film y Diane Lane.

Lo malo: su ritmo pausado que hay veces que desquicia.

Nota: 6/10

Escrita por Jordi Izquierdo.

Distribuida por Filmax
Estreno en 69 cines

I Am Not A Serial Killer

Película indie con toques de thriller, terror y fantástico. ‘I Am Not A Serial Killer’ se centra en los problemas de un adolescente con tendencias sociópatas en un pueblo marginal de los Estados Unidos en el que se están cometiendo una serie de asesinatos.

John Cleaver es un joven diagnosticado como sociópata capaz de reconocerse como asesino en serie en potencia, motivo por el cual crea un conjunto de reglas que le permiten permanecer en  estado de “normalidad”. Un día su equilibrio se ve amenazado por la llegada de un asesino en serie caracterizado por extirpar órganos de sus víctimas. Realizará una  investigación para dar con el asesino aunque para ello deba romper sus reglas.

Después de todo lo contado, la propuesta inicial es buena y la presencia de Christopher Lloyd es un ‘plus’ a la película, pero solo fueron los últimos 15 minutos de película que me mantuvieron interesado en el argumento. Además, el resto transcurre con una lentitud agobiante que me hizo estar más pendiente del reloj que de lo que de verdad me contaba.

Lo bueno: Christopher Lloyd.

Lo malo: su ritmo imposibilita seguir el argumento.

Nota: 4/10

Escrita por Antonio Cañete.

Distribuida por A Contracorriente Films
Estreno en 2 cines

Júlia Ist

Un Erasmus en Berlín. La protagonista de la película ‘Las Amigas de Ágata’, Elena Martín, coge la cámara y se dispone a dirigir -junto a otros compañeros- una película que pretende representar las etapas del Erasmus, un fenómeno común en nuestra sociedad.

El argumento del film es adentrarnos en la vida de Julia, una estudiante de arquitectura que tomará las riendas de su vida yendo a Berlín a seguir sus estudios. Sin embargo, tendrá que pasar por circunstancias en las que tendrá que tomar decisiones complicadas. La historia que nos cuenta es interesante y muy habitual actualmente, y es Elena Martín quien decide representarlo en la gran pantalla.

Su manera de desarrollar los acontecimientos es correcta, las actuaciones de los personajes son creíbles y la ficción es muy fiel a la realidad, pero hay momentos que le falta ritmo o una marcha más. Además, le cuesta hacerse interesante al espectador y no acaba de conectar con él para que pueda extraer debates, reflexiones o emociones. Asimismo, tiene un final muy repentino que no permite acabar de aclarar todo lo que pretende transmitir.

Aun así, Elena Martín no disgusta en su manera de dirigir ni decepciona en el modo de desarrollar una historia fiel y necesaria.

Lo bueno: el tema que trata.

Lo malo: la conclusión y el ritmo.

Nota: 6/10

Entrevista a Elena Martín: “Un Erasmus no es sinónimo de encontrarte a ti mismo”.

Distribuida por Avalon
Estreno en 4 cines

American Pastoral

Cuánta curiosidad crea el hecho de que un actor como Ewan McGregor se atreva a ponerse tras la cámara para dirigir su primera película. Nuestro querido Obi-Wan Kenobi no pisa sobre seguro y apuesta por adaptar a la gran pantalla la novela compleja de Philip Roth saliéndole algo cara la jugada.

‘American Pastoral’ tiene un comienzo prometedor con una presentación de personajes exquisita y demostrando al espectador que Ewan McGregor también sabe manejar la cámara. Una lástima que esto solamente se quede en una primera impresión, en una mera ilusión. A medida que avanza la cinta la historia pierde fuelle, emoción y decae en un tono de telefilm resuelto de forma irregular y perdiendo por el camino el interés del espectador.

Con respecto a la batalla interpretativa, tanto Ewan McGregor como Jennifer Connelly no sorprenden, ya que defienden sus papeles de forma magistral. La pequeña (aunque ya no tanto) Dakota Fanning ya no es ese talento al que durante tantos años nos tenía acostumbrados, forzando en ciertos momentos su papel y fallando en uno de los momentos clave de American Pastoral y no llegando a conectar con el espectador (cuando ello era totalmente necesario).

Es una película bien dirigida, pero carente de alma y con graves problemas de guión, lo que hace que sea una cinta irregular y que no logre estar a la altura en momentos que así lo requerían.

Lo bueno: Ewan McGregor y Jennifer Connelly

Lo malo: Su irregularidad y ausencia de alma.

Nota: 5/10

Escrita por Gabriela Rubio.

Distribuida por Tripictures
Estreno en 81 cines

Pieles

La importancia de la piel. El actor y, ahora, director Eduardo Casanova pone en su filmografía la primera piedra con esta primera película original, atrevida y diferente.

Nos adentramos en una película de historias cruzadas de personas con malformaciones o diferentes físicamente que se han visto obligados a recluirse y esconderse de los demás. El tema principal del film es muy interesante y digno de tener en cuenta porque trata uno de los aspectos más polémicos de la sociedad actual: la apariencia física y cómo nos ven los demás. Tiene diálogos realmente buenos con pinceladas de denuncia o crítica social y momentos admirables, pero debo remarcar que expone el tema sin prejuicios y llevado al extremo.

No a todos gustará porque es lenta, se hace pesada e insoportable, tiene escenas y planos repugnantes y posee dos objetivos para el espectador: crear asco o emoción. Vomites o llores contiene un humor ácido difícil de digerir, se queda pegada en la retina durante días y es totalmente subjetiva ya que cada uno sacará una conclusión distinta según sus prejuicios. Personalmente, no me gustó nada y no la volvería a ver, pero reconozco que tiene virtudes. Vuelve a salir Carmen Machi y vuelve a lucirse en su papel.

Lo bueno: el tema que trata y cómo lo trata. También su reparto.

Lo malo: quizás sea para un público reducido.

Nota: 6/10

Distribuida por Premium Cine y DyP Comunicación
Estreno en 32 cines

Máquina de Guerra

La Guerra de Afganistán según el general McMahon. El pasado 26 de mayo Netflix estrenó esta película dirigida por David Michôd contextualizada durante la Guerra de Afganistán y trata sobre un general peculiar quien se tendrá que encargar de comandar las tropas.

Brad Pitt es el responsable de encarnar al general Glenn McMahon y de sobrellevar la película por una historia entre una comedia y un drama con un diálogo magnífico. Principalmente, el film se nos presenta como una sátira sobre el ejército estadounidense con escenas divertidas, momentos de una comedia entre absurda e inteligente y la representación cómica del mismo general McMahon -una gran actuación de Pitt-.

No obstante, en su mayoría de metraje es una cinta seria con instantes bélicos y elementos de crítica que es donde verdaderamente coge fuerza y, en parte, tiene un valor instructivo para enseñar cómo van las órdenes en el cuerpo militar -nada que no hayamos visto antes-. Personalmente, la película da la talla como drama y no como sátira o comedia que es cuando pierde su poderío argumental rozando la estupidez innecesaria.

En general, es una interesante película sobre el ejército vista desde otro punto de vista y entretenida, pero que no sorprende en nada y se olvidará fácilmente.

Lo bueno: Brad Pitt y las intervenciones de Ben Kingsley.

Lo malo: podría haber dado más de sí como comedia.

Nota: 6/10