Géminis

‘Géminis’ es una película recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier.

Título original: Gemini Man
Dirección: Ang Lee (La Vida de Pi, Billy Lynn)
Guion: David Benioff, Darren Lemke, Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson, Andrew Niccol, Billy Ray.
Fotografía: Dion Beebe
Música: Lorne Balfe
Reparto: Will Smith, Clive Owen, Mary Elizabeth Winstead, Benedict Wong, Linda Emond, Kenny Sheard, Ralph Brown, …
Fecha de estreno: 11/10/2019
País: Estados Unidos. Duración: 117′. Género: Acción.
Distribución: Paramount Pictures. Cines: 339. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de cuando Henry Brogan decide dejar su carrera como asesino a sueldo para el gobierno estadounidense, descubre cómo un misterioso agente, que parece ser una versión joven de él, le persigue con el objetivo acabar con su vida. Comenzará así una lucha entre dos “iguales”, entre la experiencia y la intrepidez, tan semejantes, tan distintos.

En ocasiones, uno puede llegar a pensar que por cuantas más manos pase un guión, tanto mejor. Y refuerza esta idea el hecho de que, entre los seis guionistas, se encuentren David Benioff (guionista de Troya y Juego de Tronos) y Andrew Niccol (guionista de El show de Truman). No obstante, una vez visualizado el tráiler se conciben ligeras sospechas de su calidad. Una vez el filme echa a correr, las sospechas se convierten en dudas razonables, para después, en su transcurso y apogeo, trocarse en decepción y certeza de un tortazo. Lo cierto es que da la impresión de que el guión, en lugar de demasiado manoseado, parece estar desprovisto de ideas, sin personalidad. La película pone todo su atractivo en la parte visual, en los efectos especiales y en la acción. Pero, ¿basta sólo con esto?

El espectador no puede conformarse con una trama tan pobre y vacía de contenido. Se puede profundizar y explotar la carga psicológica que comporta descubrir un mundo sin ética, donde el protagonista advierte que pasas de cazador a cazado, por tu propio yo clonado, por una copia exacta de ti más joven, más fuerte. Pero Brogan no parece experimentar nada ante este descubrimiento, y pronto todo se convierte en una lucha sin cuartel entre los mejores sicarios del mundo. Sin más. Por eso, la película es un mal producto debido a un guión ramplón, del que cabe preguntarse cómo es posible que no le dieran más vueltas. Y es que, si la fuerza del guión reside en la espectacularidad de la acción, ¿no era mejor crear una trama algo más compleja y profunda? Sin duda, como hemos señalado arriba, tenía sus posibilidades y bajo esos preceptos se hubiera logrado algo más convincente.

Will Smith es quien carga con todo el peso del filme, pues encarna al protagonista y al antagonista. En mi opinión, rescatar a Will Smith es una buena muestra de las posibilidades del cine actual y del futuro. Sin embargo, es lo único salvable de la película, junto a los extraordinarios efectos especiales de un cine más propio de la noche de un sábado en abierto. ¿Entretiene? Depende para quién. Lo cierto es que puede llegar a ser recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier. Pero no, la película no se deja apreciar, no han querido.

Lo bueno: los efectos visuales
Lo malo: el guión.

Nota: 4/10

Escrita por Sergio Gavilán.

Rambo: Last Blood

‘Rambo: Last Blood’ es entretenimiento puro y duro, una película que ofrece carnaza, crueldad y, sobretodo, al personaje en estado puro.

Título original: Rambo: Last Blood
Dirección: Adrian Grunberg (Vacaciones En El Infierno)
Guion: Matthew Cyrulnik, Sylvester Stallone 
Fotografía: Brendan Galvin
Música: Brian Tyler
Reparto: Sylvester Stallone, Paz Vega, Adriana Barraza, Yvette Monreal, Sergio Peris-Mencheta, Marco de la O, Óscar Jaenada, …
Fecha de estreno: 27/09/2019
País: Estados Unidos. Duración: 89′. Género: Acción, thriller.
Distribución: Vértice Cine. Cines: 337. Tráiler.

Sinopsis: vuelve el personaje de John Rambo. Esta vez se encuentra en horas bajas y viviendo en un rancho de Arizona, pero cuando recibe la noticia de la desaparición de una persona muy cercana a él, decide cruzar la frontera de Méjico para ir en su búsqueda.

La película dirigida por Adrian Grunberg tiene dos partes muy bien diferenciadas, ya que se centra bastante en la vida personal de Rambo, el cual goza del retiro en su rancho y de la compañía de dos personas muy especiales para él. Esa paz se ve perturbada por una desgracia y es cuando el film adquiere un tono melodramático que se alargará casi hasta el final. En ella se deja de manifiesto que el personaje se encuentra en baja forma, los años no pasan en balde y que debe crear otra estrategia de combate. A partir de este momento, se crea una atmósfera cargada de acción que derrocha gore y sangre por todos los poros.

Rambo V es entretenimiento puro y duro, una película creada sobre todo para los fans de la saga, ya que ofrece lo que van a buscar: carnaza, crueldad y, sobretodo, al personaje en estado puro repartiendo violencia a diestro y siniestro. Restando la parte dramática que sería más floja y que la aportación de Paz Vega como reportera es totalmente prescindible, la acción y violencia que ofrece calmará la sed de sangre que se esperaba. Al fin y al cabo, la venganza es un plato que se debe servir frío y, pese a la vejez de John, sigue demostrando que se encuentra en forma para crear estrategias de combate. También cabe destacar el humor con el que se desarrollan ciertos asesinatos, aunque para muchos puede ser hasta ofensivo, racista y xenófoba.

En definitiva, funciona gracias a la nostalgia de la que se baña y al ejercicio violento que deja de manifiesto en varias ocasiones, pero sobretodo como broche final. Sin embargo, la presencia de Rambo es bastante aleatoria, ya que el guion podría encajar con cualquier otro personaje de estas características, hasta de un superhéroe retirado.

Lo bueno: La pirotecnia de gore y sangre que ofrecen sus últimos 15 minutos son gloriosos.
Lo malo: La parte dramática para justificar la venganza está metida con calzador y es bastante larga.

Nota: 6/10

Escrita por Ylenia Cañadas.

Objetivo: Washington DC

‘Objetivo: Washington DC’ es una película que cumple con su objetivo de entretener a un público poco exigente durante 120 minutos aunque esto signifique no ver nada nuevo.

Título original: Angel Has Fallen
Dirección: Ric Roman Waugh (El Mensajero)
Guion: Creighton Rothenberger, Katrin Benedikt, Robert Mark Kamen
Fotografía: Jules O’Loughlin
Música: David Buckley
Reparto: Gerard Butler, Morgan Freeman, Piper Perabo, Lance Reddick, Jada Pinkett Smith, Tim Blake Nelson, Nick Nolte, Chris Browning, …
Fecha de estreno: 30/08/2019
País: Estados Unidos. Duración: 120′. Género: Acción.
Distribución: Vértice Cine. Cines: 306. Tráiler.

Sinopsis: en esta película, el protagonista Mike Banning es acusado de intento de asesinato del presidente de los Estados Unidos. Será perseguidos por su propia agencia y por el FBI y él mismo iniciará una carrera a contrarreloj en la que ha de desvelar al auténtico grupo terrorista que atentó contra el presidente.

En 2013, Antoine Fuqua inició la saga Fallen o Objetivo, en 2016 la siguió Babak Najafi y en 2019 la continua (¿y acaba?) Ric Roman Waugh, director de El Mensajero o Shot Caller. Esta tercera entrega se aprovecha de los cambios tecnológicos para hacer una acción más trepidante como, por ejemplo, con drones explosivos. No obstante, más allá de ésto, la película sigue manteniendo el mismo tono de la saga, con los mismos giros argumentales previsibles y difíciles de creer.

En esta nueva entrega se agradecen las dosis de humor provenientes de Nick Nolte quien le añade al argumento un tono más familiar y dramático. Por lo que respecta a Gerard Butler da la sensación que ya no está preparado para este tipo de películas y, aparte de que no cambia la expresión de la cara en ningún momento, parece que esté cansado en todo momento. Aun así, sabe hacer bien su papel para que el espectador disfrute de momentos de tensión e intriga con explosivos y duelos masculinos. 

Así pues, Objetivo: Washington DC o, más bien dicho, Objetivo: Mike Banning es una película que cumple con su objetivo (vaya la redundancia) de entretener a un público poco exigente durante 120 minutos y, con esto, no hace falta pedir más. Eso sí: si hay una cuarta parte podrían dejar de lado algunos elementos arquetípicos ya muy vistos.

Lo bueno: la acción trepidante y el humor de Nick Nolte.
Lo malo: tradicionales elementos arquetípicos en estas cintas de acción.

Nota: 6/10

Fast & Furious: Hobbs & Shaw

‘Hobbs and Shaw’ es una salvajada super entretenida y divertida. Johnson y Statham reparten burlas y golpes para que el espectador se adentre en una película de acción de calidad.

Título original: Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw
Dirección: David Leitch (Deadpool)
Guion: Chris Morgan, Drew Pearce
Fotografía: Jonathan Sela
Música: Tyler Bates
Reparto: Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby, Helen Mirren, Eiza González, Eddie Marsan, …
Fecha de estreno: 01/08/2019
País: Estados Unidos. Duración: 135′. Género: Acción.
Distribución: Universal Pictures. Cines: 389. Tráiler.

Sinopsis: El agente Hobbs y el mercenario Shaw tendrán que dejar atrás sus insultos, golpes y burlas para acabar con Brixton, un personaje ciber-genéticamente mejorado que pretende acabar con el mundo.

David Leitch terminó de dirigir Deadpool para dedicarse a un proyecto más grande y ambicioso como es este spin-off de la célebre saga Fast and Furious. Leitch y su equipo dan forma a este proyecto, que surgió de la octava película de la saga, con un argumento simple y muy visto en el que hay un antagonista que quiere terminar con el mundo. Nada sorprendente. En este caso, no hay un solo salvador sino tres, pero destacan por encima de todos, los personajes de Hobbs y Shaw, ambos interpretados magníficamente por Dwayne Johnson y Jason Statham, respectivamente.

Las burlas, los insultos, duelos y destrozos que nos regalaron en Fast and Furious 8 vuelven a verse en esta película con más metraje y más exageración. Explotan hasta la saciedad las diferencias entre Hobbs y Shaw, que es lo que el espectador busca, mientras van desarrollando el argumento para, finalmente, juntarse y luchar contra un común adversario. Como se puede contemplar, no difiere mucho de su saga.

Idris Elba es el responsable de ser el malo, Brixton, y representa a un grupo extremista y xenófobo que quiere la supremacía de una raza a través de la tecnología, un elemento muy interesante. Otro aspecto es que la película aprovecha la mala relación entre los dos protagonistas para explicar que, dejando las diferencias a parte, centrándose y haciendo uso de la razón, se pueden solucionar los problemas. Y no olvidar el mensaje o símbolo de la importancia de tus raíces, la familia y tu tierra, un tema también para reflexionar.

En definitiva, Hobbs & Shaw es una película de acción notable, muy entretenida y divertida que, quizás peca de tener instantes demasiado dramáticos que no aportan nada a la trama, pero que siguen con el estilo de la saga original.

¿Recomendable? Por supuesto.

Lo bueno: su acción y la dupla Johnson-Statham.
Lo malo: momentos dramáticos totalmente innecesarios.

Nota: 8/10

Megalodón

Statham versus The Meg. Jon Turteltaub, director de La Búsqueda, entre otros proyectos, regresa como director de una película tras cinco años de inactividad con un ‘megatiburón’ y Jason Statham.

‘Megalodón’ es la película que cada verano tenemos en la cartelera. Perfecta e ideal para no pisar el mar durante unas semanas pues esta vez, la historia trata sobre el tiburón más grande del planeta que habita en lo más profundo de Las Marianas. Un equipo de exploración submarina lo descubrirá y el animal pondrá en peligro las costas asiáticas y, un experto en rescates en aguas profundas deberá acabar con él.

Con este argumento tenemos asegurados momentos de tensión, sustos variados, juegos con el espectador para saber dónde se encuentra el tiburón y, sobre todo, un Jason Statham salvador. El actor británico interpreta el papel del experto rescatador, una vez más el mismo tipo de personaje que en otras películas, pero aquí hay excepción: debe acabar con un animal prehistórico de 23 metros. Todo esto lo vemos y lo gozamos.

La película da lo que el público quiere ver, pero no innova en el subgénero de tiburones, ya que encontramos los mismos clichés que en otras producciones. Además, el argumento tiene tres partes y entre ellas hay un desequilibrio importante en interés así como, también, un dramatismo en algunos personajes totalmente innecesario.

En mi opinión, ‘Megalodón’ no me ha decepcionado en ningún sentido si no que me ha dado todo lo que quería ver y disfrutar. Cierto es que hay muy poca sangre, que le hace perder espectacularidad, y casi podría ser una película familiar -a partir de 12 años-. En definitiva, es una nueva exhibición de Statham y lo que le llamaría un ‘guilty pleasure’.

Lo bueno: el duelo Statham vs Megalodón.

Lo malo: el dramatismo y parece que el argumento sea haya hecho sobre la marcha.

Nota: 6/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures

El Rascacielos

La cinta aislante hace milagros. El director de Un Espía y Medio Rawson Marshall Thurber regresa al cine con un nuevo proyecto con Dwayne Johnson dispuesto a llenar salas de cine. No obstante, así no será.

La película que nos presenta Thurber es un drama familiar en medio de una cinta de acción sobre un veterano de guerra que debe proteger el edificio más alto del mundo. Un día sufrirá un incendio provocado con su familia dentro y deberá salvarla.

Con esta premisa argumental, el film se desarrolla de manera eficiente, pero rutinaria y poco original. Los elementos que presenta son los mismos que podemos encontrar en películas de este calado. Hay situaciones poco creíbles que forman parte del género, pero llega a tal nivel que como espectador decides no aceptar la inverosimilitud que asume. Además, los personajes son muy estereotipados y exprime demasiado el concepto familia. Tiene escenas de vértigo que al menos te crea alguna reacción, pero quiere ser tan parecida a filmes como “Misión Imposible” que traspasa el límite de la realidad.

Así pues, ‘El Rascacielos” no vale ni para una película de entretenimiento. Son 103 minutos con acción, destrozos, fuego y familia que acaba cansando, con un argumento típico y que, pese al carisma de Dwayne Johnson, nada levanta una producción condenada a ser fácilmente olvidada.

Lo bueno: un par de escenas.

Lo malo: que se compare con el ‘Coloso en Llamas’ o ‘Jungla de Cristal’. Mejor no hacerlo.

Nota: 3/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 327 cines

Deadpool 2

Menos frescura, mejor historia. Hace dos años, Ryan Reynolds revolucionó –en cierto modo- el cine de superhéroes con Deadpool, la primera película del subgénero recomendada para mayores de 18 años que hacía del humor gamberro y la violencia descarnada sus señas de identidad. También era la redención particular del actor canadiense con la vorágine del cine superheroico tras el desastre de Linterna verde y su participación en la paupérrima X-Men Orígenes: Lobezno, donde precisamente interpretaba a Wade Wilson, el alter ego de Deadpool. En definitiva, Deadpool 2, tras el éxito de la primera entrega, era cuestión de tiempo. ¿El problema? Sucumbir la enfermedad de las secuelas y perder su frescura en pos de mayor presupuesto y conocimiento por parte del público general.

¿Resultado? Sí, la propuesta no tiene la misma frescura, pero su capacidad para el humor referencial sigue intacta, quizás mejor, y la historia central –así como el villano- son mucho más interesantes y más libres en tanto que no depende de presentación de personaje en un film inaugural de franquicia. El cambio de director, con David Leitch (John Wick, Atómica) al frente, se nota en unas set pieces mucho más elaboradas y mejor ejecutadas: desde ese prólogo por varias ciudades hasta el alucinante –y desternillante- salto en paracaídas al iniciar la misión. La inclusión de Cable (enorme Josh Brolin) es tan esperado por los fans de Marvel (lo echaban de menos en entregas de X-Men) como de recibo para los neófitos, porque es un gran personaje y aporta dinamismo al relato (el enfrentamiento entre Deadpool y Cable es antológico).

Deadpool ironiza al inicio –romper la cuarta pared es otro de los muchos aciertos humorísticos de esta saga- acerca de si la película es familiar o no. Lo que está claro es que es un canto a la relación fraternal entre un conjunto de superhéroes desencantados de la vida e incomprendidos por el sistema. En buena parte, la propia película también lo es: navega a contracorriente en el vasto océano del cine de superhéroes canónico de Marvel Studios y DC-Warner. Una consonancia extracinematográfica que arropa todo el juego meta de la película: desde bromas con el equipo creativo (al propio director incluido), al estudio (20th FOX) con constantes dardos a la franquicia X-Men, pasando por toda clase de referencias a la cultura popular como Star Wars, los universos cinematográficos rivales o temas más espinosos como el conflicto racial en E.E.U.U. o la pederastia en centros docentes. Entre todas ellas, servidor tuvo especial predilección con un gag a colación de la –brillante- serie Community, solo apreciable para espectadores de la misma.

Por encima de todo ello, lo mejor es la capacidad autocrítica de Ryan Reynolds. En un ejercicio de auto exorcismo se ríe de su condición de chico modelo como star hollywoodiense y de sus fracasos artísticos. Su interpretación es excelente, siempre ha sido un intérprete de corto alcance, pero como Deadpool ha encontrado un registro idóneo a sus limitaciones. Deadpool 2 no es nada novedosa, está sujeta al encorsetamiento del género, pese al humor negro y su explícita violencia, y se antoja como rutinaria en un engranaje en el que ya es difícil sorprender.

Nota: 7/10

Escrita por Alain Garrido

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 388 cines