Yo La Busco

Viaje por la noche barcelonesa. La joven directora Sara Gutiérrez Galve empieza su filmografía con esta comedia dramática sobre el viaje de un chico por la noche barcelonesa en busca de la propietaria de una libreta que se encontró en la calle.

La historia está contada sin pretensiones ni ambiciones. Se limita a relatar la vida del personaje principal, Max y lo que le rodea como, por ejemplo, su compañera de piso Emma. Durante unos minutos dedica a hacer un retrato emocional del protagonista sin objetivo claro hasta que, a mitad del metraje, coge fuerza y nos propone una meta a la que llegar.

Dani Casellas y Laia Vidal son el reparto principal. Ambos sin experiencia en la interpretación no defraudan en hacer creíbles sus personajes y logran mostrar esa vida cotidiana que llevan o sufren muchos jóvenes. Sin embargo, dentro de su sencillez, como espectador, cuesta encontrar el mensaje que quiere transmitir y, si no quiere contagiar ninguno, en gran parte es muy plana y sin evolución. Personalmente, el viaje de Max por la noche barcelonesa se me hizo aburrido y pesado y, cuando no sé bien qué me quiere decir la película, me cuesta sentirla y conectar con ella.

Sara Gutiérrez no decepciona en su primer largometraje y la dirección de actores es notable pues tanto Dani como Laia interpretan bien sus papeles, pero cuesta que se haga interesante y no se aleje de esa convencionalidad del género.

Lo bueno: el retrato generacional y social.

Lo malo: los momentos en los que pretende transmitir algo, pero no lo consigue.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Nanouk Films
Estreno en 4 cines
Anuncios

No te preocupes, no llegará lejos a pie

No te preocupes, Phoenix sigue siendo de los mejores. Gus van Sant, director de “El Indomable Will Hunting” y, también, el del ‘remake’ de “Psicosis” regresa al cine después de dirigir una película que no se estrenó en España (“El Bosque de los Sueños”).

Esta película, de un título difícil de recordar y nombrar, es la adaptación de las memorias del dibujante John Callahan que, en los años 70 sufrió un accidente de coche y quedó paralítico. Para superarlo, empezó a dibujar y asistió a terapias de grupo. Es aquí cuando entra Gus van Sant para llevar a cabo un drama intenso que proporciona un revoltijo de emociones al espectador sin defraudar.

Entre dibujos y situaciones convencionales de un biopic, encontramos una de las mejores interpretaciones del año y de la carrera de Joaquin Phoenix quien lleva la batuta todo el metraje. El actor es el encargado de transmitir todos los sentimientos al público y hacer creíble la historia por lo que la película es cien por cien él. Asimismo, Jonah Hill regala una actuación muy natural y dramática, Jack Black es difícil verlo en este género, pero no defrauda y Rooney Mara está genial lo poco que aparece. A nivel argumental, desarrolla bien su historia aunque, personalmente, me costó entrar.

A todo esto, Gus Van Sant sabe explicar la vida de John Callahan gracias a la maestría actoral de todo su reparto. Todos ellos son los responsables que un drama, aparentemente, poco original empatice con el espectador, le transmita sensaciones y reflexiones, tenga un montaje perfecto con los dibujos y un tono bienintencionado.

Lo mejor: Joaquin Phoenix.

Lo malo: algunos momentos de las terapias en grupo se hacen insoportables.

Nota: 7/10

Distribuida por Diamond Films
Estreno en 41 cines

En la Playa de Chesil

Amor y desamor de recién casados. El director de la miniserie histórica “The Hollow Crown”, Dominic Cooke da el salto a la dirección adaptando la novela de Ian McEwan sobre un joven matrimonio que sufrirá sus primeros problemas nada más pasar la primera noche.

Saoirse Ronan y Billy Howle son los encargados de encarnar al matrimonio que lleva todo el ritmo del film durante sus 110 minutos de forma irregular, tanto en tempo como en emoción. El principal problema de la película es que la historia está contada mediante ‘flashbacks’ y llega un momento que cansa. Asimismo, la relación entre ellos dos no acaba de ser regular, sus diálogos quedan en nada y no hay ni una pizca de reacción en el espectador.

Ronan y Howle interpretan sus papeles correctamente, pero, por culpa de sus falsos diálogos, no es suficiente para poder penetrar en las emociones del público. Quiere demostrar que un matrimonio veinteañero puede ser un fracaso, pero, en mi opinión, no termina de aprovechar el argumento y me da la sensación de estar en un callejón sin salida y aburrido.

Al final, el film de Dominic Cooke prometía ser un bello, sensible y tierno relato de un amor joven, pero el resultado es un drama irregular, soporífero y de una compleja estructura emocional que no se desarrolla de la manera más eficiente.

Lo bueno: los paisajes de Inglaterra.

Lo malo: prometer una premisa y dar otra de muy distinta.

Nota: 4/10

Distribuida por BTeam Pictures
Estreno en 76 cines

Formentera Lady

El ‘hippismo’ crepuscular de Formentera. El célebre actor alcoyano Pau Durà decide pasar de la interpretación a la dirección en su primera película (tras dirigir cortos y una TV movie) para explicar una historia situada en la isla de Formentera del siglo XXI con un personaje anclado en el siglo XX.

El relato se centra en el personaje de Samuel, un ‘hippie’ que decidió vivir en la isla en los años 70 y que, en la actualidad, deberá hacerse cargo de su nieto mientras su madre trabaja en Francia. Este suceso, le trastoca sus planes diarios y tendrá que adaptarse en esta nueva rutina, pese a que le cueste.

Esta historia sencilla y simpática es la que cuenta Pau Durà como guionista y director en esta película que José Sacristán, como gran protagonista, y Sandro Ballesteros la elevan de manera entrañable y humilde. Las apariciones de Jordi Sánchez le dan los toques de humor para que el ritmo sea ágil y podamos conectar emocionalmente con la historia. Asimismo, la manera en cómo aborda el argumento hace que no sepamos si estamos delante de un drama o una comedia, factor que se agradece porque la dosis de humor y sentimientos está equilibrada.

Así pues, lo que Pau Durà ha demostrado con esta película correcta es que sabe contar una historia de una manera especial, sin caer en clichés, dando espacio a posibles reflexiones sobre la situación de Formentera con un personaje con el que enseguida empatizas.

Lo bueno: José Sacristán y el viaje interior de su personaje.

Lo malo: que se tome como una obra menor.

Nota: 6/10

Distribuida por Vértice Cine
Estreno en 38 cines

Las Guardianas

La Francia de las mujeres. Cuando en 1915, los hombres estaban en el frente luchando contra los alemanes en esa contienda que, más tarde, se denominó Primera Guerra Mundial, la Francia que quedaba en los campos y en las casas era la Francia de las mujeres.

Esta idea es la que desarrolla el director francés Xavier Beauvois en esta película excelente en todos los sentidos: a nivel técnico es impecable, tanto en fotografía como en banda sonora, precisa a cada momento. A nivel argumental, la historia se desarrolla poco a poco, a fuego lento, durante los 134 minutos que dura el metraje. Sigue al personaje de Francine, una chica huérfana que busca un lugar donde vivir y trabajar. Lo conseguirá en una familia capitaneada por una madre trabajadora que luchará siempre por el bien de la família.

Este hilo argumental va mezclando los quehaceres de la familia, centrándose en los personajes femeninos constantemente preocupadas por sus maridos e hijos en la guerra y las vivencias de Francine. La guerra está presente, lo saben, pero el director y guionistas logran que el espectador se aleje de ese escenario bélico para empatizar con los personajes que dominan ese momento el país. Y aquí reside el mayor logro del film: esa capacidad por acercar al público en la historia que cuenta.

Hay momentos en que la trama puede hacerse espesa y pesada, pero sabe salir de la monotonía y del retrato de la vida rural para tratar otros aspectos sociales como la envidia, la imagen familiar, la reputación, el hecho de buscarse una nueva vida, la maternidad, entre otros elementos.

El director demuestra que sabe ejecutar un drama histórico sobre la existencia rural de esas personas que no fueron a la guerra con unas sobresalientes actuaciones y una belleza pictórica inmejorables. “Las Guardianas” debe pasar como drama imprescindible para entender la otra guerra por sus detalles y reflexiones, sin olvidar la hermosa historia de amor que relata.

Lo bueno: las interpretaciones de Nathalie Baye e Iris Bry.

Lo malo: que se entienda todo como una excusa para contar un culebrón romántico en una guerra.

Nota: 8’5/10

Distribuida por Wanda Visión

Western

Emulando el ‘western’ en el este. La directora alemana Valeska Grisebach estrena en España una película pequeña muy recomendable interpretada por actores no profesionales y que va creciendo a medida que se digiere.

La historia que nos cuenta se centra en un obrero alemán que trabaja con sus compañeros en una obra en la frontera de Bulgaria y Grecia. Habrá un día que empezará a relacionarse con un pueblo búlgaro y eso le llevará rivalidades con sus compañeros alemanes. Con este argumento, la directora y guionista quiere emular la idea principal del género ‘western’ con el personaje del forastero, pero en el este de Europa donde todavía hay ciertos prejuicios a los “venidos de fuera”.

La película tiene un metraje de 100 minutos que no pasan muy rápido porque el alma del argumento se va cociendo poco a poco, muy lentamente. Se aprovecha de los paisajes de la zona para hacer una espléndida escenografía y le da mucha importancia a las miradas y gestos. De hecho, el aspecto más importante del film es mostrar cómo se intentan hacer entender entre alemanes y búlgaros, dándole importancia al lenguaje no verbal. Una vez más existe una película que quiere afirmar esa frase de “hablando la gente se entiende” y con la violencia no soluciona nada.

Con esto, ‘Western’ es un inteligente drama que desarrolla un argumento complejo con elegancia y sin carencias que, por momentos recuerda a ‘Chevalier’ y, una vez lo visualizas, va creciendo dentro de tí una sensación de haber visto cine independiente de calidad. De las imprescindibles del 2018.

Lo bueno: el desarrollo emocional del protagonista.

Lo malo: que pase desapercibido o sea para un público muy reducido.

Nota: 8/10

Distribuida por La Aventura Audiovisual
Estreno en 12 cines

El Repostero de Berlín

Un pastel amargo y mal acabado. El director israelí Ofir Raul Graizer se estrena en el mundo del cine con una ópera prima sobre el romance entre dos hombres, uno de Berlín y otro de Jerusalén, que se complicará cuando el de Israel muera.

Con esta premisa argumental nos encontramos con una película de 104 minutos que, en momentos concretos, se hace muy pesada y larga. Además, a nivel argumental tiene algunas carencias y un “flasback” totalmente innecesario. El metraje se alarga para mostrar secuencias entre los dos hombres, pero solo sirve para darle más dramatismo.

A parte de este problema argumental tiene uno de peor y es que no sabe como acabar el film. Como espectador, nos entras en la trama hasta pasados unos minutos que es cuando se hace interesante, pero su epílogo es muy mediocre. Da la sensación de que no sabe como terminar la historia y su conclusión final es poco creíble y estúpida.

Aun así, es una inteligente idea la del director y guionista tratar el tema de la homosexualidad con un personaje repostero, ya que le da mucho juego en su estancia en Jerusalén. Es ahí cuando la cinta coge fuerza y nos demuestra que el actor y la actriz principal saben interpretar muy bien, con una clara crítica a la tradición religiosa hebrea.

Lo bueno: los personajes de Thomas y Anat.

Lo malo: tener la sensación que todo va a la deriva, sin rumbo.

Nota: 6/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 35 cines