Yo, Tonya

La podredumbre de los Estados Unidos. El director de la mejorable película ‘La hora decisiva’, Craig Gillespie vuelve al cine con una nueva película basada en hechos reales que trata sobre la dura historia de Tonya Harding y sus éxitos y fracasos en el patinaje sobre hielo.

El director nos presenta un biopic aparentemente convencional explicando la vida de Tonya, desde sus inicios hasta su retirada, con una clara línea argumental típica de inicio, nudo y desenlace. Sin embargo, lo que la hace especial y reveladora es su montaje que combina entrevistas con los personajes principales y la acción que explican, perfectamente bien compenetrado. Además, esta manera de explicar la historia se agradece para alejarse de tópicos y agilizar la trama.

La película está interpretada magníficamente por Margot Robbie quien se pone en el papel de Tonya Harding de manera creíble y nos hace empatizar con el personaje. A parte de Robbie, quien también está formidable es Allison Janney que interpreta el papel de madre y le da toques de humor negro al film. Siempre que sale pone contra las cuerdas a su hija y, con ella, al público; no se sabe con qué te saldrá.

Así pues, con un montaje diferente y adecuado, y unas actuaciones excelentes, hay que añadirle el fuerte componente crítico a los Estados Unidos que no le da mucha importancia, pero que forma parte de la película. Parece que el patinaje sobre hielo es la excusa idónea para retratar esa sociedad y esa podredumbre que forma el país norteamericano de los años 90. ‘Yo, Tonya’ podría haber sido un biopic más, pero gracias a Robbie, Janney, Gillespie, entre otros, se consagra como una película fresca, entretenida, emotiva y durísima. Muy recomendable.

Lo bueno: su elenco actoral (destacando a Allison Janney) y la agilidad que le dan a la trama.

Lo malo: pensar en lo mal que lo pasó Tonya en según qué momentos.

Nota: 7’5/10

Distribuida por Entertainment One Spain
Estreno en 207 cines
Anuncios

Escuadrón Suicida

353x502_2_1_1Espectáculo suicida. La película más esperada del año llega a los cines de la mano de David Ayer para contar la historia de un grupo de villanos que deben salvar el mundo del ataque de una bruja. Con esta película, DC Comics pretende renovar su imagen para hacer una mezcla entre ‘Los Vengadores’ y ‘Deadpool’ y así luchar contra la competencia de Marvel.

Con todo esto, la cinta es puro espectáculo. Una acción movida y ágil con unos personajes muy malos y algunos graciosos, un objetivo a conseguir a toda costa, una música excelente basada en canciones y, en su conjunto, gozoso para los ojos. Sin embargo, esta cinta peca de muchos lados. Por ejemplo, hay escenas que no tienen sentido mostrarlas, unas bromas inútiles, un desequilibrio total entre personajes, algunos errores, difícil empatizar con todos los intérpretes, unos cameos innecesarios de otros superhéroes, un final excesivamente visto, etc. Además, tanta publicidad con el Joker y sólo sale en contadas escenas, pero hay que reconocer que cuando aparece se sale y abduce.

Debo destacar las interpretaciones de Margot Robbie y Cara Delevingne: perfectas en su papel, una de psicópata y loca de remate y la otra de bruja mala. Robbie lo borda cada vez que sale y transmite una sensación muy ácida. El gran error del filme es querer mostrar a un grupo de villanos y solo dos o tres tiene el protagonismo en toda la película mientras que los otros aparecen y alguno tiene su momento de gloria pero nada más.

‘Escuadrón Suicida’ es una película que ha dividido la crítica y en la que nosotros pensamos que es digna de disfrutar por su gran espectáculo y entretenimiento, pero que decae por otros motivos por lo que no hay que tomarla en serio y hay que saber a lo que se va.

Nota: 5’5/10

La Leyenda de Tarzán

353x502_11_1(1)La magnificación de Yates. El director David Yates se atrevió a llevar en carne y hueso la historia de Tarzán, el hombre de la selva como ya antes se había hecho. Con el peligro que conlleva hacerlo hay que reconocer que la película es aceptable.

De positivo podemos encontrar la interpretación de Christoph Waltz que una vez más nos consigue poner inquietos, el gracioso de turno de Samuel L. Jackson que es bastante prescindible en la trama y la acción que presenta es digna de gozar como espectáculo. De negativo hay el ritmo que, en ocasiones, puede ser inaguantable y los efectos especiales pueden ser muy mejorables.

La banda sonora es bastante convencional, el grito famoso de Tarzán no se siente ni aparece en los momentos que debería, tiene algunos errores y Alexander Skarsgard está correcto pero no se luce. Sin embargo, encontramos tensión en los cuerpo a cuerpo, algunos animales imponen y hay detalles curiosos -los ojos de los elefantes-.

Sin duda, es una película para gozarla por los ojos pero la mitad de los paisajes no son creíbles y, todo en general, podría ser bastante mejorable. El principio es muy disperso y los mensajes que solía transmitir con otras cintas en ésta pasan muy desapercibido.

No es ni mucho menos la mejor película de Tarzán -prefiero la animación- y no aporta nada nuevo pero se puede llegar a disfrutar pese a todo.

Nota: 5/10