Ready Player One

El videojuego de Spielberg. El mítico y célebre director de cine, Steven Spielberg vuelve a las salas de cine dos meses después de estrenar “Los Archivos del Pentágono” con la adaptación del libro de Ernest Cline, “Ready Player One”.

La historia se centra en la vida de Wade Watts en un futuro distópico. Este chico, interpretado adecuadamente por Tye Sheridan, es el encargado de guiar al espectador por el mundo de “Oasis”, un mundo virtual propio de un videojuego. Y aquí reside una de las virtudes del film porque el guión y la manera como se cuenta la historia es apropiada, ya que conecta con el espectador desde los segundos iniciales de la película y no lo deja hasta pasados los 140 minutos con total entretenimiento.

Por otro lado, tenemos una creación con múltiples referencias a las modas ochenteras y una música de Alan Silvestri precisa a cada instante que incentiva la sensación de estar viajando en un videojuego al mismo tiempo que te cuenta una historia interesante y curiosa. No obstante, una de las pocas objeciones que tiene el film es que su primera hora es mucho mejor que la segunda y, a este desequilibrio en ritmo e interés, le añadimos que hay instantes en los cuales procura hacer más homenajes que proseguir con la historia.

Aun así, Steven Spielberg vuelve a dejarnos con la boca abierta con esta película que se aleja de la formalidad para coger al espectador y trasladarlo en un futuro increíble para hacernos gozar del paseo por Oasis mientras nos plantea algunas reflexiones que, más de uno se las habrá planteado.

Lo bueno: tiene todo lo que debe tener un estupendo ‘blockbuster’, su espectáculo y tiene momentos memorables.

Lo malo: quien busque una historia profunda se decepcionará.

Nota: 8/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 341 cines
Anuncios

Aniquilación

ANIQUILACIÓNRecuerdo que quedé totalmente maravillado con Alex Garland cuando vi por primera vez esa pequeña gran joya de la ciencia ficción que es Ex Machina. Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de este prometedor director, hasta que llegó Aniquilación. Empezaré diciendo que me siento muy frustrado.

Desde el primer día que anunciaron la producción de esta adaptación de la novela escrita por Jeff VanderMeer me sentí muy cautivado, no solo por lo que proponía, sino porque tenía la impresión de que habíamos encontrado a un nuevo genio del género representado en la figura del director británico, pero… llegó Aniquilación.

Lo que más me frustra de esta película es su incomprensible guión, y no porque me resultase difícil de entender o de asimilar. De hecho, es un film muy asequible, a pesar de la complejidad de la historia. Lo que más me molesta es que el encargado de escribir un libreto como el de ‘Ex Machina’ (nominado al Oscar, por cierto) sea capaz de crear un guión con tantos sinsentidos, previsible, y lo deje todo en manos de su estética, de su puesta en escena y el ‘acting’.

Otra cosa que me pone de los nervios son los planos con destellos de luz causados por el efecto óptico captados por la cámara. Quedan preciosos, y puedes utilizarlos dos o tres veces, pero, ¿en todos los planos?

A pesar de todo ello, no podría considerar a Aniquilación como una película horrible. Consigue su propósito de mantener el interés hasta el final y lo mejor de todo el conjunto es, sin duda alguna, esa facilidad pasmosa con la que Alex Garland es capaz de crear momentos de suma intensidad perturbadora sin caer en el morbo o en lo escabroso, especialmente en su parte final. Aunque, al contrario que en su anterior obra, es incapaz de ofrecernos una reflexión interna sobre todo lo que aquí sucede. Aniquilación es un film flojo, con carencias, y falto de elocuencia.

Lo mejor: el interés suscitado por la propia historia no llega a aburrir.

Lo peor: la ausencia de un guión sólido, su pobreza tanto narrativa como visual, y la escasez de meditación argumental.

Nota: 5/10

Disponible en Netflix

Enganchados a la Muerte

Arden Oplev ha intentado hacer un remake y se ha chamuscado. El director de “Los hombres que odian a las mujeres” y Ben Ripley han traído a la gran pantalla el ‘remake’ de la película ‘Flatliners’ -‘Línea Mortal’ en España- de la cual se conserva el mismo argumento de thriller aunque con resultados que dejan mucho que desear con la anterior versión. Si en esta se contaba con Julia Roberts, Kevin Bacon, William Baldwin o Kiefer Sutherland, en el film de 2017, solo perdura este último, y con suerte.

En esta producción, cinco estudiantes de medicina intentan con éxito realizar un experimento cuyos fines son descubrir una de las preguntas que muchas veces nos hacemos: ¿qué hay después de la muerte? Ellen Page, Nina Dobrev o Diego Luna son algunos de los protagonistas de esta película que brindan unas actuaciones potentes aunque el director no sabe canalizarlas de ninguna manera. Por un lado, Page juega un papel de científico loco en algunos momentos y, a la vez, el salto a la gran pantalla de Nina Dobrev parece ser que se le ha ido un poco de las manos. La actriz de ‘The Vampires diaries’ cosecha una actuación correcta, pero con un papel dentro del film como de ‘damisela en apuros’, cosa que se utiliza un tópico muy usado para dar un rol a Dobrev en el cual, en mi opinión, tiene más potencial del que se demuestra o se le da en el film. Sin embargo, tampoco es factible hacer una crítica negativa a una actriz con un potencial de actuación importante. Junto a esto, Diego Luna consigue un papel creíble en el desarrollo de la película hasta el punto de hacerla pasable en algunos momentos.

En mi opinión, el remake de esta película no se ha acabado de conseguir y la actuación de los actores no se debe de acusar si un director no es capaz de saber desarrollar todo el potencial que éstos demuestran en pantalla. Es una película que, para pasar el rato, es suficientemente conseguida, a pesar de que en algunos momentos pueda ser que cause aburrimiento puntualmente. 

Lo bueno: Actuación de Nina Dovre y Diego Luna

Lo malo: la actuación de Sutherland como una mala imitación del Doctor House y la dirección del film.

Nota: 5/10

Escrita por Albert Sánchez.

Distribuida por Sony Pictures
Estreno en 226 cines

 

Blade Runner 2049

blade-runner-2049-posterTras obras maestras que parecen insuperables o difíciles de igualar, Villaneuve lo ha vuelto a hacer. Es complicado lograr que una película que ha marcado un antes y un después en la historia del cine, como es el caso de “Blade Runner”, no tenga nada (o casi nada) que envidiarle a esta propuesta de continuación. Y esto, ante tanto hype y ya fan declarado incondicional de la de 1982, es un verdadero triunfo para los tiempos que corren.

Villeneuve ha sabido hacer suyo el universo ya creado por Ridley Scott en 1982, regalando al espectador, de principio a fin, imágenes que pocos directores pueden llegar a crear: belleza visual es lo que más define al nuevo Blade Runner. Adaptar este universo al cine contemporáneo no es tarea difícil si detrás de la cámara se encuentra el creador de “La llegada”.

Su casting es de lo más acertado. Ryan Gosling sigue con su misma cara de siempre (qué le vamos a hacer) pero esta vez era necesaria el rostro carente de expresión. La gran sorpresa llega con Ana de Armas que hipnotiza al espectador y resulta ser toda una experiencia verla actuar. Otro de los aspectos a destacar es el sonido que Villeneuve integra en esta historia, convirtiéndose en un protagonista imprescindible y que supone un elemento ya característico en el cine de este director.

Tal vez no estemos ante una obra maestra debido a ciertos aspectos de la trama que podrían recordar a ciertas pinceladas de culebrón familiar. Aún así, esto no enturbia la película y “Blade Runner 2049″ logra ser uno de los must de estos últimos años.

¿Quién dijo que las secuelas son totalmente innecesarias? Equivocados se hallaban. Ojalá más directores con el talento de Villaneuve redescubriendo mundos del cine que todavía pueden ser explorados.

Lo bueno: La dirección, el espectáculo visual que supone y Ana de Armas.

Lo malo: Que alguien la deje escapar.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Sony Pictures España
Estreno en 402 cines

La Guerra del Planeta de los Simios

Un capítulo más. Matt Reeves nos trae lo que parece ser la última película sobre el origen del planeta presentado en 1968 y cabe destacar que ha sido el final más flojo que nos podían ofrecer.

Para empezar, el film tiene una duración de 140 minutos, que llegan a ser excesivos, de los cuales 40 podrían suprimirse. Esta película se nos planteaba en un principio como el desenlace definitivo, presentando la guerra y su respectivo final y lo que realmente obtenemos es un argumento venido a menos. La historia nos muestra el conflicto originado en la segunda entrega entre humanos y simios, pero conforme avanza la película, ésta se pierde y acaba llegando a un conflicto moral puramente individualista donde realmente no se soluciona nada del problema que está sufriendo el planeta. Otro punto a destacar es la excesiva visión que nos muestran sobre el bando de los primates, haciendo que más de la mitad de la película transcurra en lenguaje de signos con sus respectivos subtítulos, lo que hace que el espectador pierda la atención en lo que está viendo.

Por otra parte, la película nos plantea puntos positivos, deleitándonos con unos efectos especiales realmente buenos, y sobretodo una caracterización de los simios sublime. El largometraje hace continuas referencias a otras películas que hará sacar más de una sonrisa al espectador, pero también mostrará sus sombras con más de un error que salta a la vista. Un hecho que me agradó, fue la introducción del personaje “Mono Malo”, interpretado por Steve Zahn, que da el toque de humor que se ha echado de menos en las anteriores entregas.

Lo bueno: el toque de humor que consiguen darle, los dilemas morales que plantea y sus espectaculares efectos especiales.

Lo malo: se pierden buscando destacar el mismo dilema moral durante 140 minutos, su excesiva duración y su sinopsis, que se asemeja a una aventura más en vez de un final de una saga.

Nota: 5’5/10

Escrita por Oriol Berbel

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 396 cines

Ghost in the Shell

Una alma demasiado artificial. El director Rupert Sanders es el encargado de llevar a la gran pantalla el ‘reboot’ de la película japonesa ‘Ghost In The Shell’ con Scarlett Johansson como protagonista.

Primeramente, con esta película tenemos entretenimiento y un ritmo trepidante en las dos horas que dura para gozar de una buena experiencia en el cine. Además, visualmente es soberbia y sus escenas de acción son sorprendentes por lo que para pasar un buen rato vale, y mucho. Sin embargo, donde la película hace aguas es en su argumento y algunas de sus escenas.

La historia que cuenta está muy vista, es previsible y no sorprende en nada. Sabes todo lo que pasará y cómo pasará por lo que le quita toda emoción. Y contiene escenas descabelladas, innecesarias e impensables -¿homenaje a Mario Bros?- que, personalmente, no me convencen. No se puede extraer nada del film o ir más allá de lo que cuenta porque su mensaje ya te los sabes.

Aun así, pienso que es una buena opción si lo que se busca es disfrutar sentado en la butaca del cine de unos espectaculares efectos especiales y nada más, porque la historia ya la hemos visto en otros films y nos la sabemos de memoria. Le da carne y hueso a ese manga de 1995, sin más.

Lo bueno: sus efectos especiales y no es necesario haber visto antes la original.

Lo malo: otra historia más que ya conocemos y el papel de Juliette Binoche.

Nota: 6/10

Sigue leyendo

Rogue One: una historia de Star Wars

rogueoneEste film toma un descanso de la famosa saga episódica y nos cuenta lo que antes tan solo era una anécdota del principio de “La guerra de las galaxias (1977)”: la crónica de cómo la Alianza Rebelde robo los planes de la Estrella de la Muerte del Imperio Galáctico.

Al principio, a la película le cuesta empezar y tarda en captar el interés de la audiencia, pero una vez nos ha introducido a los personajes, su misión pasa a ser adrenalina pura con muertes y explosiones. El tono es mucho más oscuro de lo habitual y lo distancia de lo que se espera de la saga, con algunas escenas que parecen salidas de cintas bélicas como “Apocalypse Now” o “Salvando al Soldado Ryan”.

En general, los personajes son unidimensionales definidos tan solo por una característica principal que les diferencia (el desahogo cómico, el tipo duro, el sabio, etc.) y nunca acaba de haber una conexión emocional como con otros personajes anteriores de la saga. Aunque hay apariciones de personajes icónicos de la franquicia, son breves ya que varios están recreados con efectos digitales que no parecen acabados de pulir.

La fotografía es impresionante y salen algunos paisajes increíbles grabados en localizaciones exóticas reales de las Maldivas e Islandia. La banda sonora a manos de Giacchino es muy floja y poco memorable pues muchos de los temas no son propios lo que hace que se note más la ausencia de John Williams.

Lo mejor: El androide K2SO (se volverá un favorito estas navidades) y el par de escenas en las que sale Darth Vader (pondrán los pelos de punta a los fans de la saga).

Lo peor: Los personajes principales planos (son tan poco memorables como sus nombres).

Nota: 8/10

Escrita por Fernando. Sigue leyendo