Géminis

‘Géminis’ es una película recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier.

Título original: Gemini Man
Dirección: Ang Lee (La Vida de Pi, Billy Lynn)
Guion: David Benioff, Darren Lemke, Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson, Andrew Niccol, Billy Ray.
Fotografía: Dion Beebe
Música: Lorne Balfe
Reparto: Will Smith, Clive Owen, Mary Elizabeth Winstead, Benedict Wong, Linda Emond, Kenny Sheard, Ralph Brown, …
Fecha de estreno: 11/10/2019
País: Estados Unidos. Duración: 117′. Género: Acción.
Distribución: Paramount Pictures. Cines: 339. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de cuando Henry Brogan decide dejar su carrera como asesino a sueldo para el gobierno estadounidense, descubre cómo un misterioso agente, que parece ser una versión joven de él, le persigue con el objetivo acabar con su vida. Comenzará así una lucha entre dos “iguales”, entre la experiencia y la intrepidez, tan semejantes, tan distintos.

En ocasiones, uno puede llegar a pensar que por cuantas más manos pase un guión, tanto mejor. Y refuerza esta idea el hecho de que, entre los seis guionistas, se encuentren David Benioff (guionista de Troya y Juego de Tronos) y Andrew Niccol (guionista de El show de Truman). No obstante, una vez visualizado el tráiler se conciben ligeras sospechas de su calidad. Una vez el filme echa a correr, las sospechas se convierten en dudas razonables, para después, en su transcurso y apogeo, trocarse en decepción y certeza de un tortazo. Lo cierto es que da la impresión de que el guión, en lugar de demasiado manoseado, parece estar desprovisto de ideas, sin personalidad. La película pone todo su atractivo en la parte visual, en los efectos especiales y en la acción. Pero, ¿basta sólo con esto?

El espectador no puede conformarse con una trama tan pobre y vacía de contenido. Se puede profundizar y explotar la carga psicológica que comporta descubrir un mundo sin ética, donde el protagonista advierte que pasas de cazador a cazado, por tu propio yo clonado, por una copia exacta de ti más joven, más fuerte. Pero Brogan no parece experimentar nada ante este descubrimiento, y pronto todo se convierte en una lucha sin cuartel entre los mejores sicarios del mundo. Sin más. Por eso, la película es un mal producto debido a un guión ramplón, del que cabe preguntarse cómo es posible que no le dieran más vueltas. Y es que, si la fuerza del guión reside en la espectacularidad de la acción, ¿no era mejor crear una trama algo más compleja y profunda? Sin duda, como hemos señalado arriba, tenía sus posibilidades y bajo esos preceptos se hubiera logrado algo más convincente.

Will Smith es quien carga con todo el peso del filme, pues encarna al protagonista y al antagonista. En mi opinión, rescatar a Will Smith es una buena muestra de las posibilidades del cine actual y del futuro. Sin embargo, es lo único salvable de la película, junto a los extraordinarios efectos especiales de un cine más propio de la noche de un sábado en abierto. ¿Entretiene? Depende para quién. Lo cierto es que puede llegar a ser recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier. Pero no, la película no se deja apreciar, no han querido.

Lo bueno: los efectos visuales
Lo malo: el guión.

Nota: 4/10

Escrita por Sergio Gavilán.

Mientras Dure La Guerra

‘Mientras Dure La Guerra’ es un filme serio y convincente, que explica a través de la gran pantalla sucesos que debemos conocer para aprender del pasado y comprender el presente.

2719939Título original: Mientras Dure La Guerra
Dirección:
 Alejandro Amenábar
Guion: Alejandro Amenábar, Alejandro Hernández
Fotografía: Alex Catalán
Reparto: Karra Elejalde, Eduard Fernández, Santi Prego, Nathalie Poza, Patricia López, Luis Zahera, Luis Bermejo, …
Fecha de estreno: 27/09/2019
País: España. Duración: 107′. Género: Drama.
Distribución: Buena Vista International. Cines: 283. Tráiler.

Sinopsis: explica los primeros compases de la Guerra Civil Española, de julio a diciembre de 1936, desde los ojos del célebre escritor Miguel de Unamuno. Tras ganarse la enemistad de la República apoyando al bando sublevado ––convirtiéndose así en la referencia intelectual de los insurrectos––, a medida que avanza el conflicto empieza a cuestionar su posición y sus principios cuando advierte de primera mano la verdadera naturaleza de la ideología de los rebeldes.

De la mano de uno de los intelectuales más lúcidos y a la vez contradictorios de la España moderna, Alejandro Amenábar nos muestra el inicio de un conflicto fratricida que derivó en la página más negra de la contemporaneidad española con la dictadura franquista. Lo que el director trata de mostrar al espectador es la vigencia y actualidad de los sucesos acaecidos en ese periodo, y cómo la sombra de la Guerra Civil y del Franquismo forman parte de un legado que es necesario recordar, pero no acoger ni extender sus raíces.

El filme es un retrato extraordinario y fidedigno de los primeros meses de la guerra. No necesita cubrirse de un manto de sangre o visibilizar la dureza del conflicto para conmover, pues la cinta logra consternar a través de una atmósfera triste y trágica característica de la guerra entre ciudadanos de un mismo país, circunstancia que acentúa su sentido funesto bajo un cielo plomizo.

El discurso de Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca ante los sublevados es con toda probabilidad el momento de más actualidad y donde reside el espíritu de la cinta. El espectador abrigará la convicción de que casi nada ha cambiado: desde la criminalización a catalanes, vascos y comunistas (la llamada Anti-España o los “malos españoles”) a ése espíritu rancio, propio de los extremos, envuelto bajo el grito de “Arriba España”, propio de las mentes menos lúcidas y vacías de contenido, perfectamente representado en la figura de Millán Astray.

De esta forma, Amenábar consigue dejar patente su mensaje: la irreconciabilidad de los dos bandos (representado en las discusiones entre Unamuno y Salvador Vila) y que alude a la confrontación izquierdas-derechas en el presente, o el fascismo instalado en Europa bajo los regímenes fascistas en Italia y Alemania, lo que en la actualidad es equiparable a la aparición de la derecha radical en España, previo repunte en Europa.

La actuación del elenco de actores es portentosa. Mención aparte merecen Karra Elejalde (Unamuno) y Eduard Fernández (Millán Astray). Ambos representan dos idiosincrasias opuestas y enfrentadas, la del general, que alberga la acción, y la del intelectual, que abriga la razón.

Con todo, Amenábar logra un filme serio y convincente, que explica a través de la gran pantalla sucesos que debemos conocer, lo que proporciona un elemento didáctico: aprender del pasado para comprender el presente. El objetivo de Amenábar no es tanto explorar la barbarie en forma de violencia inusitada, sino cómo germina en política un fenómeno tan destructivo como el fascismo sin casi darse cuenta. Convence y persuade.

Lo bueno: el elenco de actores, la atmósfera del filme y la necesidad del cine de época.
Lo malo: la polémica que ha generado antes de salir a la luz.

Nota: 8/10

Escrita por Sergio Gavilán.

Ad Astra

‘Ad Astra’ es un paisaje plagado de placeres visuales, donde las estrellas flotan silenciosas y ejercen de testigos de un paseo tan bello como tortuoso.

Título original: Ad Astra
Dirección: James Gray (Z, La Ciudad Perdida)
Guion: James Gray, Ethan Gross
Fotografía: Hoyte van Hoytema
Música: Max Richter, Lorne Balfe
Reparto: Brad Pitt, Liv Tyler, Ruth Negga, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland, John Finn, Kayla Adams, Kimmy Shields, …
Fecha de estreno: 20/09/2019
País: Estados Unidos. Duración: 124′. Género: Ciencia-ficción.
Distribución: 20th Century Fox. Cines: ?. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de Roy McBride quien se adentra en las profundidades del espacio exterior en una misión espacial llena de peligros. El objetivo del astronauta es encontrar a su padre ––perdido hace 16 años en una estación de Júpiter–– y desentrañar los orígenes de las peligrosas emisiones que están poniendo en riesgo la vida de los seres humanos en la Tierra.

En un futuro de corte distópico donde la humanidad ha extendido sus apéndices a una luna  tan habitada como territorializada y se asoma con frecuencia al abismo cósmico, los viajes espaciales constituyen poco más que una aventura cotidiana. En una marcada crítica al colonialismo, James Gray dibuja una sociedad deshumanizada en la que la lucha por los recursos, el afán de grandeza y la presencia de sofisticadas máquinas de evaluación psicológica es una constante en un porvenir inquietante.

El motor del filme es sin duda la motivación de Roy por encontrar a su padre, un hombre admirado por ingenieros y astronautas que viajó hasta Júpiter en una fallida misión de búsqueda de inteligencia alienígena. Pero, además, el objetivo de nuestro protagonista es salvar el mundo de unas emanaciones procedentes del espacio exterior que ponen en peligro el equilibrio del Sistema Solar. No obstante, la deliciosa actuación de Brad Pitt pone de manifiesto unas intenciones más emocionales desde el punto de vista paternal, que no por salvar el mundo.

Para nuestro deleite, James Gray, director del filme, nos hace viajar a lo largo de 124 minutos por un paisaje plagado de placeres visuales, donde las estrellas flotan silenciosas y ejercen de testigos de un paseo tan bello como tortuoso. Tortuoso porque Roy no solo se enfrenta a sus propias contradicciones, sino a seres humanos fríos y calculadores, simios asesinos, piratas lunares y al recuerdo de un padre distante e impasible, enajenado en su lucha interna por encontrar inteligencia extraterrestre. En una frase del filme lo resume a la perfección: “Al final, el hijo sufre los pecados del padre”.

El largometraje expone a la perfección los demonios internos de Roy, marcado por una personalidad huidiza del género humano al tiempo que lo acerca al vacío cósmico, donde parece sentirse más cómodo, como su padre. En él recae casi todo el peso de la película, una actuación sublime que hasta el propio director ha preferido restarle realismo por una lágrima de Brad Pitt. Hasta en la gravedad cero, brotan.

Lo bueno: La interpretación de Brad Pitt, la banda sonora y el apartado visual.
Lo malo: con una dosis más de acción, un mayor protagonismo de otros actores y un guión más ambicioso estaríamos hablando de una película excelente.

Nota: 7/10

Escrita por Sergio Gavilán.

It 2

‘It 2’ es un macabro viaje por el precipicio de la locura, el horror, el suspense, los sobresaltos y personarse ante la mismísima puerta del infierno.

Título original: It. Chapter Two
Dirección: Andy Muschietti
Guión: Gary Dauberman, Jeffrey Jurgensen
Fotografía: Checco Varese
Música: Benjamin Wallfisch
Reparto: Jessica Chastain, Isaiah Mustafa, James McAvoy, Andy Bean, Bill Hader.
Fecha de estreno: 06/09/2019.
País: Estados Unidos. Duración: 165. Género: Terror. Distribución: Vértice Cine. Cines: 343. Tráiler.

Sinopsis: ambientada veintisiete años después de que el Club de Perdedores formado por siete escolares se enfrentara a una criatura siniestra en forma de payaso, los mismos protagonistas se reencuentran en su etapa adulta para acabar de forma definitiva con Pennywise, también llamado Eso (It, en lengua inglesa).

El segundo capítulo de It, que presumiblemente pone punto y final a la historia que imaginó Stephen King, emplaza ante la gran pantalla a los amantes del terror, cuyo propósito no es otro que el de aventurarse en un macabro viaje por el precipicio de la locura, el horror, el suspense, los sobresaltos y personarse ante la mismísima puerta del infierno. ¿Merece la pena el recorrido?

Andy Muschietti, logra su principal cometido. Se trata de una película terrorífica, con un punto de tensión constante, tintes diabólicos y rayano en lo salvaje. Muchos padres, si se informan del contenido de la película, no acompañarán a sus hijos al cine. Pero lo cierto es que los incondicionales del género la disfrutarán mucho, pues hasta el autor del libro (que ha ayudado en el guión) ha expresado lo contento que está con el resultado de la película.

El filme va completándose con el paso de los minutos y se configura como una película oscura y pérfida. Sin momentos para la tranquilidad, el espectador se encuentra en vilo, con la sensación de que cualquier cosa, cualquier detalle, puede asirle de entre las tinieblas. Sin embargo, superado el ecuador del largometraje, la película va zozobrando y acaba perdiéndose en un exceso de locura y sin sentido, sin mencionar que acaba alargándose en exceso, hasta llegar a un final que es prácticamente idéntico al del primer capítulo hace dos años. Así, la película acaba feneciendo bajo un cielo de mensajes reflexivos del que vale la pena apropiarse.

Lo bueno: la atmósfera ochentera, el elenco de actores, el reflejo social y su crítica más allá del terror.
Lo malo: la duración excesiva (casi tres horas), las licencias del guión y el final.

Nota: 7/10

Escrita por Sergio Gavilán.

Fahrenheit 11/9

“‘Fahrenheit 11/9’ es una especie de caricatura de Trump con el objetivo de concienciar a los espectadores de en qué manos han puesto el poder de EEUU”

Título original: Fahrenheit 11/9
Dirección: Michael Moore
Guion: Michael Moore
Fotografía: Luke Geissbuhler, Jayme Roy
Reparto: Documental, Michael Moore.
Fecha de estreno: 09/11/2018
País: Estados Unidos. Duración: 130′. Género: Documental | Política
Distribución: DeaPlaneta. Cines: 21. Trailer.

Sinopsis: documental sobre la campaña electoral y la presidencia de Donald Trump con datos demoledores.

Michael Moore nos trae una película/documental que puede servir para despertar conciencias y que repasa encuestas, noticiarios, debates y opiniones de expertos, una visión de negación respecto a las posibilidades de Trump de alcanzar la presidencia. Además, a pesar de que tenga una duración de 113 minutos, personalmente no se me ha hecho tediosa.

También hace alusión a conflictos raciales a partir de la llegada de Trump, a su moral y frases que se pueden catalogar de muchas maneras, todas negativas.  A partir de ahí, Moore hace referencia a sus medidas más polémicas y establece una comparación con Hitler que, no veo del todo desacertada. Traza paralelismos y, en buena parte, trata de decir que utiliza las mismas estrategias que Hitler. Incluso pone un discurso de Hitler con la voz de Trump.

Lo más interesante y positivo es la actitud de mujeres demócratas y estudiantes de EEUU que tratan sacar a relucir su fuerza y se autoafirman, poniendo en jaque argumentos de políticos republicanos, saliendo en masa a las calles, enfrentándose a Trump en sus mítines… Y, además, con un carácter calmado, inteligente, dialogador, próximo con las personas.

Un documental más bien pesimista, que llama a la acción, a no callarse y a no rendirse, pese a que ya llegamos tarde (temas de cambio climático) y que advierte sobre el posible fracaso de una democracia que, según algunos políticos, ni es auténtica democracia, ni Estados Unidos es el mejor país del mundo.

Lo bueno: un documental que te hace reflexionar. Te lleva a la acción, a actuar, a enarbolar la bandera de la justicia y contra la injusticia.
Lo malo: me hubiera gustado un filme más imparcial, aunque seguramente se le ha querido dar deliberadamente un enfoque unidireccional.

Nota: 7,5/10

Escrita por Sergio Gavilán.