Jurassic World: El Reino Caído

El parque Jurásico vuelve a abrir sus puertas. Sin embargo, no para el disfrute de los turistas sino para evitar la probable extinción de los dinosaurios. Con esta premisa arranca Jurassic World: El Reino Caído, primera película de J.A Bayona al frente de la saga, con un presupuesto de 250 millones de dólares y con la pareja protagonista de su predecesora, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. La apuesta por este cóctel funciona, y mucho.

La saga expande su universo y explora nuevos conceptos, sin pasarse demasiado, que permiten que sea la película más diferente de la saga con un nivel técnico y pulso cinematográfico que recuerda al mejor Spielberg. Y es aquí donde todo el mérito del film recae sobre el buen hacer de Bayona que consigue imprimir una marcha más y levantar un guión ligeramente plano y con unos personajes poco mimados, siendo éste el punto más flojo del largometraje: la falta de empaque emocional. Aún así, tiene algunos de los mejores  momentos de la saga y consigue entretener que es lo que, principalmente, se le pide a un “blockbuster” de estas dimensiones.

Así pues, para los fans de Jurassic Park, esta película será la suya. Podrán disfrutar de sus dinosaurios como nunca antes en situaciones claustrofóbicas y variopintas dignas de un buen thriller.

Lo bueno: Su sentido del entretenimiento y sus bellos e inquietantes planos.

Lo malo: La dejadez del guión por intentar crear unos personajes más consistentes y una mejor conexión emocional.

Nota: 7’5/10

Escrita por Aleix Hernández.

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 406 cines
Anuncios

El Cuaderno de Sara

Aventura africana para Belén Rueda. La famosa actriz de películas como ‘Los Ojos de Julia’ o la reciente, ‘Perfectos Desconocidos’ se pone a las órdenes del director Norberto López Amado para encarnar a Laura, una mujer que decide ir a buscar a su hermana al Congo.

La película es un drama de aventuras que recuerda a ‘Diamante de Sangre’ (Edward Zwick) y que nos adentra en un argumento que podría haberse exprimido más o haber buscado más la reflexión en temas como los niños soldados. Sin embargo, no pretende en ningún momento desmarcarse de su género y se limita a contar la historia, apoyándola con momentos lacrimógenos y una banda sonora repetitiva que ayuda a provocar esa lágrima.

Algunos de los puntos negativos del film son sus diálogos y sus actuaciones porque en ningún momento se hacen creíbles y parecen muy sobreactuados, además de tener secuencias totalmente irreales o innecesarias. A nivel de producción y fotografía es un drama aceptable, pero argumentalmente podría haber dado más de sí, y el viaje a África no enseña nada nuevo.

Lo bueno: su ambiciosa parte técnica y Belén Rueda.

Lo malo: su constante inverosimilitud.

Nota: 5/10

Distribuida por Vasaver y Disney España