Midway: la batalla que cambió la iniciativa en el Pacífico

Por: Sergi Mora Mellado

A pocos días de que se estrene Midway, el nuevo film del director alemán Roland Emmerich sobre la batalla de Midway, uno puede preguntarse qué elementos son los que convierten este acontecimiento ocurrido en junio de 1942 en uno de los combates más recordados y admirados por la historiografía y la filmografía norteamericana.

A lo largo de la historia, muchos conflictos armados se han visto alterados o invertidos a partir de batallas puntuales, que han cambiado el devenir de los acontecimientos; y la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) es un claro ejemplo de ello. Igual que en el frente europeo tuvo batallas y acontecimientos que marcaron un antes y un después en el conflicto mundial, el frente del Pacífico también vivió un giro de los acontecimientos a partir de combates como Pearl Harbor (1941), Iwo Jima (1945) o Midway. Para entender la importancia de Midway en el contexto del frente del Pacífico es importante conocer la situación anterior y posterior de sus contendientes: el Imperio japonés y los Estados Unidos.

En mayo de 1942, el Imperio japonés había conseguido controlar la mayoría del Pacífico a partir de sus victorias en Pearl Harbor, Java, Filipinas o Ceylán. Este control no suponía sólo una ventaja táctica sobre los norteamericanos, sino que también les daba control sobre ciertas materias primas que escaseaban en territorio japonés. Aun así, la posición nipona en el Pacífico carecía de estabilidad: las fuerzas navales estadounidenses aún seguían siendo competentes y existían ciertos problemas de sincronización en el ejército imperial. Por ello y por la necesidad de una guerra de corta duración, el almirante Yamamoto, comandante en jefe de la flota nipona, vio necesario lanzar un ataque, parecido al de Pearl Harbor, que acabara por debilitar las fuerzas norteamericanas. Tras el reforzamiento del puerto hawaiano, el ataque se decidiría llevar a cabo en el atolón de Midway, cerca del archipiélago hawaiano.

En el bando norteamericano, el ataque de Pearl Harbor les había cogido por sorpresa, por lo que no existía en tal momento una industria de guerra como tal. Aunque sí que es cierto que el ataque supuso una cierta ventaja nipona para la toma de territorios en el Pacífico, los Estados Unidos iniciaron una masiva inversión de guerra, tanto a nivel económico y productivo como a nivel de movilización. Para mayo de 1942, la máquina de guerra estadounidense estaba lista para el combate. Esto, sumado al éxito del área de inteligencia, que había conseguido descifrar el código de encriptación de las comunicaciones niponas, pondría sobre aviso al almirante Nimitz, comandante en jefe de la flota del Pacífico, que planearía la defensa de Midway, eliminando el factor sorpresa nipón.

La batalla de Midway, iniciada el 4 de junio tuvo tres fases que fueron claves para la victoria estadounidense. La primera fase de la batalla se inició con un primer ataque nipón sobre las islas Aleutianas, como método de distracción para el verdadero objetivo. Esto, con el conocimiento previo norteamericano del ataque, llevó rápidamente a ambas fuerzas a la segunda fase del conflicto.

El objetivo principal del almirante Yamamoto era el de destruir el aeropuerto de Midway, dejando acorralada la flota restante en la isla. El aeropuerto no fue destruido por completo y, a esto, se le sumó la llegada de los tres portaviones norteamericanos, que tenían como objetivo neutralizar los cuatro de los japoneses. Para los estadounidenses, esta tarea sería muy arriesgada, pues la poca autonomía de los torpedos obligaría a los pilotos a cometer una tarea casi suicida. Y aunque parecía una batalla muy difícil de vencer para las tropas del almirante Nimitz, un cambio en la estrategia nipona llevaría a ambas fuerzas a la última fase de la batalla.

Ambos bandos detectaron los portaviones enemigos, cosa que provocó un cambio de estrategia en el bando nipón: los portaviones estadounidenses serían el nuevo objetivo. Esto suponía un cambio del armamento, cosa que llevaba un tiempo prudencial. Los estadounidenses aprovecharon la situación y se lanzaron con todas sus fuerzas, resultando en un ataque masivo hacia los portaviones nipones. Tras la batalla, el Imperio japonés había perdido los cuatro enviados a Midway y los Estados Unidos, aunque con pérdidas también, había conseguido frenar el ataque imperial.

La batalla de Midway supuso, en líneas generales, un cambio de tornas entre las fuerzas japonesas y norteamericanas. Los japoneses, que habían controlado hasta ese momento el Pacífico, se vieron muy afectados por las terribles pérdidas del combate: no solo destruyeron la mayor parte de su flota de portaviones, sino que también perdieron a los pilotos más experimentados –siendo estos imposibles de reemplazar rápidamente por los anticuados métodos de adiestramiento. Esto, sumado a una industria de guerra más lenta, llevó a las fuerzas japonesas del control a la resistencia y defensa de las islas conquistadas. En cambio, para los norteamericanos, supuso el inicio de la contraofensiva en el Pacífico: la batalla supuso una inyección de confianza para las tropas y el armamento perdido se pudo reemplazar rápidamente gracias a la potente industria de guerra iniciada tras Pearl Harbor.

En definitiva, ¿podemos afirmar que la batalla de Midway marcó un antes y un después en la guerra en el Pacífico? Efectivamente. Pero ¿podemos afirmar que fuera la gran y definitiva batalla que a veces cierta historiografía y filmografía patriótica intenta vender al espectador? No. A partir de Midway, la recuperación de las islas del Pacífico se tornó en una misión de alto riesgo para los estadounidenses. Batallas como la de Iwo Jima (1945) demuestran que Midway fue el punto de inicio, pero, ni de lejos, el final de una contraofensiva sangrienta y que llevaría a ambos contrincantes a las situaciones más atroces y violentas en el Pacífico.

Fuentes:

  • ARTOLA, R. La II Guerra Mundial. De Varsovia a Berlín, Madrid: Alianza Editorial, 2005.
  • VÁZQUEZ, G. “La batalla de Midway”, Revista Digital de Artes y Humanidades nº 4, 2014. pp. 158-164.
  • WOODBURY, D. “The Battle of Midway: Why the Japanese Lost”, Naval War College Review, vol. 53, nº 3, 200. pp. 60-100.

Recomendaciones:

  • Ver la película La Batalla de Midway de 1976, dirigida por Jack Smight.
  • Ver el vídeo de Academia Play, Batalla de Midway.

One response to “Midway: la batalla que cambió la iniciativa en el Pacífico

  1. Pingback: Midway – Cinezin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .