La AICE analiza la industria audiovisual en ‘Lo Que Viene’

Del 21 al 24 de junio, el pueblo de Tudela de Navarra recibirá a la Asociación de Informadores Cinematográficos de España para convertir la localidad en el lugar idóneo para analizar la industria audiovisual del país y avanzar los estrenos qué llegarán en lo que queda de 2018. LO QUE VIENE es el certamen organizado por la AICE que pretende constituir una verdadera convivencia entre la prensa y la industria de cine. Cinezin estará presenta en el evento para ver, aprender, disfrutar y comunicar todo lo que sucede en Tudela. Todos nuestros pasos los podréis seguir en nuestro Twitter y en un apartado dedicado al acontecimiento. Sigue leyendo

Anuncios

Sorteo “Call Me By Your Name”

El pasado 26 de enero de 2018 se estrenó en España Call Me By Your Name, una de las películas que más premios ganó en la pasada temporada y que tanto gusto a público y crítica. Y quien no se enamora con la maravillosa historia de amor entre Elio y Oliver que construyeron Luca Guadagnino y el veterano James Ivory (que ganó el Oscar por el guión). Sigue leyendo

10×10

La venganza no cabe en una habitación. La directora Suzi Ewing inaugura su filmografía con un ‘thriller’ al estilo de ‘Cube’ (1997) sobre un hombre que secuestra a una mujer y la encierra en una habitación aislada.

Por un lado, el film se alimenta de un argumento sencillo y algo tópico en el género de ‘thriller’ para contar una historia sobre un hombre que busca venganza. Para ello, tiene a Luke Evans y Kelly Reilly como protagonistas: ambos excelentes en sus papeles. También contiene instantes de intriga y suspense y, a nivel técnico, no hay nada que envidiarle, ya que, por ejemplo, sabe sacarle provecho a una fotografía elegante.

Por otro lado, la película tiene sus puntos negativos que no la hacen ser una gran película en el género y que puede pasar muy desapercibido. Por ejemplo, es muy irregular en cuanto a ritmo (y solo dura 86 minutos) y no acaba de situarse dentro del ‘thriller’ y suspense. Además, tiene vueltas de tuerca que dejan claro que pretende jugar con el espectador, pero éste ya se da cuenta de lo que sucede.

Aun así, “10×10” es una ambiciosa película que, como ópera prima, cumple con sus expectativas de entretener, mantener el interés y dejar en bandeja el mensaje que pretende transmitir aunque éste ya esté muy visto.

Lo bueno: sus actuaciones y la violencia que presenta.

Lo malo: la sensación que puede dar mucho más de sí.

Nota: 6/10

Distribuida por Flins y Piniculas
Estreno en 4 cines

Western

Emulando el ‘western’ en el este. La directora alemana Valeska Grisebach estrena en España una película pequeña muy recomendable interpretada por actores no profesionales y que va creciendo a medida que se digiere.

La historia que nos cuenta se centra en un obrero alemán que trabaja con sus compañeros en una obra en la frontera de Bulgaria y Grecia. Habrá un día que empezará a relacionarse con un pueblo búlgaro y eso le llevará rivalidades con sus compañeros alemanes. Con este argumento, la directora y guionista quiere emular la idea principal del género ‘western’ con el personaje del forastero, pero en el este de Europa donde todavía hay ciertos prejuicios a los “venidos de fuera”.

La película tiene un metraje de 100 minutos que no pasan muy rápido porque el alma del argumento se va cociendo poco a poco, muy lentamente. Se aprovecha de los paisajes de la zona para hacer una espléndida escenografía y le da mucha importancia a las miradas y gestos. De hecho, el aspecto más importante del film es mostrar cómo se intentan hacer entender entre alemanes y búlgaros, dándole importancia al lenguaje no verbal. Una vez más existe una película que quiere afirmar esa frase de “hablando la gente se entiende” y con la violencia no soluciona nada.

Con esto, ‘Western’ es un inteligente drama que desarrolla un argumento complejo con elegancia y sin carencias que, por momentos recuerda a ‘Chevalier’ y, una vez lo visualizas, va creciendo dentro de tí una sensación de haber visto cine independiente de calidad. De las imprescindibles del 2018.

Lo bueno: el desarrollo emocional del protagonista.

Lo malo: que pase desapercibido o sea para un público muy reducido.

Nota: 8/10

Distribuida por La Aventura Audiovisual
Estreno en 12 cines

El Repostero de Berlín

Un pastel amargo y mal acabado. El director israelí Ofir Raul Graizer se estrena en el mundo del cine con una ópera prima sobre el romance entre dos hombres, uno de Berlín y otro de Jerusalén, que se complicará cuando el de Israel muera.

Con esta premisa argumental nos encontramos con una película de 104 minutos que, en momentos concretos, se hace muy pesada y larga. Además, a nivel argumental tiene algunas carencias y un “flasback” totalmente innecesario. El metraje se alarga para mostrar secuencias entre los dos hombres, pero solo sirve para darle más dramatismo.

A parte de este problema argumental tiene uno de peor y es que no sabe como acabar el film. Como espectador, nos entras en la trama hasta pasados unos minutos que es cuando se hace interesante, pero su epílogo es muy mediocre. Da la sensación de que no sabe como terminar la historia y su conclusión final es poco creíble y estúpida.

Aun así, es una inteligente idea la del director y guionista tratar el tema de la homosexualidad con un personaje repostero, ya que le da mucho juego en su estancia en Jerusalén. Es ahí cuando la cinta coge fuerza y nos demuestra que el actor y la actriz principal saben interpretar muy bien, con una clara crítica a la tradición religiosa hebrea.

Lo bueno: los personajes de Thomas y Anat.

Lo malo: tener la sensación que todo va a la deriva, sin rumbo.

Nota: 6/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 35 cines

Los Cuatrocientos Golpes

El gran golpe de la falta de amor. En 1960 llegaba a España la primera película de François Truffaut, uno de los máximos exponentes de la “nouvelle vague” francesa. En ella nos cuenta la vida de un niño con problemas en la escuela y en casa que irán degradándolo emocionalmente.

Antes de nada, la película nos enseña la educación de la época en Francia y la intransigencia de los profesores. A partir de aquí, Antoine Doinel (el chico) se convierte en el tempo del film y nos va trasladando en sus espacios: su casa, la escuela y la calle. En todos ellos, el director nos enseña esos golpes a que se refiere el título que va recibiendo el niño, ya sea comentarios ofensivos de su madre o profesor y, muestra que en la calle es el momento en que es libre y puede estar con su amigo.

Todo el argumento está construido con una naturalidad y credibilidad excelente que ayudan al espectador a empatizar con el personaje y a preguntarnos qué haríamos nosotros si estuviéramos en su situación. Personalmente, creo que Truffaut logra su objetivo con la película y cuenta magníficamente una historia dura con momentos divertidos sobre lo dura que es la vida, reflejado en un niño inocente que se va pervirtiendo.

‘Los 400 Golpes’ de François Truffaut ha pasado a ser una de las obras imprescindibles de la historia del cine y no merece más menciones a parte. La historia está bien explicada, crea debate y el tema puede llegar a ser muy actual.

Más información de la película aquí.