La Canción de los Nombres Olvidados

‘La Canción de los Nombres Olvidados’ se sustenta tanto en la majestuosidad de la música como arte que ignora casi por completo el contenido.

Título original: The Song of Names
Dirección: François Girard
Guion: Jeffrey Caine (Libro: Norman Lebrecht)
Fotografía: David Franco
Música: Howard Shore
Reparto: Tim Roth, Clive Owen, Catherine McCormack, Saul Rubinek, Jonah Hauer-King, …
Fecha de estreno: 13/03/20.
País: Canadá. Duración: 111’.  Género: Drama.
Distribución: Filmax. Cines: 74. Trailer.

Sinopsis: Explica la historia del regreso de Dovidl a los escenarios musicales, un violinista judío que desapareció instantes antes de un esperado concierto, y el viaje de su hermano Martín hasta encontrarlo.

La Canción de los Nombres Olvidados es una película sobrecargada en todos los aspectos que sustenta todo el peso narrativo en un violín, con Clive Owen y Tim Roth como protagonistas, dos personajes muy mejorables, sobre todo el de Owen el cual es plano y frío y destila tal halo de suficiencia como si ya supiera su destino de antemano. El director ha pretendido priorizar el desarrollo de la reconversión del personaje de Owen al judaísmo en su tardía adolescencia y su huída del mundo del espectáculo antes del vínculo con su violín. Y, en mi opinión, que un objeto sea el núcleo de una historia no es un problema, pero la gravedad del asunto está cuando no se desarrolla un mundo alrededor suyo que acompañe.

El film desarrolla el argumento mediante flashbacks y discusiones, convirtiendo la trama en prefabricada, toda endulzada por un exceso de música extradiegética en manos del mismísimo Howard Shore. La música acompaña en todo y cada uno de los pasos del personaje de Owen, ejemplificado en las dos/tres notas de piano para acentuar un dramatismo en cada cambio de escena y/o de plano. La exaltación de la emoción producida por la majestuosidad de la música sintetiza la sensación que deja la película: pomposidad para tapar la carencia de imaginación.

Lo bueno: La caracterización del mundo judío.
Lo malo: La pretenciosidad de la cinta en todos los aspectos.

Nota: 3/10

Escrita por Edgar Caride.

Géminis

‘Géminis’ es una película recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier.

Título original: Gemini Man
Dirección: Ang Lee (La Vida de Pi, Billy Lynn)
Guion: David Benioff, Darren Lemke, Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson, Andrew Niccol, Billy Ray.
Fotografía: Dion Beebe
Música: Lorne Balfe
Reparto: Will Smith, Clive Owen, Mary Elizabeth Winstead, Benedict Wong, Linda Emond, Kenny Sheard, Ralph Brown, …
Fecha de estreno: 11/10/2019
País: Estados Unidos. Duración: 117′. Género: Acción.
Distribución: Paramount Pictures. Cines: 339. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de cuando Henry Brogan decide dejar su carrera como asesino a sueldo para el gobierno estadounidense, descubre cómo un misterioso agente, que parece ser una versión joven de él, le persigue con el objetivo acabar con su vida. Comenzará así una lucha entre dos “iguales”, entre la experiencia y la intrepidez, tan semejantes, tan distintos.

En ocasiones, uno puede llegar a pensar que por cuantas más manos pase un guión, tanto mejor. Y refuerza esta idea el hecho de que, entre los seis guionistas, se encuentren David Benioff (guionista de Troya y Juego de Tronos) y Andrew Niccol (guionista de El show de Truman). No obstante, una vez visualizado el tráiler se conciben ligeras sospechas de su calidad. Una vez el filme echa a correr, las sospechas se convierten en dudas razonables, para después, en su transcurso y apogeo, trocarse en decepción y certeza de un tortazo. Lo cierto es que da la impresión de que el guión, en lugar de demasiado manoseado, parece estar desprovisto de ideas, sin personalidad. La película pone todo su atractivo en la parte visual, en los efectos especiales y en la acción. Pero, ¿basta sólo con esto?

El espectador no puede conformarse con una trama tan pobre y vacía de contenido. Se puede profundizar y explotar la carga psicológica que comporta descubrir un mundo sin ética, donde el protagonista advierte que pasas de cazador a cazado, por tu propio yo clonado, por una copia exacta de ti más joven, más fuerte. Pero Brogan no parece experimentar nada ante este descubrimiento, y pronto todo se convierte en una lucha sin cuartel entre los mejores sicarios del mundo. Sin más. Por eso, la película es un mal producto debido a un guión ramplón, del que cabe preguntarse cómo es posible que no le dieran más vueltas. Y es que, si la fuerza del guión reside en la espectacularidad de la acción, ¿no era mejor crear una trama algo más compleja y profunda? Sin duda, como hemos señalado arriba, tenía sus posibilidades y bajo esos preceptos se hubiera logrado algo más convincente.

Will Smith es quien carga con todo el peso del filme, pues encarna al protagonista y al antagonista. En mi opinión, rescatar a Will Smith es una buena muestra de las posibilidades del cine actual y del futuro. Sin embargo, es lo único salvable de la película, junto a los extraordinarios efectos especiales de un cine más propio de la noche de un sábado en abierto. ¿Entretiene? Depende para quién. Lo cierto es que puede llegar a ser recomendable si tienes un día de aquellos flojos donde no te apetece ver nada más que persecuciones, acción y tiros por doquier. Pero no, la película no se deja apreciar, no han querido.

Lo bueno: los efectos visuales
Lo malo: el guión.

Nota: 4/10

Escrita por Sergio Gavilán.

Valerian y la ciudad de los mil planetas

Viajando por el universo con Luc Besson. El director de grandes películas como ‘León: el Profesional’ o ‘El Quinto Elemento’ deja a Lucy para adentrarse en el universo de Valérian y Laureline, creado por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières.

Con mucha responsabilidad en su espalda, Besson adapta un cómic ambicioso lleno de colores, animales, lugares, personas y planetas que inspiró en su momento a grandes ‘space-operas’ como ‘Star Wars’ y ahora nos sumerge en un apasionante y maravilloso viaje por Alpha. Los responsables de todo son Dane DeHaan y Cara Delevingne quienes transmiten mucha química entre ellos aunque por momentos nos recuerda a una típica historia adolescente e inmadura de dos jóvenes salvando el universo.

Aun así, a parte de momentos donde el guión flojea mucho, surgen instantes de lágrima fácil innecesarios y alarga escenas inútilmente, la película se sustenta, en su mayoría, por sus efectos especiales los cuales nos hacen pensar que los casi 200 millones de euros gastados han estado bien invertidos. Gracias a ellos, como espectador disfrutas de un auténtico viaje por el espacio y planetas descubriendo seres rarísimos, empatizas con ellos y te crees todos los lugares por lo que te transporta. Y todo esto acompañado por una banda sonora de Alexandre Desplat sinfónica, dinámica y épica que recuerda a John Williams.

De este modo, Luc Besson y su imprescindible equipo aprueban con nota alta este proyecto ambicioso que decae en su parte narrativa convencional, pero da la talla en su lado técnico invitando al público a viajar en una ‘space-opera’ exagerada, apabullante y entretenida en sus  137 minutos. Personalmente, no gozaba tanto de una película así desde ‘Avatar’.

Lo bueno: su arte para capturar al espectador y no dejarlo en las casi dos horas y media.

Lo malo: el diálogo en muchas escenas y los momentos emotivos innecesarios.

Nota: 8/10

Distribuida por EOne Films
Estreno en 351 cines