A 47 Metros

A 47 metros bajo el agua. Como cada año tenemos una película sobre tiburones y aventuras marinas para hacer pasar un mal rato al espectador y obligar a alejarnos del mar. Esta vez es el director inglés Johannes Roberts quien nos junta a dos amigas de vacaciones en México dispuestas a vivir experiencias nuevas y, a veces, traumáticas.

Con esta premisa, nos encontramos con un típico argumento y demasiado previsible en un film que recuerda al del año pasado, ‘Infierno Azul’ y nos obliga a compararlos. Si no lo hacemos, tenemos delante una película de aventura en la cual los tiburones no son protagonistas sino, más bien, es la supervivencia el principal elemento. Nada que no hayamos visto anteriormente.

Sin embargo, sí es verdad que tiene momentos muy inquietantes, algunos sustos y escenas imperdibles, pero no deja de ser otra cinta de supervivencia con mucha tensión y que en sus 87 minutos se puede hacer larga. No recomendable para quienes tienen mucho miedo o pánico a las profundidades del mar porque gracias a los efectos especiales hay minutos de auténtico miedo marino.

Lo bueno: las actuaciones de las protagonistas.

Lo malo: se puede hacer larga y no innova en nada.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Selecta Visión y Madavenue
Estreno en 165 cines
Anuncios

Infierno Azul

the_shallows-440308375-largeEl tiburón de Collet-Serra. No encontraréis el mismo tiburón de Spielberg sino el recuerdo de éste y el de Jaume Collet-Serra, un director polifacético que sabe manejar cada situación con habilidad.

Antes de ver la película y habiendo visto el trailer ya sabes lo que te vas a encontrar: intriga, nervios, un tiburón grande, muertes, una protagonista patosa y mucha supervivencia. Pues no falta nada de todo esto. Gracias a la buena y muy creíble interpretación de Blake Lively y la banda sonora inquieta e intensa harán pasar muchos nervios e intriga al espectador buscando al tiburón y pensar en qué es capaz de hacer.

Mantiene un buen suspense en todo el metraje para estar conectado desde un principio y muestra un buen ejemplo de supervivencia pese a ser muy obvio. Personalmente, el punto negativo es la cámara que en muchas ocasiones busca los planos del cuerpo de la actriz para demostrar que es bella cuando ya lo vemos desde un principio. Tiene algún error, se puede llegar a pensar que lo que hace es imposible -pero lo hace- y es muy previsible y típica en este género.

Una aventura marina buena y correcta que nos hará picar el anzuelo para sufrir con la protagonista y recordar a ‘Tiburón’ -y empezar bien el verano-.

Nota: 6’5/10