Matar a Jesús

Venganza y violencia en Colombia. La directora colombiana Laura Mora Ortega presenta un drama en medio de Medellín centrado en el personaje de Paula, una joven que perderá a su padre y querrá buscar al culpable después de que la policial archivase el caso.

La historia que explica el film es una más dentro del subgénero de la venganza porque la manera como está explicada y algunos momentos son factores estandard en este tipo de cintas. No obstante, lo que la directora le añade es su propio encanto a un relato duro con una puesta en escena incómoda y haciendo un excelente retrato psicológico de la protagonista, interpretada correctamente por Natasha Jaramillo.

Aun así, el film tiene puntos negativos a remarcar que, personalmente, me faltaron, como algún momento culminante del clímax que se va creando aunque es cierto que regala una escena maravillosa, pero fictícia. Asimismo, a más de uno se le hará eterna y pesada aunque solo sean 95 minutos, ya que sí tiene tensión e intriga, pero no logra mantenerla durante todo el metraje.

En definitiva, la película de Laura Mora Ortega se queda “a medias tintas” en según qué ocasiones, factor que la hace una cinta interesante más, siendo así para quien quiera entrar en una historia de venganza juvenil en Colombia.

Lo bueno: una escena particular de Natasha.

Lo malo: que no termine de ser atrevida y completa.

Nota: 6’5/10

Distribuida por El Sur Films

//www.dailymotion.com/embed/video/x6gvorr

Anuncios

American Assassin

La venganza de Mitch Rapp. El director Michael Cuesta presenta una tópica y típica película de acción sobre casos de la CIA. En concreto, explica la historia de Mitch Rapp, un joven que pierde a su novia en un atentado y decide vengarse, hasta que será reclutado por la Agencia Central de Inteligencia para combatir en una misión que puede poner en peligro la Humanidad.

Con tan solo leer el argumento ya podemos intuir qué tipo de película nos encontraremos al verla, pues no se aleja de las convencionalidades y tópicos del género de acción. Contiene escenas de acción espectaculares y escenas impactantes, así como, también, tiene un cierto grado de exageración que le va bien para mostrar algo diferente. No obstante, a nivel técnico no destaca en nada aunque las interpretaciones de Dylan O’Brien y Michael Keaton son correctas y ofrece unos 111 minutos entretenidos.

Lo que pedimos en películas como estas es mero entretenimiento y una historia creíble y, aunque su hilo argumental es muy enrevesado, ayuda a desconectar y adentrarte en ella.

Lo bueno: Dylan O’Brien y su acción.

Lo malo: la sensación de haberlo visto ya.

Nota: 6/10

Distribuida por EOne Films
Estreno en 218 cines

Una Historia de Venganza

Arnold Schwarzenegger se hace mayor. En 2002, un avión se estrelló en Estados Unidos y dejó muchas víctimas, dentro de las cuales, había la família de un hombre que, a partir de lo acaecido, iniciará una venganza contra el culpable del accidente aéreo. Este es el argumento de la nueva película de Elliot Lester (Blitz) que escoge a Arnold Schwarzenegger para protagonizar esta historia de venganza.

Si partimos de la base de que el tema vengativo está muy visto en el cine, debo afirmar que el film no aporta nada nuevo. Además, sus personajes no son creíbles -a excepción de algunos instantes- y se crea una barrera entre el espectador y la historia. Su fotografía y banda sonora son dos elementos a destacar que no salvan en ningún momento el conjunto de la película que no hace aguas porque sigue fielmente su hilo argumental, pero no deja nada para el público.

Lo bueno: Scoot McNairy, la fotografía y su música.

Lo malo: todo lo demás.

Nota: 4/10

¿Qué os encontraréis en ‘Una Historia de Venganza’?
1. Un argumento típico, sin sorpresas y poco ambicioso.
2. Un Arnold Schwarzenegger muy mayor demostrando que los dramas no son lo suyo.
3. Alguna actuación buena, una fotografía aceptable y una banda sonora cargada, pero agradable.
4. Momentos de entretenimiento, pero que poco a poco terminan aburriendo.
5. Una película que bien podría ser un telefilm de domingo por la tarde.