Megalodón

Statham versus The Meg. Jon Turteltaub, director de La Búsqueda, entre otros proyectos, regresa como director de una película tras cinco años de inactividad con un ‘megatiburón’ y Jason Statham.

‘Megalodón’ es la película que cada verano tenemos en la cartelera. Perfecta e ideal para no pisar el mar durante unas semanas pues esta vez, la historia trata sobre el tiburón más grande del planeta que habita en lo más profundo de Las Marianas. Un equipo de exploración submarina lo descubrirá y el animal pondrá en peligro las costas asiáticas y, un experto en rescates en aguas profundas deberá acabar con él.

Con este argumento tenemos asegurados momentos de tensión, sustos variados, juegos con el espectador para saber dónde se encuentra el tiburón y, sobre todo, un Jason Statham salvador. El actor británico interpreta el papel del experto rescatador, una vez más el mismo tipo de personaje que en otras películas, pero aquí hay excepción: debe acabar con un animal prehistórico de 23 metros. Todo esto lo vemos y lo gozamos.

La película da lo que el público quiere ver, pero no innova en el subgénero de tiburones, ya que encontramos los mismos clichés que en otras producciones. Además, el argumento tiene tres partes y entre ellas hay un desequilibrio importante en interés así como, también, un dramatismo en algunos personajes totalmente innecesario.

En mi opinión, ‘Megalodón’ no me ha decepcionado en ningún sentido si no que me ha dado todo lo que quería ver y disfrutar. Cierto es que hay muy poca sangre, que le hace perder espectacularidad, y casi podría ser una película familiar -a partir de 12 años-. En definitiva, es una nueva exhibición de Statham y lo que le llamaría un ‘guilty pleasure’.

Lo bueno: el duelo Statham vs Megalodón.

Lo malo: el dramatismo y parece que el argumento sea haya hecho sobre la marcha.

Nota: 6/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Anuncios

xXx: Reactivated

xxxreVuelven los Triple X. La misión creada por Augustus Gibbons ha vuelto a activarse para hacer saltar al espectador de la butaca y para que goce de un espectáculo visual repleto de explosiones, escenas de acción trepidante, violencia y, esta vez, muchas chicas.

D. J. Caruso es el encargado de dirigir este proyecto hecho solamente para entretener y pasar los minutos con las peripecias de Vin Diesel quien sigue estando en su salsa actuando como Xander Cage. Comparada con las otras dos películas de la saga, ésta es más surrealista porque contiene más momentos sin ningún tipo de credibilidad así como, también, algunos errores imperdonables.

Su objetivo es bien claro: entretener durante los 107 minutos con acción extrema y una música agotadora. Puede gustar a quien esté acostumbrado a ver este tipo de películas, pero podríamos decir que al cine no le hacía falta esta tercera parte. El único aspecto que me gustó fue ver a todos los personajes juntos -menos la presencia de Neymar Jr. que es prescindible y, en general, la historia hace aguas-, y, en pocas palabras, es como si juntaras ‘Los Mercenarios’ con ‘Fast and Furious’.

Lo bueno: una o dos escenas y alguna frase de humor.

Lo malo: el resto.

Recomendable para esas personas que les guste este género de acción sin ninguna intención de incidir en la mente del espectador.

Nota: 4/10

Sigue leyendo