Deadpool 2

Menos frescura, mejor historia. Hace dos años, Ryan Reynolds revolucionó –en cierto modo- el cine de superhéroes con Deadpool, la primera película del subgénero recomendada para mayores de 18 años que hacía del humor gamberro y la violencia descarnada sus señas de identidad. También era la redención particular del actor canadiense con la vorágine del cine superheroico tras el desastre de Linterna verde y su participación en la paupérrima X-Men Orígenes: Lobezno, donde precisamente interpretaba a Wade Wilson, el alter ego de Deadpool. En definitiva, Deadpool 2, tras el éxito de la primera entrega, era cuestión de tiempo. ¿El problema? Sucumbir la enfermedad de las secuelas y perder su frescura en pos de mayor presupuesto y conocimiento por parte del público general.

¿Resultado? Sí, la propuesta no tiene la misma frescura, pero su capacidad para el humor referencial sigue intacta, quizás mejor, y la historia central –así como el villano- son mucho más interesantes y más libres en tanto que no depende de presentación de personaje en un film inaugural de franquicia. El cambio de director, con David Leitch (John Wick, Atómica) al frente, se nota en unas set pieces mucho más elaboradas y mejor ejecutadas: desde ese prólogo por varias ciudades hasta el alucinante –y desternillante- salto en paracaídas al iniciar la misión. La inclusión de Cable (enorme Josh Brolin) es tan esperado por los fans de Marvel (lo echaban de menos en entregas de X-Men) como de recibo para los neófitos, porque es un gran personaje y aporta dinamismo al relato (el enfrentamiento entre Deadpool y Cable es antológico).

Deadpool ironiza al inicio –romper la cuarta pared es otro de los muchos aciertos humorísticos de esta saga- acerca de si la película es familiar o no. Lo que está claro es que es un canto a la relación fraternal entre un conjunto de superhéroes desencantados de la vida e incomprendidos por el sistema. En buena parte, la propia película también lo es: navega a contracorriente en el vasto océano del cine de superhéroes canónico de Marvel Studios y DC-Warner. Una consonancia extracinematográfica que arropa todo el juego meta de la película: desde bromas con el equipo creativo (al propio director incluido), al estudio (20th FOX) con constantes dardos a la franquicia X-Men, pasando por toda clase de referencias a la cultura popular como Star Wars, los universos cinematográficos rivales o temas más espinosos como el conflicto racial en E.E.U.U. o la pederastia en centros docentes. Entre todas ellas, servidor tuvo especial predilección con un gag a colación de la –brillante- serie Community, solo apreciable para espectadores de la misma.

Por encima de todo ello, lo mejor es la capacidad autocrítica de Ryan Reynolds. En un ejercicio de auto exorcismo se ríe de su condición de chico modelo como star hollywoodiense y de sus fracasos artísticos. Su interpretación es excelente, siempre ha sido un intérprete de corto alcance, pero como Deadpool ha encontrado un registro idóneo a sus limitaciones. Deadpool 2 no es nada novedosa, está sujeta al encorsetamiento del género, pese al humor negro y su explícita violencia, y se antoja como rutinaria en un engranaje en el que ya es difícil sorprender.

Nota: 7/10

Escrita por Alain Garrido

Distribuida por 20th Century Fox
Anuncios

Campeones

“A mi tampoco me gustaría tener un hijo como yo, pero sí me gustaría tener un padre como tú”. Esta es la frase que resume la película de Javier Fesser sobre un entrenador de baloncesto con prejuicios que debe hacerse cargo de un equipo de discapacitados intelectuales.

Después de hacer Mortadelo y Filemón, Fesser regresa a la gran pantalla con una comedia dramática sobre una situación cotidiana que plantea interesantes debates como, por ejemplo, sobre lo que es normal. Además, acompaña al espectador durante 124 minutos sin hacerse larga ni pesada, siempre manteniendo el interés por saber cómo evoluciona el personaje de Marco, magníficamente bien interpretado por Javier Gutiérrez.

Hay que decir que, nada más empezar la película ya sabes qué pasará y, toda ella es bastante predecible. No deja de ser un drama típico sobre un tema actual con el que muchos se pueden identificar, por lo que no juega con el factor sorpresa. Aun así, el carisma y el esfuerzo de todos los integrantes del film hacen que, como drama nos de momentos verdaderamente emotivos y, como comedia nos regala instantes para enmarcar.

Javier Fesser logra hacer una película completa que no deja indiferente y que obliga a pensar sobre los pensamientos que tenemos acerca de determinadas personas sin  antes conocerlas.

Lo bueno: la ternura que desprende cada personaje sin caer en el dramatismo extremo.

Lo malo: la historia de amor parece añadida con calzador.

Nota: 8/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 286 cines

Sorteo “Nuestros Maravillosos Aliados”

El pasado 21 de febrero de 2018, la empresa Reel One Entertainment sacó a la venta su nueva película en formato DVD y Blu-Ray, después de ‘Darkman’. Esta vez han comprado los derechos a Universal Pictures de ‘Nuestros Maravillosos Aliados’, película dirigida por Matthew Robbins del año 1987, que ya podéis comprar. Sigue leyendo

La Muerte de Stalin

Sin Stalin, ¿que hacemos? El creador de la exitosa serie “Veep”, Armando Iannucci sigue en el género de la comedia con esta película sobre la muerte del dictador Iósif Stalin y la pugna por el poder en los días posteriores.

La noche del 2 de marzo de 1953, el dictador ruso murió en su despacho y los días posteriores, los personajes más importantes de su gabinete, como Nikita Kruschev, interpretado magistralmente por Steve Buscemi, quien hace un duo perfecto con Simon Russell Beale que encarna a Lavrenti Beria, decidieron qué hacer con el cadáver y quién debía sucederle. Es aquí donde reside las dos grandes virtudes: sus actuaciones y sus diálogos, ya que ambos aspectos ponen cara, ojos y sátira al film que pretende desmitificar las figuras del Politburó ruso y darles otro enfoque.

La película es un ataque directo al poder dictatorial, a las formalidades, a las ansias de poder y las incongruencias que éste produce, entre otros temas que, juntos hacen una comedia satírica muy recomendable para los amantes del género y que va de menos a más. Así pues, Iannucci muestra otra cara sobre un episodio curioso de la Historia de Rusia de la mejor forma: con entretenimiento, risas, críticas políticas y, auténticos y frenéticos instantes de discusión.

Lo bueno: Simon Russell Beale y su diálogo.

Lo malo: que Jason Isaacs no sea uno de los protagonistas.

Nota: 7/10

Distribuida por Avalon
Estreno en 46 cines

The Party

Sorprendente comedia teatral. La director Sally Potter vuelve al cine después de cinco años de inactividad con una comedia negra muy recomendable e imprescindible.

La historia que nos presenta es la de Janet, una mujer que organiza una fiesta con sus amigos tras ser nombrada ministra del Gobierno, pero este encuentro se convertirá en una celebración totalmente surrealista e hilarante. Su reparto es la gran virtud del film, constituido por siete nombres: Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cherry Jones, Emily Mortimer, Cillian Murphy,Kristin Scott Thomas, Timothy Spall. Todos están excelentes y permiten que el hilo argumental se desenvolupe de manera ágil y sorprenda cada minuto al público.

La película contiene historias independientes que se desarrollan en una misma casa disparando contra temas como el feminismo, la maternidad, la fidelidad, la política y la lealtad que, de cada uno, puedes sacar una propia conclusión. No obstante, la conclusión final no se cierra hasta que se acaba el film y, esa es otra virtud, ya que como espectador estás expectante por todo lo que ocurre, creándose así una especie de ‘thriller-drama’ frenético, divertido y preciso.

‘The Party’ de Sally Potter es una bomba de relojería, que va ganando minuto a minuto y logra entretener durante sus 71 minutos en una comedia negra y dramática con unos diálogos brillantes. Una verdadera sorpresa de obligado visionado.

Lo bueno: todo su elenco y su capacidad por introducir al espectador en medio del ‘follón’.

Lo malo: que no se vea.

Nota: 8/10

Distribuida por Avalon
Estreno en 52 cines

The Disaster Artist

Lo bueno se hace esperar. Y eso es justo lo que debieron inculcarle al joven James Franco que no sólo protagoniza la excelente “The disaster artist” sino que también se atreve colocándose detrás de la cámara.

“The Disaster Artist” supone la adaptación del libro de Greg Sestero que habla sobre la producción de una de las consideradas peores películas de la historia, “The Room”, dirigida y protagonizada en el año 2003 por Tommy Wiseau. Estamos ante un biopic distinto, fresco y que, a pesar de saber cómo acabará, no podemos evitar sentir esa emoción que el buen cine logra a medida que se va acercando el final.

Una película debe tener un muy buen comienzo y un mejor final. Este es el caso de “The Disaster Artist”, que con sus primeros minutos de testimonios no sólo aporta originalidad sino que además ya dibuja una sonrisa en la cara del espectador avisándole de la maravilla que le espera. 

El sentido del humor que inserta James Franco en su película es de lo mejor de la cinta, un humor inteligente y en ningún momento forzado (cosa que podría haber ocurrido por el personaje interpretado por aquél). Su casting ha sido uno de los grandes aciertos: no nos podemos imaginar a otro que no sea James Franco como Wiseau, Dave Franco está simplemente brillante y sus secundarios como Seth Rogen son piezas esenciales para elevar esta comedia que sin duda podría ser la definitiva de este 2017.

“The Disaster Artist” logra ser un biopic desternillante, original, fresca y que en ningún momento pierde al espectador por el camino. Con esta cinta James Franco demuestra ser un auténtico valiente, de aquellos que no deberían dejar de serlo de aquí en adelante. Gracias, señor Franco. El cine se lo agradece.

Lo mejor: James Franco y los momentos de rodaje.

Lo peor: Que al ser un biopic la gente no apueste por ir al cine.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 124 cines

Coco

La unión entre Disney y Pixar no podía defraudarnos. Y no lo ha hecho. “Coco” es una de las películas de animación más hermosas, auténticas y coloridas que el cine nos ha ofrecido estos últimos años.

La originalidad se adueña de las pantallas narrando la historia de Miguel, un niño de 12 años que pertenece a una familia de zapateros en la que la música está prohibida. Sin embargo, él quiere ser músico y ésta pasión le llevará a adentrarse al mundo de los muertos para conocer su verdadero legado familiar. 

“Coco” da en el clavo a la hora de dirigirse a todo tipo de público: tanto los más pequeños como los que ya no lo somos tanto disfrutarán, tararearán sus canciones y se emocionarán con el mensaje tan verdadero que esta película logra transmitir. Ojo a un final en el que será imposible no derramar alguna que otra lagrimilla.

Sus personajes son divertidos, variopintos y cada uno de ellos muy necesarios para construir un universo lleno de coloridos y música, mucha música. Su argumento podría espantar a más de uno por posibles toques infantiles, pero no se confundan: “Coco” es de esas obras maestras que se adentrará en el corazón de los espectadores y que les acompañará después de su visionado en el cine. En definitiva, una película que muchos incluirán en sus colecciones de Disney-Pixar.

Lo mejor: Disney-Pixar vuelve con fuerza y fascinará a todo tipo de público.

Lo peor: Que algunos la comparen con “Up” o “Wall-e”, obras difícilmente superables.

Nota: 9/10

Distribuida por Walt Disney Spain
Estreno en 405 cines