Cuestión de Justicia

‘Cuestión de Justicia’ es una película construida para situarse en la piel del oprimido, aunque de forma superflua y trivial.

Título original: Just Mercy
Dirección: Destin Cretton
Guión: Destin Cretton & Andrew Lanham (Libro: Bryan Stevenson)
Fotografía: Brett Pawlak
Música: Joel P. West
Reparto: Michael B. Jordan, Jamie Foxx, Brie Larson, O’Shea Jackson Jr., Tim Blake Nelson, Rob Morgan
Fecha de estreno: 28/02/20120
País: Estados Unidos Duración: 135′. Género: Drama, Biográfico
Distribución: Warner Bros. Cines: 132. Trailer.

Sinopsis: Explica la historia real de Bryan Stevenson, un abogado afroamericano licenciado en Harvard que libró diversas batallas judiciales contra las abusivas sentencias a presos afroamericanos en el estado de Alabama.


Cuestión de Justicia es una película basada en el libro de Bryan Stevenson, Por Compasión (Editorial Península), quien vivió en su propia piel los hechos sucedidos. La película se centra en el caso de Johnny D y su encarcelamiento por el asesinato de una chica blanca de 18 años. Por eso, el film es un drama judicial con el retrovisor puesto en precedentes como To Kill a Mockingbird con el que las similitudes entre ambas obras, literarias y cinematográficas, son tan solo argumentales, pues la realización dista mucho en cuanto a calidad.

La película de Cretton gusta por su bondad; tiene la estructura narrativa de una historia que busca justicia. Presenta un maniqueísmo necesario para construir la historia del opresor contra el oprimido y el público comprender las intríngulis de la parcialidad legal. Los personajes son estereotipos propios de una fábula apta para contar a generaciones futuras para que aprendan cómo fue la historia. En cierto sentido, funcionan como partes de una fábula, pero uno se pregunta si un ermitaño sin ningún tipo de antecedente informativo comprendería la cuestión del racismo a través de este film.

La película nunca ataca el racismo desde la raíz. La lucha aparece endulzada, entre otras causas, por el carácter plano del protagonista, más inclinado por cumplir como persona o abogado que por sentir la sangre hirviendo contra los abusos de poder sistemáticos. De trivializar a no trivializar el racismo puede dibujarse una “delgada” línea entre dibujar matices a un personaje en su implicación con la causa con detalles específicos que lo demuestren. ¿Qué motivos llevaron Stevenson a Alabama? ¿Qué baches tiene que atravesar para penetrar en el sistema judicial de Alabama con su color de piel? ¿Qué detalles nos muestran la brecha social diaria que sufre la población negra contra la blanca? Nada de esto aparece en pantalla.

En resumen: falta chicha en los personajes que tiran del carro, tanto en el héroe como en el sistema racista. Esencial acomplejar en un tema tan históricamente tratado por el cine, sea enfocado para un público juvenil o para un público con la barriga llena de cine antirracista.

Lo bueno: Su funcionamiento como una fábula contra el racismo.
Lo malo: La trivialidad con la que es presentado el racismo.

Nota: 5/10

Escrita por Edgar Caride.

Objetivo: Washington DC

‘Objetivo: Washington DC’ es una película que cumple con su objetivo de entretener a un público poco exigente durante 120 minutos aunque esto signifique no ver nada nuevo.

Título original: Angel Has Fallen
Dirección: Ric Roman Waugh (El Mensajero)
Guion: Creighton Rothenberger, Katrin Benedikt, Robert Mark Kamen
Fotografía: Jules O’Loughlin
Música: David Buckley
Reparto: Gerard Butler, Morgan Freeman, Piper Perabo, Lance Reddick, Jada Pinkett Smith, Tim Blake Nelson, Nick Nolte, Chris Browning, …
Fecha de estreno: 30/08/2019
País: Estados Unidos. Duración: 120′. Género: Acción.
Distribución: Vértice Cine. Cines: 306. Tráiler.

Sinopsis: en esta película, el protagonista Mike Banning es acusado de intento de asesinato del presidente de los Estados Unidos. Será perseguidos por su propia agencia y por el FBI y él mismo iniciará una carrera a contrarreloj en la que ha de desvelar al auténtico grupo terrorista que atentó contra el presidente.

En 2013, Antoine Fuqua inició la saga Fallen o Objetivo, en 2016 la siguió Babak Najafi y en 2019 la continua (¿y acaba?) Ric Roman Waugh, director de El Mensajero o Shot Caller. Esta tercera entrega se aprovecha de los cambios tecnológicos para hacer una acción más trepidante como, por ejemplo, con drones explosivos. No obstante, más allá de ésto, la película sigue manteniendo el mismo tono de la saga, con los mismos giros argumentales previsibles y difíciles de creer.

En esta nueva entrega se agradecen las dosis de humor provenientes de Nick Nolte quien le añade al argumento un tono más familiar y dramático. Por lo que respecta a Gerard Butler da la sensación que ya no está preparado para este tipo de películas y, aparte de que no cambia la expresión de la cara en ningún momento, parece que esté cansado en todo momento. Aun así, sabe hacer bien su papel para que el espectador disfrute de momentos de tensión e intriga con explosivos y duelos masculinos. 

Así pues, Objetivo: Washington DC o, más bien dicho, Objetivo: Mike Banning es una película que cumple con su objetivo (vaya la redundancia) de entretener a un público poco exigente durante 120 minutos y, con esto, no hace falta pedir más. Eso sí: si hay una cuarta parte podrían dejar de lado algunos elementos arquetípicos ya muy vistos.

Lo bueno: la acción trepidante y el humor de Nick Nolte.
Lo malo: tradicionales elementos arquetípicos en estas cintas de acción.

Nota: 6/10

O Brother!

obrotherHomero según los Coen. Los hermanos polifacéticos del cine, los Coen, adaptan la obra clásica ‘Odisea’ de Homero a su manera. Y qué manera. Convierten esta obra en una comedia sarcástica, musical y una aventura llevada a cabo por George Clooney, John Turturro y Tim Blake Nelson quiénes abordan sus papel eficaz y perfectamente.

El guión y, sobretodo, la música son los puntos fuertes del filme que con un argumento sencillo consiguen hacer reír al espectador durante los 93 minutos. Sin embargo, no lleva ningún hilo argumental recto, es decir, la película rueda sobre la marcha por lo que invita todavía más a naufragar con los personajes principales y los que se van encontrando por el camino -destacar John Goodman-.

Tiene escenas memorables, momentos a recordar, diálogos a enmarcar -normal en los Coen- y una mezcla de risa fácil, risa inteligente y risa irónica tan sumamente excelente que no la puedes tomar en serio y, simplemente, dejarte ir por el trío protagonista. Lo curioso es que, a todo esto, es una adaptación diferente y curiosa al poema de Homero que no se olvida de sus elementos claves: el cíclope, el encuentro con su esquiva esposa, el profeta ciego que les anuncia el futuro, etc.

Y no solo eso, sino que dentro de todo este batiburrillo tiene cabida una inteligente crítica de la época en cualquier ámbito que, mientras gozas la película te vas dando cuenta de lo que significa. Personalmente, los mejores Coen que dejan al público un sabor muy refrescante y agradable hasta el final.

Nota: 8’5/10