Coco

La unión entre Disney y Pixar no podía defraudarnos. Y no lo ha hecho. “Coco” es una de las películas de animación más hermosas, auténticas y coloridas que el cine nos ha ofrecido estos últimos años.

La originalidad se adueña de las pantallas narrando la historia de Miguel, un niño de 12 años que pertenece a una familia de zapateros en la que la música está prohibida. Sin embargo, él quiere ser músico y ésta pasión le llevará a adentrarse al mundo de los muertos para conocer su verdadero legado familiar. 

“Coco” da en el clavo a la hora de dirigirse a todo tipo de público: tanto los más pequeños como los que ya no lo somos tanto disfrutarán, tararearán sus canciones y se emocionarán con el mensaje tan verdadero que esta película logra transmitir. Ojo a un final en el que será imposible no derramar alguna que otra lagrimilla.

Sus personajes son divertidos, variopintos y cada uno de ellos muy necesarios para construir un universo lleno de coloridos y música, mucha música. Su argumento podría espantar a más de uno por posibles toques infantiles, pero no se confundan: “Coco” es de esas obras maestras que se adentrará en el corazón de los espectadores y que les acompañará después de su visionado en el cine. En definitiva, una película que muchos incluirán en sus colecciones de Disney-Pixar.

Lo mejor: Disney-Pixar vuelve con fuerza y fascinará a todo tipo de público.

Lo peor: Que algunos la comparen con “Up” o “Wall-e”, obras difícilmente superables.

Nota: 9/10

Distribuida por Walt Disney Spain
Estreno en 405 cines
Anuncios

Casi Leyendas

Viejas glorias que no arrancan la carcajada. ¿Qué es lo peor que le puede pasar a una comedia? Eso mismo, que no haga gracia, que el espectador se quede con las ganas de reírse y sólo lo logró en dos gags de los 116 minutos de metraje que dura ‘Casi leyendas’. Este film narra el come back en Buenos Aires de una antigua banda de música formada por Diego Peretti, Santiago Segura y Diego Torres.

La película dirigida por Gabriel Nesci tiene muy buenas intenciones empezando por unos actores que siempre dan lo mejor de sí cuando se trata de hacer reír al que se encuentra al otro lado de la pantalla. Diego Peretti demuestra que sigue estando en plena forma siendo lo mejor de la película a pesar de estar sumergido en un guión sin gracia y sin la chispa necesaria para arrancar. Santiago Segura, muy a nuestro pesar, pincha al resultar ser una especie de Dustin Hoffman en ‘Rain Man’ mezclado con toques de Forrest Gump totalmente fallido. ¿Quién le ha dicho que ande de esa manera? Aún nos hallamos estupefactos al respecto.

‘Casi leyendas’ no hará reír y tampoco logra entretener al espectador siendo bastante irregular su ritmo, salvando no sólo a Peretti sino también la música que toca la banda formada por los tres actores protagonistas. Desgraciadamente, una película que se queda en tierra de nadie.

Lo bueno: Diego Peretti y la música.

Lo malo: Dudamos de que lleguéis a reíros.

Nota: 4/10

Escrita por Gabriela Rubio. Sigue leyendo

Sing Street

singstreet¡Qué viva la música! Y qué viva para siempre ya que con esta película amaremos este arte a más no poder con una historia convencional, pero desarrollada de la mejor manera. John Carney vuelve a sorprendernos con este filme lleno de instrumentos, ilusión, letras, canciones, sentimientos, lazos familiares, denúncia social y mucha pasión para luchar por lo que realmente quieres.

Esta vez, el director nos lleva una historia sobre un chico que decide crear un grupo de música rock-futurista para acercarse a una chica modelo por la cual ha caído enamorado. Hay que reconocer que tiene muchos momentos previsibles y el argumento es convencional, pero las subtramas de problemas familiares en una Dublin de los años 80 cuando los jóvenes zarpaban dirección Londres a buscar un futuro mejor da pie a nutrir su base para obligar al espectador a bailar con sus canciones, pero sobretodo, obliga a pensar en la sociedad del momento y, al mismo tiempo, criticarla. Además, el filme contiene un amor por los hermanos muy bonito y curioso y, el elemento más importante de todos es el ansia de querer hacer lo que más te gusta y dejarlo todo para conseguirlo.

Debo reconocer que salí de la sala del cine hipermotivado y con la sensación de haber visto una gran película -de las mejores del año-. Me obligó a bailar en medio de la sala, cantar sus temas durante días y no dejar de pensar en ella no solo por su energía sino por lo que realmente me quiere contar. Cada minuto que pasa te engancha más y cada canción que suena te gusta más como si degustaras una gustosa golosina durante una hora y media hasta que concluye y te quedas con ganas de mucho más.

Una delicia, una maravilla y una joya.

Nota: 9/10

Miles Ahead

milesaheadDrogas y jazz. Dos palabras que definieron -en parte- la vida de Miles Davis, un famoso músico de jazz y que gracias a su interesante vida motivó al actor y director Don Cheadle a filmar este biopic.

De primeras nos deja caer un mensaje clarísimo: la música de Miles Davis no era jazz, simplemente música social. Y con esto se desarrolla la historia del músico no desde su infancia sino desde el momento en que dejó de tocar y las productoras querían su regreso.

A medida que van pasando los minutos te das cuenta que la película está muy cuidada y hecha con muchísimas ganas y alma. Eso se nota en la interpretación más que magnífica de Cheadle, en escenas curiosas y alguna de denuncia y en su mezcla de momentos tranquilos, movidos, interesantes y otros en los que los diálogos son los protagonistas.

Si no eres fan de este tipo de música pero te apetece ver esta película garantizo que no te aburrirás y que la subtrama periodística hace que estés atento a todo. Si eres fan de Miles Davis y del género musical puede que la goces más pero no te esperes música jazz todo el metraje. El tramo musical final recuerda a ‘Whiplash’ de Damien Chazelle y los postcréditos dejan un detalle que obligan a amar la película.

‘Miles Ahead’ es un biopic bien interpretado, dirigido, narrado y hecho con mucho espíritu con el que estarás pensando unos días.

Nota: 8/10

Entrevista a Conrado Xalabarder

“Los grandes compositores son cineastas y no todos saben serlo” – Conrado Xalabarder

732fba88-a7aa-4bd5-b692-ceecb91dfd0b
Foto de Milena Munjé

La música es una parte fundamental en las películas y desde Cinezin hemos querido profundizar en este tema contactando con Conrado Xalabarder. Nació en Barcelona en 1964 y, actualmente es especialista en música de cine y autor de varios libros, entre ellos “Enciclopedia de las Bandas Sonoras”, “Música de cine: Una ilusión óptica” y “El Guión Musical en el Cine”. Desde 1996 escribe en Fotogramas y también en su sitio web, Mundo BSO, la mayor página web de bandas sonoras comentadas del mundo desde 2001. Ha escrito en El Periódico de Catalunya y en la revista de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y muchos más artículos. Es conferenciante en seminarios, ha impartido clases en muchos sitios de España y America y como profesor ha compartido charlas con grandes compositores de todo el mundo y ha entrevistado a Jerry Goldsmith, Ennio Morricone, entre otros.

A continuación tenéis la entrevista pregunta por pregunta. Esperamos que os interese tanto como a nosotros nos interesó y gustó todo lo que dijo nuestro amigo Conrado que le agradecemos muchísimo su amabilidad al responder todas las cuestiones.

  1. ¿Cómo y cuándo empieza tu afición por el cine?

Desde pequeño. Una afición tan inmensa o la tienes de pequeño o ya de grande es más difícil. Mis padres siempre fueron aficionados al cine y en mi casa había mucho. Siendo niño no teníamos ni DVD ni las nuevas tecnologías de ahora pero teníamos un proyector, que hacía que el momento de ver una película juntos fuera un momento especial y además cuando terminaba comentábamos la película. Esto marcó mucho mi infancia.El cine me fascinó desde que tengo uso de razón.

  1. ¿En qué momento empiezas a fijarte en las bandas sonoras?

Esto fue un poco más tarde, cuando yo tenía unos 15 años. Cuando iba a ver películas con los amigos al cine o en casa me daba cuenta de que la música no estaba solo para acompañar unas imágenes sino que quería explicar algo pero no entendía el qué. Empecé a intentar descifrar sus códigos, me interesaba mucho. Mi familia me regalaba libros de cine pero ninguno hablaba sobre eso. Intenté buscar a alguien que me explicase este tema y fui a ver con una enorme ilusión a un profesor en la Universidad, pero éste me dijo que el tema no tenía importancia ni interés alguno, y me recomendó que me leyera un libro que él había escrito sobre cine polaco. Me sentí humillado y entonces decidí investigarlo todo por mi cuenta. Convertí las salas de cine en mi Universidad y me ha llevado años construir mi propio laboratorio. En la vida nunca llegas a puerto sino que es un constante aprender y esto me pasa porque nunca he visto el final y por eso cada mañana me levanto con enormes ganas de seguir aprendiendo. Nunca se debe tirar la toalla. En el colegio no nos enseñan el valor del fracaso sino el del triunfo y el éxito profesional. En los peores tiempos me he insistido mucho a mí mismo en creer en lo que hacía y no tiré nunca la toalla, ni la pienso tirar, claro. Y en parte se lo debo a ese profesor que me dijo que lo que yo quería saber no tenía ningún interés.

  1. ¿Cuales son los pilares más importantes que conforman una banda sonora?

Depende. En la vida real somos nosotros quienes controlamos la música. En el cine, no. Ella nos controla a nosotros. La música no consiste solamente en acompañar unas imágenes ni producir una emoción. La música es ante todo un lenguaje de comunicación de información. Tiene un poder de comunicación con el espectador inmediato. Cuando ponemos música en una película acercamos esta al espectador y también metemos al espectador en la película.

La música siempre gana, el espectador no la cuestiona. Cuando hay comunicación intelectual con el espectador, cuando se le da información y no solo emoción, la música deja de ser música y se convierte en cine. Los grandes compositores son cineastas y no todos saben serlo. El objetivo máximo de la música es hacer narración y podríamos decir que el 90% de las músicas en las películas son narración. Además, la música es un lenguaje universal, que no conoce barreras idiomáticas.

  1. ¿Como surge la idea de crear MundoBSO.com? ¿Te esperabas tal prestigio?

El éxito te lo labras; el prestigio te lo otorgan. No sé, yo no pienso nunca en éxitos ni en prestigios, yo camino adelante. Empecé escribiendo en Fotogramas, hace ya veinte años que estoy en la revista. Recibía muchas cartas de lectores y cuando arrancó internet decidí abrirme a este nuevo medio para seguir escribiendo mis opiniones pero también para permitir que la gente me contestara, que creo que es lo decoroso. MundoBSO fue diseñada no solo como base de datos sino como lugar donde comentar y participar. Fue universal desde el primer segundo y la gente ha podido hacerla suya sin ver coartada su libertad de expresión.

Claro que al principio no imaginé que llegara a donde ahora está. Pero las infinitas horas de trabajo han valido la pena. ¡Ya hay casi 20.500 bandas sonoras!. Es una base de datos de bandas sonoras comentadas, algunas con críticas detalladas pero la mayoría solo a grandes rasgos, porque me importa que haya cuantas más mejor y que la gente pueda puntuar, opinar, escuchar. Ahora, con la nueva versión de la web y las nuevas secciones (el ágora, las lecciones de música de cine, los editoriales) creo que es la web que realmente siempre he soñado con tener.

Pero no he llegado a ningún puerto, estoy constantemente viajando y siempre hay territorio que recorrer. Con sus éxitos y fracasos, con aciertos y errores… es muy estresante vivir buscando el éxito, querer gustar, pensar en agradar y complacer.Para mí en todo caso es más importante trabajar mucho para huir del fracaso cada día, es más divertido y mucho más estimulante. Y solo escribo lo que pienso, para bien o para mal. ¡Ni una coma de lo que creo me como, que me da mala digestión! Soy alérgico a la adulación, la detesto profundamente. Creo que finalmente he conseguido que nadie dude que lo que escribo es lo que verdaderamente pienso, particularmente los compositores. En lo bueno y en lo malo, al margen claro de que mi opinión es solo mi opinión, que la expreso en completa libertad. ¡Vivo mucho mejor así!.

  1. ¿Qué pretendes enseñar con el libro “El Guión Musical en el Cine”?

dae8f967-28e8-4619-8e25-3b53ecc9381a
Foto de Milena Munjé

En realidad solo he escrito un libro en mi vida. Mis libros son para mí como una carta de navegación, una misma ruta en la que voy tomando notas de lo que observo y descubro y luego lo publico en un libro. Un libro mío son muchas millas más navegadas desde el mismo libro anterior.

“El Guión Musical en el Cine” es la carta de navegación que decidí publicar cuando creía que ya tenia suficiente información para ponerlo en forma de libro. En él hablo de conceptos, no de emociones, y de cine, no de música. Las emociones las tengo prohibidas, no deben ser el origen sino la consecuencia. En el cine existe un guión musical, un guión narrativo para la músicaigual que existe un guión literario, y no se construye a base de emociones. Este libro es el punto en el que consideré que podía plasmar la nueva información encontrada. Pero todavía no he llegado al final y sigo navegando, como ya te he dicho. ¡Ya empiezo a tener nuevas cartas de navegación para otro libro!

  1. ¿Un aficionado a las bandas sonoras qué aprenderá en tu libro?

Aprender es un acto de voluntariedad. No está escrito para los aficionados a las bandas sonoras sino para los compositores y sobre todo para los directores, para que no atormenten tanto a sus compositores. Es un libro para ayudar a ambos a hacer un uso racional de la música. Quien quiera sumarse a leerlo que lo lea, sea compositor, director o aficionado. Yo simplemente hago mi aportación y si ayuda a la gente, estoy encantado.

  1. ¿Cuales son los objetivos que debería ponerse un compositor antes de crear una banda sonora?

El compositor tiene que ser útil a la película, no bonito. El objetivo es hacer película con la música, ser útil a la película. Es detestable una banda sonora que sea un estorbo y no transmita nada. El objetivo es hacer cine con la música. Un compositor no debe permitirse ni un mínimo desliz en la música. Debe servir para construir la película y, normalmente, con la música cuanto menos, mejor. El guión musical es muy arquitectónico, debe ser sólido y poder edificar una estructura para la película y no caer en la falta de solvencia narrativa.

En el momento que un compositor hace cine ya no es compositor sino cineasta que aporta en forma de música lenguaje cinematográfico.

  1. ¿Ser un compositor que no propone y por lo tanto obedece es ser un mal compositor?

¡Depende! Si simplemente calla porque nada sabe aportar, pues obedecerá las ordenes que se le darán y por tanto habrá una cabeza menos pensante en el equipo que hace la película. No es admisible. Otra cosa es que tenga ideas y la impericia o intransigencia ajena no le faciliten las cosas. Un compositor no debería permitir ser el que calla sino debería proponer y al mismo tiempo participar activamente para construir la película. Además, el compositor que no propone porque no sabe es más sustituible. Estoy completamente convencido que la mejor manera de hablar con el director es impidiéndole que hable de música y llevarle al terreno de los conceptos y no de las emociones.

  1. ¿Qué conceptos o criterios debemos analizar para criticar una banda sonora?

El más importante es que sea útil a la película. A los efectos, a mí el disco no me interesa nada porque ahí deja de ser cine y es solo música. Lo que me interesa es lo que hay dentro de la película. Lo que no sea eso no me interesa. No es que no sea interesante, en absoluto, es que es de menor relevancia. La única obsesión que tengo es entender qué me está comunicando la música de la película. Su discurso.

Cuando veo una película, veo al compositor explicándome lo que está haciendo con la música. A veces lo hace bien, otras no tan bien. Quiero descubrir el lenguaje musical que contiene y porque este debe ser útil busco en qué es útil. La música transmite emociones, sí. Es un factor que ya va ahí, pero lo importante es la información que contiene. Y en este ámbito, mi labor es científica porque investigo todo lo que encuentro en las películas y lo expongo. Yo puedo pasarme horas ante una audiencia hablando de música de cine sin recurrir a una sola emoción, que es algo muy personal y subjetivo. Y si mis conferencias gustan es porque lo que comparto es universal.

  1. ¿Ves diferente una película?

Absolutamente. Es una cosa automática pese a que con los años he perdido la condición de espectador, de su inocencia. Sin embargo he ganado porque a mí una película no me engaña: veo sus hilos invisibles. Quizás no a la primera, pero los acabo viendo. Los hilos invisibles y los códigos. Y de esta manera también lo disfruto muchísimo. Cuando veo una película al mismo tiempo estoy viendo al compositor hablándome desde la pantalla, y lo que escucho y veo es lo que me permite luego contarlo.

  1. Para finalizar, unas cosas más personales:Una_mujer_bajo_la_influencia

  • Una película: “A Woman Under the Influence”
  • Un director: John Cassavetes
  • Un compositor: Ennio Morricone
  • Una banda sonora: “C’era una volta il west”
  • Una manía: ser puntual y disciplinado
  • Un sueño: He empezado hace poco el serial en video “Lecciones de Música de Cine”. ¡Ojalá pudiera explicar todas las bandas sonoras de la web en estos vídeos!
  • Cuál crees que ha sido la mejor banda sonora de 2015? “Star Wars VII: The Force Awakens”
  • Siempre has querido ser profesor? Qué harías si no lo fueses? No, ni lo imaginaba, porque aunque no te lo creas siempre he sido muy tímido, mucho. Muchas veces desearía ser invisible, pero cuando descubrí lo maravilloso que es explicarte ante una audiencia, ya no quise hacer otra cosa. Sigo siendo, aunque no lo creas, tímido, pero lo disimulo con grandes dosis de teatralidad en mi oratoria, me encanta hacerlo y me lo paso genial. Soy yo, soy 100% yo, pero disfrazado de santo Inquisidor me lo paso mejor y, fíjate, creo que mi discurso llega y gusta más.