Alanis

La crudeza de la prostitución. La directora argentina Anahí Berneri nos trae un intenso drama sobre una mujer prostituta que debe cuidar a su hijo mientras se hace un hueco en la sociedad. Con este argumento nos encontramos una sencilla creación y típica película de denuncia social de una parte de la dura sociedad de Argentina.

El gran valor de la película es Sofía Gala, la protagonista encargada de hacer creíble el papel de Alanís y transportarnos por sus quehaceres. El film es interesante, duro y preciso para darnos cuenta de la crudeza de la prostitución, pero no nos explica nada nuevo ya visto en otras cintas. Además, sus 82 minutos se hacen largos y tiene instantes contados de verdadera intensidad, lo que hace que sea un drama irregular y, por muchas reflexiones que plantea, hace que desconectes con facilidad.

Lo bueno: Sofía Gala.

Lo malo: que se quede en la convencionalidad.

Nota: 6/10

Distribuida por Golem Distribución
Estreno en 19 cines
Anuncios

El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado

el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-posterLa tragedia griega contemporánea, por Yorgos Lanthimos. Recuerdo que, antes de ver ‘Canino’ (2009) por primera vez, sentía una enorme curiosidad debido al gran revuelo y exaltación que la película había provocado en numerosos festivales. Después de verla ya no sentía curiosidad, sino fascinación. Luego vino ‘Alps’ (2011), un film que, a pesar de ser menos poderoso que su antecesor, transmitía la misma sensación de fascinación dentro de mi.

Esta semana, y con motivo del inminente estreno de la nueva película de Yorgos Lanthimos en nuestro país, sentí la necesidad de visionar su anterior obra: ‘Langosta’ (2015), la cual supuso la confirmación total y absoluta de que me encontraba, sin ningún género de dudas, ante uno de los directores más llamativos, retorcidos, diferentes e interesantes del panorama cinematográfico actual.

Finalmente, un servidor ha tenido la oportunidad de “disfrutar” de ‘El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado’ (2017), de la cual os hablaré a continuación.

INCISO: Escribo la palabra ‘disfrutar’ entre comillas para evitar parecer un enfermo.

He empezado hablando de la fascinación que siento por este cineasta balcánico. Pero, ¿por qué me fascina? O mejor dicho, ¿qué es lo que me fascina? Muy simple: la capacidad de dominación absoluta de una realidad sumamente perturbadora la cual se convierte, de manera automática, en una realidad cotidiana y normalizada donde todo lo que vemos y oímos nos resulta tan frecuente como el hecho de abrir los ojos cuando nos despertamos a la mañana siguiente. ¿Cómo os habéis quedado? Hasta rima y todo. En fin, hablemos de tragedias griegas.

Y es que de eso va ‘El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado’. Lanthimos construye, a través de una estructura preciosista, una tragedia griega contemporánea explorando, antropológicamente, temas como la religión, la ciencia, la negación de la fe (representada en el personaje de un magnífico Colin Farrell), los lazos familiares, el sexo… En definitiva, todos los temas que abarcan la obra del director griego aderezados, como no, con grandes dosis de violencia y sadismo marca de la casa.

Destacar las geniales interpretaciones del ya mencionado Colin Farrell, Nicole Kidman, y mención especial para Barry Keoghan que, cada vez que hace acto de presencia, se come la pantalla. En líneas generales, todo el reparto está más que correcto.

Dentro del apartado técnico, su fotografía preciosista nos guía de manera lujosa durante sus 120 minutos de duración gracias, en gran parte, a su grandiosa banda sonora que recuerda, irremediablemente, a esa obra maestra que es El Resplandor’ (1980) de Stanley Kubrick.

Ya por último, decir que algunos espectadores pueden sentirse estafados después de visionar este filme. Y puedo llegar a entenderles, de verdad que sí. Pero yo, y esto creo que es irreversible, estoy totalmente entregado a la fascinación que Yorgos Lanthimos ejerce sobre mi persona.

Lo bueno: el hipnotismo de sus imágenes, el reparto, y su banda sonora.

Lo malo: que el espectador pueda desesperarse buscando “algo más”.

Nota: 9/10

Escrita por Fer Zaragoza

Distribuida por Diamond Films
Estreno en 48 cines

Coco

La unión entre Disney y Pixar no podía defraudarnos. Y no lo ha hecho. “Coco” es una de las películas de animación más hermosas, auténticas y coloridas que el cine nos ha ofrecido estos últimos años.

La originalidad se adueña de las pantallas narrando la historia de Miguel, un niño de 12 años que pertenece a una familia de zapateros en la que la música está prohibida. Sin embargo, él quiere ser músico y ésta pasión le llevará a adentrarse al mundo de los muertos para conocer su verdadero legado familiar. 

“Coco” da en el clavo a la hora de dirigirse a todo tipo de público: tanto los más pequeños como los que ya no lo somos tanto disfrutarán, tararearán sus canciones y se emocionarán con el mensaje tan verdadero que esta película logra transmitir. Ojo a un final en el que será imposible no derramar alguna que otra lagrimilla.

Sus personajes son divertidos, variopintos y cada uno de ellos muy necesarios para construir un universo lleno de coloridos y música, mucha música. Su argumento podría espantar a más de uno por posibles toques infantiles, pero no se confundan: “Coco” es de esas obras maestras que se adentrará en el corazón de los espectadores y que les acompañará después de su visionado en el cine. En definitiva, una película que muchos incluirán en sus colecciones de Disney-Pixar.

Lo mejor: Disney-Pixar vuelve con fuerza y fascinará a todo tipo de público.

Lo peor: Que algunos la comparen con “Up” o “Wall-e”, obras difícilmente superables.

Nota: 9/10

Distribuida por Walt Disney Spain
Estreno en 405 cines

Wonder

La superación de Auggie. El director Stephen Chbosky adapta la novela de Raquel J. Palacio sobre el personaje de Auggie, un niño de 10 años que nace con malformaciones craneofaciales. Como es de esperar, el argumento se centra en explicar la difícil adaptación del chico en el colegio porque, hasta ese momento, había sido educado por su madre en casa.

Con esta premisa, nos envolvemos en una historia de superación y bondad que podríamos tomar como algo típico, pues no se desmarca del convencional drama, pero que tiene su propia luz y estima. El carisma y personalidad que le da Jacob Tremblay al personaje de Auggie es única e irrepetible y reafirma que el joven actor tiene potencial a la hora de actuar, pese al maquillaje que debe soportar. Junto con él le acompañan Julia Roberts, Owen Wilson e Izabela Vidovic, con mención especial al también joven actor Noah Jupe, todos geniales en sus papeles.

La historia podría quedarse en la sensiblería y lágrima fácil, pero va más allá con diferentes reflexiones, no solo de superación personal, si no de demostración de cómo hay que llevar, como padres, hermana, amigos, estos temas, sin olvidar el profundo homenaje que hace a la amistad. Es una película de la cual te puedes esperar momentos lacrimógenos y divertidos, pero también, instantes de enfados, de frustración, de indignación.

Podríamos decir que es un film que mezcla diferentes sensaciones al espectador con distintas reflexiones para pensar, todo ello hecho de la manera más entrañable, precisa e ingeniosa. Personalmente, me esperaba el típico ‘dramón’ con el mensaje de “las apariencias engañan”, pero hay algo en ella que la hace única y pone a prueba tus sentimientos.

Lo bueno: Jacob Tremblay y que me hiciera llorar de verdad.

Lo malo: que se interprete como un acto más de sensiblería y lágrima fácil.

Nota: 7’5/10

Distribuida por EOne
Estreno en 269 cines

Tierra de Dios

Recuerdos de una posible ‘Brokeback Mountain’ escocesa. El director británico Francis Lee nos trae un relato íntimo y romántico sobre una relación amorosa de dos chicos que viven apartados de la sociedad, en una casa rural en plena Escocia.

La película, con un ritmo pausado, va contando los cambios que sufre el protagonista con la llegada de un inmigrante rumano, tratado de una manera sutil y personal. Ambos actores están creíbles en sus personajes y transmiten al espectador todos sus pensamientos y acciones que va más allá del simple relato romántico y nos adentra en una historia tierna.

Si es verdad que hay momentos que aburre y se hace pesada y, probablemente, como público hace que estés más pendiente de la hora que de lo que realmente te cuenta, pero si te dejas envolver por su naturaleza, amor y delicadeza te darás cuenta de que es una buena película que cuenta más de lo que muestra la imagen y se va cociendo poco a poco.

Lo bueno: la sincronización perfecta entre personajes, naturaleza y reflexiones.

Lo malo: que no se haga interesante desde un principio y se piense que es una típica historia de amor gay.

Nota: 7/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 19 cines

En realidad, nunca estuviste aquí

La crudeza del autocontrol. La película de Lynne Ramsay cuenta la historia de Joe, un antiguo marine de guerra, que trabaja salvando mujeres y niñas de posibles violaciones hasta que se verá involucrado en una trama más compleja de lo normal.

Un argumento original y una historia realmente interesante son dos aspectos que definen este thriller que, no solo quiere mostrar la imagen de un tipo solitario que hace encargos fuera de lo normal, sino de la crudeza o dificultad que supone el autocontrol en uno mismo. Está magníficamente interpretada por Joaquin Phoenix que, por momentos, recuerda a Travis Bickle de “Taxi Driver” y estupendamente dirigida, destacando su puesta en escena, meticulosa y detallista. Sin embargo -y debo hacer un gran ‘pero’-, la película se queda corta en la transmisión de su mensaje, es decir, quiere contar algo, pero no logra, a mi parecer, ir más allá del tema que trata.

Personalmente, vi el film con grandes expectativas y, debo reconocer su eficacia técnica y actoral, pero su ritmo pausado hizo que desconectara de la historia y terminase pensando: ¿qué me ha querido contar? ¿Me ha contado algo?. Entiendo su valor propio de un thriller y la mirada vacía que presenta, pero como drama no me convence y como thriller me aburre.

Lo bueno: Joaquin Phoenix.

Lo malo: la sensación de haber entrado en la película y no haber aprendido nada.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Caramel Films

El Autor

Vivir, mirar y escuchar. Tres palabras que definen la película de Manuel Martín Cuenca, adaptación de la novela de Javier Cercas “El Móvil”. El argumento, perfectamente bien explicado, relata la vida de Álvaro, un hombre que decide escribir una novela, con  ciertas dificultades, sobre sus vecinos.

Esta simple trama, que podría quedarse en la monotonía y convencionalidad, nos adentra en una historia apasionante de mentiras, esfuerzo, amor por la literatura y dificultades, entre otros temas que, fácilmente, conquista al espectador. Javier Gutiérrez es el responsable de llevar el tempo de la película y lo hace magníficamente, y aún mejor cuando se junta con Antonio De La Torre, ambos creíbles en sus papeles.

Es un drama, con ingredientes de thriller, diferente, laberíntico y ambicioso que se aleja de lo típico, se hace interesantísimo durante casi dos horas, y hace sentir lo que busca, constantemente, el protagonista que es mirar y escuchar su alrededor para poder crear. Personalmente, me esperaba una película tranquila, sencilla y humilde, pero me hizo pasar unos 112 pendiente de todo, gozando de Javier Gutiérrez y amando esa literatura que tira adelante una idea y una novela.

Lo bueno: la bronca de Antonio De La Torre, Javier Gutiérrez y su trama.

Lo malo: que se espere un típico thriller trepidante o drama convencional.

Nota: 8/10

Distribuida por Filmax
Estreno en 121 cines