París Puede Esperar

Eleanor Coppola había dado sus pasos como directora de documentales y ayudante de dirección de su marido Francis Ford Coppola y, ahora, en “París puede esperar” se libera de ese lastre.

Coppola escribe una historia libre con el arte y la gastronomía como vehículo conductor creando así una “road movie” que comienza en el festival de cine de Cannes y se convierte en una aventura de dos días repleta de diversión.

Eleanor dirige con elegancia y acierto a los actores, en especial a una maravillosa Diane Lane, que bien podría ser su “alter ego” si fuera un film autobiográfico. La historia se va desarrollando y enlazando mediante un buen montaje que nos muestra cuadros de autores franceses. Restaurantes, vinos y quesos de la región con el actor Arnaud Viard como guía turístico son otros de los atractivos de este film de Eleanor Coppola que no decepciona.

Lo bueno: el montaje del film y Diane Lane.

Lo malo: su ritmo pausado que hay veces que desquicia.

Nota: 6/10

Escrita por Jordi Izquierdo.

Distribuida por Filmax
Estreno en 69 cines

Bajo el Sol

El amor en Croacia. El director croata Dalibor Matanic nos trae una película que por momentos es muy dura hasta herir nuestros sentimientos y, en otros momentos, decae de una manera imperdonable.

El argumento que nos presenta trata sobre tres historias en tres años diferentes -1991, 2001, 2011- para mostrar la evolución de la sociedad croata y el mismo país a través de los jóvenes con sus encuentros amorosos. Para empezar, cada historia tiene su mensaje y su reflexión, pero hay un desequilibrio en interés entre ellas. La primera muestra el conflicto de la Guerra de los Balcanes por encima, pero tiene escenas desgarradoras; la segunda es aún más dura mostrando las consecuencias de la guerra y, por desgracia, la tercera es aburrida y pierde todo el interés y emoción conseguido con las otras con tan solo un momento conmovedor.

Aun así, Dalibor Matanic logra lo que se propone y nos deja motivos para debatir una vez vista la película pese a sus contrastes emocionales entre historia e historia y el desequilibrio entre ellas.

Lo bueno: la segunda historia.

Lo malo: la tercera historia.

Nota: 7/10

Sigue leyendo

La Bella y la Bestia (2017)

Bella y bestia fueron y son. Uno de los mejores clásicos de Disney de la Historia del Cine vuelve a las salas de cine dejando atrás la animación y modernizándose con personajes de carne y hueso. El responsable es Bill Condon, director de nueve películas de todo tipo que, esta vez quiere demostrar que sabe revivir un clásico y puede renacer la sensación que todo amante de Disney tenemos dentro con este particular film.

Para empezar, hay que reconocer que ésta versión no se desmarca de la de dibujos y es una copia casi idéntica pese a tener algunos añadidos que pueden o no convencer al público -personalmente, me gustaron-. Como musical está muy bien y los números musicales están bien encajados a la trama. Todos penetran en tu interior para maravillarte gracias a las grandes canciones y el ambiente que crean que, junto a un magnífico diseño de producción, hacen que el film crezca y estemos viendo como la mítica película de nuestra infancia -para algunos- cobra vida.

Como película es mucho más grande que la de animación y este aspecto puede jugar a favor o en contra según los gustos de cada uno, pero debo admitir que el cambio a personajes reales es para bien y ayuda a volver a sentir lo que sentimos al ver la de animación aunque tenga el saborcillo de “película comercial con muchos efectos”. No obstante, la actuación de Emma Watson está muy sobreactuada, tiene escenas descabelladas, puede tener elementos poco creíbles, es muy ‘cursi’ y el final es espectacular y épico innecesariamente.

En mi opinión, es un buen ‘remake’ que se siente, se goza, emociona, conmueve, incentivará a ver más versiones para los que solo conozcan ésta y, probablemente, sus canciones se tararearán durante días, pero si es cierto que la poca originalidad hará que se recuerde por su modernización y no por su mensaje ya conocido.

Lo mejor: el diseño de producción, las canciones añadidas y Gastón.

Lo peor: su cursilería y su espectacularidad final.

Nota: 7’5/10

Sigue leyendo

Loving

lovingLa historia de los Loving. El director Jeff Nichols quiere explicar una historia necesaria de los años 50 en los racistas Estados Unidos cuando un matrimonio entre un hombre blanco y una mujer negra estaba mal visto, se llevaba a juicio y, en concreto, se obligaba a exiliarse de su Estado.

La película no solo plantea el tema sobre el racismo de la justicia en ese momento -ya muy visto actualmente- sino, también, la cuestión sobre la preocupación de una madre por la infancia de sus hijos y de criarlos obligadamente en una ciudad.

La historia está contada de principio a fin sin desviarse mucho de su hilo argumental y, probablemente, sea aquí donde falla ya que la historia podría dar mucho más de sí e indagar en otros aspectos. Además, los personajes de Richard y Mildred Loving interpretados por Joel Edgerton y Ruth Negga no me transmiten absolutamente nada y parecen inexpresivos. Por suerte, a medida que pasan los minutos, Mildred coge fuerza e importancia y empieza a conectar con el espectador, pero, pese a que la historia esté bien contada, hay cierta restricción emocional y contextual que impiden enlazarme con la historia.

El director expone una historia necesaria de llevar al cine que podría haber exprimido más.

Lo bueno: Ruth Negga.

Lo peor: podría haber dado más de sí.

Recomendable para esas personas que les gusten los temas raciales en los Estados Unidos y los judiciales.

Nota: 6’5/10

Sigue leyendo

La La Land

lalalandEl romance más ‘hype’. Expectativas muy altas con mucho despliegue publicitario y muchos premios es lo que define este musical que parece se llevará todos los premios.

Damien Chazelle nos alucinó con ‘Whiplash’ y vuelve por la puerta grande para presentar una película con una mezcolanza de emociones que puede gustar o defraudar. Para ello, cuenta con las interpretaciones creíbles y bien actuadas de Ryan Gosling y Emma Stone que ambos se coronan en lo más alto y llevan el tempo y toda el alma de la cinta.

Debo reconocer que técnicamente es estupenda y perfecta y, cumple con su objetivo que es contar el romance de una pareja y su posterior evolución. Con esta premisa incide en temas más allá de lo que muestra para reflexionar como, por ejemplo, el hecho de pasar una mala racha, seguir tus sueños, seguir el amor y hacer las cosas por amor, el sacrificio, el éxito, el esfuerzo, la pasión por el jazz o la actuación, entre otros. Y, para hacerlo ameno y diferente, añade temas musicales para convertirlo en un musical y entrar más en el corazón de la gente.

Sin embargo y según mi opinión, la mezcla que contiene de emociones y sensaciones termina agobiando y alejando al espectador para que éste solo goce de las canciones -todas magníficas y lo poco que sentí- y números musicales. Pienso que es una gran película, muy bien ejecutada y, personalmente, me gustó -más las partes de comedia que de romance/musical-, pero el ‘hype’ le perjudica y puede hacerse fría o quedándose en nada. Será recordada por sus premios, pero, ¿lo será por ser la película que es?.

Lo mejor: el número inicial y su pasión por la música.

Lo peor: la mezcla difícil de emociones.

Recomendada para los amantes de los musicales, los romances, Ryan Gosling y Emma Stone.

Nota: 7’5/10

Sigue leyendo

Aliados

aliadosUn drama sin drama. El director Robert Zemeckis pone en su filmografía una de las peores películas que ha hecho desde que empezó como director.

La idea es explicar la historia de un romance en medio de la Segunda Guerra Mundial y cómo evoluciona después que a él se le comunique que ella es una espía alemana. Y para poner cara a estas dos personas han cogido dos actores famosos, Brad Pitt y Marion Cotillard. Entre ambos no hay química ni romance porque son dos personas muy frías y diferentes -mucho se ha criticado por su frialdad que, a mi parecer, es necesario-.

El argumento se desarrolla bien, pero entretiene poco y no consigue hacerse interesante así como tampoco logra que empaticemos con ningún personaje. Tiene algunos errores y algunas escenas innecesarias y muy mejorables -el bombardeo parece ‘Blade Runner’. Por suerte no contiene muchos aspectos relacionados con la Historia de la Guerra, pero el romance no se sustenta por ningún lado.

Me parece vergonzoso que a estas alturas se haga una película sobre un romance en guerra completamente visto, se le intente añadir algunos ingredientes del thriller y, en su conjunto, tenga un resultado aburrido, nefasto y sin ningún componente correcto propio de un film de estas alturas.

Nota: 4/10

Maggie’s Plan

maggiesPlanes imprevisibles. La comedia de Rebecca Miller quiere enseñar que no siempre hacer planes es bueno y algunos no sabes si saldrán como te esperas. Este sencillo punto de partida lo desarrolla con la vida de Maggie, una profesora joven y poco exitosa con los hombres que un día decide ser madre.

A través de una historia de amor y un plan perfectamente ideado, la película contiene un triángulo amoroso con mucha química entre personajes -Gerwig, Hawke y Moore- que obliga a tener una sonrisa constantemente, unos hijos dispuestos a ser el motivo para mostrar que por mucho que sus padres tengan estudios no hay manera de que se entiendan y la simpatía de la historia, en general, hace que el espectador goce de una hora y media atrayente, cautivadora y entretenida.

Nota: 6’5/10