Mamma Mia: Una y otra vez

Oda a la maternidad y al libre albedrío. Una y otra vez vuelve el musical que se convirtió en todo un hito del verano del 2008, esta vez para contarnos el antes y el después de la historia de Donna, Sophie y los tres padres. Ol Parker se encarga de la dirección y recoger perfectamente el testimonio de Phyllida Lloyd.

El musical construido a base de pequeños videoclips de música alejado de los clásicos musicales como ‘Singin’ in the rain’ regresa. Con una vez no tuvimos suficiente y esta segunda parte sabíamos que era posible porque de la historia del verano de Donna cuando conoció a Bill, Harry y Sam podía salir un entrañable relato. Y regresa por la puerta grande regalando más dosis de emotividad a la historia.

Así es esta secuela que viene cargada de otros temas de ABBA con momentos memorables y un argumento bien contado convirtiéndose en una especie de oda a la maternidad y al libre albedrío. Tiene ‘gags’ divertidísimos, el reparto trabaja eficientemente, destacando a Lily James que lleva la batuta de toda la película. Quizás, el personaje que queda más descolgado es el del director del hotel que interpreta Andy García. La película, además, cuenta con un estupendo montaje que entrelaza la historia “del antes” con la otra parte que explica “el después” de todo lo acontecido en la primera parte.

No obstante, esta segunda entrega no hace nada más que repetir la misma fórmula de la primera, por lo que originalidad le falta. Asimismo, sus decorados son mejorables y el resultado en sí no es una película muy buena, si no más bien un producto de entretenimiento distinto y perfecto para esta época de año.

Así pues, ‘Mamma Mia 2: Una y otra vez” da lo que el público pide: música, ganas de bailar, momentos irresistibles, el imprescindible reparto original con la aparición de Cher, entretenimiento y un cúmulo de sensaciones que se van acumulando. Todo ello da un resultado que de bien seguro hará que la gente repita más veces a verla. ¡Larga vida a ‘Mamma Mia’!

Lo bueno: sus secundarios y el cast femenino.

Lo malo: el reparto masculino.

Nota: 7/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 383 cines
Anuncios

En la Playa de Chesil

Amor y desamor de recién casados. El director de la miniserie histórica “The Hollow Crown”, Dominic Cooke da el salto a la dirección adaptando la novela de Ian McEwan sobre un joven matrimonio que sufrirá sus primeros problemas nada más pasar la primera noche.

Saoirse Ronan y Billy Howle son los encargados de encarnar al matrimonio que lleva todo el ritmo del film durante sus 110 minutos de forma irregular, tanto en tempo como en emoción. El principal problema de la película es que la historia está contada mediante ‘flashbacks’ y llega un momento que cansa. Asimismo, la relación entre ellos dos no acaba de ser regular, sus diálogos quedan en nada y no hay ni una pizca de reacción en el espectador.

Ronan y Howle interpretan sus papeles correctamente, pero, por culpa de sus falsos diálogos, no es suficiente para poder penetrar en las emociones del público. Quiere demostrar que un matrimonio veinteañero puede ser un fracaso, pero, en mi opinión, no termina de aprovechar el argumento y me da la sensación de estar en un callejón sin salida y aburrido.

Al final, el film de Dominic Cooke prometía ser un bello, sensible y tierno relato de un amor joven, pero el resultado es un drama irregular, soporífero y de una compleja estructura emocional que no se desarrolla de la manera más eficiente.

Lo bueno: los paisajes de Inglaterra.

Lo malo: prometer una premisa y dar otra de muy distinta.

Nota: 4/10

Distribuida por BTeam Pictures
Estreno en 76 cines

10×10

La venganza no cabe en una habitación. La directora Suzi Ewing inaugura su filmografía con un ‘thriller’ al estilo de ‘Cube’ (1997) sobre un hombre que secuestra a una mujer y la encierra en una habitación aislada.

Por un lado, el film se alimenta de un argumento sencillo y algo tópico en el género de ‘thriller’ para contar una historia sobre un hombre que busca venganza. Para ello, tiene a Luke Evans y Kelly Reilly como protagonistas: ambos excelentes en sus papeles. También contiene instantes de intriga y suspense y, a nivel técnico, no hay nada que envidiarle, ya que, por ejemplo, sabe sacarle provecho a una fotografía elegante.

Por otro lado, la película tiene sus puntos negativos que no la hacen ser una gran película en el género y que puede pasar muy desapercibido. Por ejemplo, es muy irregular en cuanto a ritmo (y solo dura 86 minutos) y no acaba de situarse dentro del ‘thriller’ y suspense. Además, tiene vueltas de tuerca que dejan claro que pretende jugar con el espectador, pero éste ya se da cuenta de lo que sucede.

Aun así, “10×10” es una ambiciosa película que, como ópera prima, cumple con sus expectativas de entretener, mantener el interés y dejar en bandeja el mensaje que pretende transmitir aunque éste ya esté muy visto.

Lo bueno: sus actuaciones y la violencia que presenta.

Lo malo: la sensación que puede dar mucho más de sí.

Nota: 6/10

Distribuida por Flins y Piniculas
Estreno en 4 cines

Lean On Pete

Trágica y esperanzadora adolescencia. El director Andrew Haigh vuelve al cine con un nuevo drama duro de digerir sobre la vida de un adolescente que deberá hacerse cargo de su vida, iniciando así un viaje con un caballo para encontrar a su tía.

Con este argumento, el director nos adentra en una historia intimista sobre el personaje principal interpretado magistralmente por Charlie Plummer. La excelente fotografía y el hilo conductor del drama coloca al espectador en la piel del adolescente y no lo suelta hasta pasados 121 minutos. Mientras, nos regala momentos duros, trágicos y, otros de esperanza y diversión, haciendo un retrato brillante y reflexivo de la psicología del chaval.

En un paisaje propio de un western, viajamos por las estepas rurales de Norteamérica y, observamos y vivimos los momentos que debe pasar el chico para conseguir su objetivo: ir a casa de su tía. Es por eso que no deja de ser un argumento de “luchar y esforzarse para conseguir el objetivo”, pero el logro del film es la manera cómo trata y explica el director los sucesos.

‘Lean on Pete’ es un drama intimista, natural y cautivador que nos muestra la crudeza de la adolescencia del protagonista y que, como espectador, sentimos su impotencia y soledad y, hace que nos preocupemos por él. Sin duda, una historia que encoge el corazón y provoca un torbellino de sensaciones.

Lo bueno: Charlie Plummer, el cambio de registro de Travis Fimmel, el trato de la historia sin caer en sensiblerías.

Lo malo: esos 121 minutos pueden hacerse largos y pesados para alguien que no le guste este tipo de cine menos convencional y más poético.

Nota: 8/10

Distribuida por Diamond Films España
Estreno en 24 cines

Aniquilación

ANIQUILACIÓNRecuerdo que quedé totalmente maravillado con Alex Garland cuando vi por primera vez esa pequeña gran joya de la ciencia ficción que es Ex Machina. Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de este prometedor director, hasta que llegó Aniquilación. Empezaré diciendo que me siento muy frustrado.

Desde el primer día que anunciaron la producción de esta adaptación de la novela escrita por Jeff VanderMeer me sentí muy cautivado, no solo por lo que proponía, sino porque tenía la impresión de que habíamos encontrado a un nuevo genio del género representado en la figura del director británico, pero… llegó Aniquilación.

Lo que más me frustra de esta película es su incomprensible guión, y no porque me resultase difícil de entender o de asimilar. De hecho, es un film muy asequible, a pesar de la complejidad de la historia. Lo que más me molesta es que el encargado de escribir un libreto como el de ‘Ex Machina’ (nominado al Oscar, por cierto) sea capaz de crear un guión con tantos sinsentidos, previsible, y lo deje todo en manos de su estética, de su puesta en escena y el ‘acting’.

Otra cosa que me pone de los nervios son los planos con destellos de luz causados por el efecto óptico captados por la cámara. Quedan preciosos, y puedes utilizarlos dos o tres veces, pero, ¿en todos los planos?

A pesar de todo ello, no podría considerar a Aniquilación como una película horrible. Consigue su propósito de mantener el interés hasta el final y lo mejor de todo el conjunto es, sin duda alguna, esa facilidad pasmosa con la que Alex Garland es capaz de crear momentos de suma intensidad perturbadora sin caer en el morbo o en lo escabroso, especialmente en su parte final. Aunque, al contrario que en su anterior obra, es incapaz de ofrecernos una reflexión interna sobre todo lo que aquí sucede. Aniquilación es un film flojo, con carencias, y falto de elocuencia.

Lo mejor: el interés suscitado por la propia historia no llega a aburrir.

Lo peor: la ausencia de un guión sólido, su pobreza tanto narrativa como visual, y la escasez de meditación argumental.

Nota: 5/10

Disponible en Netflix

La Muerte de Stalin

Sin Stalin, ¿que hacemos? El creador de la exitosa serie “Veep”, Armando Iannucci sigue en el género de la comedia con esta película sobre la muerte del dictador Iósif Stalin y la pugna por el poder en los días posteriores.

La noche del 2 de marzo de 1953, el dictador ruso murió en su despacho y los días posteriores, los personajes más importantes de su gabinete, como Nikita Kruschev, interpretado magistralmente por Steve Buscemi, quien hace un duo perfecto con Simon Russell Beale que encarna a Lavrenti Beria, decidieron qué hacer con el cadáver y quién debía sucederle. Es aquí donde reside las dos grandes virtudes: sus actuaciones y sus diálogos, ya que ambos aspectos ponen cara, ojos y sátira al film que pretende desmitificar las figuras del Politburó ruso y darles otro enfoque.

La película es un ataque directo al poder dictatorial, a las formalidades, a las ansias de poder y las incongruencias que éste produce, entre otros temas que, juntos hacen una comedia satírica muy recomendable para los amantes del género y que va de menos a más. Así pues, Iannucci muestra otra cara sobre un episodio curioso de la Historia de Rusia de la mejor forma: con entretenimiento, risas, críticas políticas y, auténticos y frenéticos instantes de discusión.

Lo bueno: Simon Russell Beale y su diálogo.

Lo malo: que Jason Isaacs no sea uno de los protagonistas.

Nota: 7/10

Distribuida por Avalon
Estreno en 46 cines

The Party

Sorprendente comedia teatral. La director Sally Potter vuelve al cine después de cinco años de inactividad con una comedia negra muy recomendable e imprescindible.

La historia que nos presenta es la de Janet, una mujer que organiza una fiesta con sus amigos tras ser nombrada ministra del Gobierno, pero este encuentro se convertirá en una celebración totalmente surrealista e hilarante. Su reparto es la gran virtud del film, constituido por siete nombres: Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cherry Jones, Emily Mortimer, Cillian Murphy,Kristin Scott Thomas, Timothy Spall. Todos están excelentes y permiten que el hilo argumental se desenvolupe de manera ágil y sorprenda cada minuto al público.

La película contiene historias independientes que se desarrollan en una misma casa disparando contra temas como el feminismo, la maternidad, la fidelidad, la política y la lealtad que, de cada uno, puedes sacar una propia conclusión. No obstante, la conclusión final no se cierra hasta que se acaba el film y, esa es otra virtud, ya que como espectador estás expectante por todo lo que ocurre, creándose así una especie de ‘thriller-drama’ frenético, divertido y preciso.

‘The Party’ de Sally Potter es una bomba de relojería, que va ganando minuto a minuto y logra entretener durante sus 71 minutos en una comedia negra y dramática con unos diálogos brillantes. Una verdadera sorpresa de obligado visionado.

Lo bueno: todo su elenco y su capacidad por introducir al espectador en medio del ‘follón’.

Lo malo: que no se vea.

Nota: 8/10

Distribuida por Avalon
Estreno en 52 cines