My Friend Dahmer

Retrato de un asesino. Hace unos días se puso a la venta en Estados Unidos una de las películas que llevaba tiempo esperando: ‘My Friend Dahmer’ (2017) de Marc Meyers, basada en la novela gráfica del mismo nombre escrita por Derf Backderf.

El film es un biopic que nos narra los años de juventud del que sería uno de los mayores asesinos en serie más infames de la Historia: Jeffrey Dahmer. El señor Backderf, quien fue compañero y “amigo” de Dahmer en el instituto, nos narra con una veracidad perturbadora el nacimiento de un monstruo que aterrorizó la ciudad de Milwaukee durante casi dos décadas. Y ahora, su adaptación cinematográfica, nos transporta a finales de los años 70, donde empezó todo.

Estamos ante una película muy curiosa. A pesar de lo morboso de la historia, no encontramos un ápice de violencia visual en las casi dos horas de metraje. Y aunque no lleguemos a encontrar una violencia tan explícita como podría llegar a esperar cualquier persona aficionada del  tema, el filme posee y se mantiene, de manera constante, en una vorágine psicológica-emocional extremadamente dura de violencia; y es esa violencia psicológica la que convierte a este biopic en una pequeña joya del cine de género.

En ‘My Friend Dahmer’, Ross Lynch (antigua estrella infantil de Disney) logra dar vida de forma brillante a un joven Jeff Dahmer en sus años de instituto, dotándolo de una extraordinaria extravagancia y excentricismo que intentan esconder en su personalidad antisocial a un futuro sociópata y depredador humano.

El film nos habla, también, de la influencia de un ambiente propicio y estable a la hora de nuestra formación como seres humanos, por ejemplo, tu situación familiar, los amigos con los que te relacionas, etc y cómo todo ello puede llegar a dinamitar la vida de una persona y lo es aún más cuando ésta se encuentra en una etapa tan determinante como es la adolescencia. Y eso es con lo que nos encontramos aquí: el proceso de creación de un psicópata a través de la mala regulación de las reglas de nuestra sociedad. Podríamos decir que es nuestra sociedad la que, en cierto modo, puede llegar a convertirnos en verdaderos monstruos. ¿No os parece algo irónico?

Nota: 8/10

Escrita por Fer Zaragoza.

Sin distribución en cines
Anuncios

Yo, Tonya

La podredumbre de los Estados Unidos. El director de la mejorable película ‘La hora decisiva’, Craig Gillespie vuelve al cine con una nueva película basada en hechos reales que trata sobre la dura historia de Tonya Harding y sus éxitos y fracasos en el patinaje sobre hielo.

El director nos presenta un biopic aparentemente convencional explicando la vida de Tonya, desde sus inicios hasta su retirada, con una clara línea argumental típica de inicio, nudo y desenlace. Sin embargo, lo que la hace especial y reveladora es su montaje que combina entrevistas con los personajes principales y la acción que explican, perfectamente bien compenetrado. Además, esta manera de explicar la historia se agradece para alejarse de tópicos y agilizar la trama.

La película está interpretada magníficamente por Margot Robbie quien se pone en el papel de Tonya Harding de manera creíble y nos hace empatizar con el personaje. A parte de Robbie, quien también está formidable es Allison Janney que interpreta el papel de madre y le da toques de humor negro al film. Siempre que sale pone contra las cuerdas a su hija y, con ella, al público; no se sabe con qué te saldrá.

Así pues, con un montaje diferente y adecuado, y unas actuaciones excelentes, hay que añadirle el fuerte componente crítico a los Estados Unidos que no le da mucha importancia, pero que forma parte de la película. Parece que el patinaje sobre hielo es la excusa idónea para retratar esa sociedad y esa podredumbre que forma el país norteamericano de los años 90. ‘Yo, Tonya’ podría haber sido un biopic más, pero gracias a Robbie, Janney, Gillespie, entre otros, se consagra como una película fresca, entretenida, emotiva y durísima. Muy recomendable.

Lo bueno: su elenco actoral (destacando a Allison Janney) y la agilidad que le dan a la trama.

Lo malo: pensar en lo mal que lo pasó Tonya en según qué momentos.

Nota: 7’5/10

Distribuida por Entertainment One Spain
Estreno en 207 cines

Churchill

La toma de decisión de Winston Churchill. El 6 de junio de 1944 hubo el desembarco de los aliados en el norte de Francia en una operación llamada ‘Operación Overlord’ o más conocida como ‘Desembarco de Normandía’. 24 días antes, Winston Churchill, primer ministro de Gran Bretaña, y otros generales de los aliados como Dwight D. Eisenhower tuvieron que tomar una decisión que cambiaría el transcurso de la guerra: inciar o no la Operación.

En este contexto nos encontramos en el film aunque se focaliza en la figura controvertida de Churchill y su pensamiento mostrando así un biopic muy acotado temporalmente y muy introspectivo. Nos sumergimos en un viaje por su vida privada, sus reflexiones, sus oraciones, su vida cotidiana, su temperamento, su personalidad, etc. Además, aparte de ser un retrato psicológico -digno de analizar-, incita al espectador a sentirse involucrado en sus momentos más tensos en los que debe tomar decisiones no solo íntimas sino ‘burocráticas’ que pueden significar mucho para la Historia.

El retrato histórico de la película es muy fiel a la realidad y, como película, se sustenta muy bien gracias a la soberbia actuación de Brian Cox y Miranda Richardson. Asimismo, el guión, la ambientación, la banda sonora y la fotografía están a la altura de un ‘thriller’ biográfico de este tipo.

Personalmente, me encantó esta obra de Jonathan Teplitzky (‘Broadchurch’) no solo por su historia sino porque todos sus elementos están a la altura y nada es gratuito. Más bien, todo lo que presenta da pie a reflexiones posteriores. Una estupenda película de un momento decisivo y una figura imprescindible de la Historia.

Lo bueno: Brian Cox y la manera como está ejecutada la película.

Lo malo: puede quedarse un simple biopic.

Nota: 8’5/10

Distribuida por A Contracorriente Films

El Arte de la Amistad

El arte de Giacometti. Cuarta película del actor y director Stanley Tucci que, esta vez, nos viene con un drama ambientado en los años 60 en Paris para explicar un momento de la vida del pintor y escultor Alberto Giacometti. Un buen día, éste invita al escritor y crítico de arte James Lord para hacerle un retrato que, con los años, se hará mundialmente célebre.

Es una película lenta y difícil de soportar en sus 90 minutos porque tiene momentos de poco interés o muy planos, pero logra coger al espectador y colocarlo dentro de la historia para que nos identifiquemos con la frustración y peculiar vida del pintor y, al mismos tiempo, con la desesperación del escritor que está constantemente posponiendo su vuelta a Norteamérica porque el retrato no se termina nunca. Es una historia interesante y buena, pero no da para mucha reflexión más allá de los que muestra.

La gran virtud del film es Geoffrey Rush quien se luce a la perfección interpretando a Giacometti y da un recital de buen actor. Técnicamente es muy atrevida, pero, para mi, sus planos de cámara en mano me descolocan y me hacen desconectar de la cinta. Contiene un humor absurdo y negro que, a veces viene bien y otras veces no conviene. Una buena película que me hubiera gustado que diera más de sí.

Lo bueno: Geoffrey Rush y que se de a conocer más la figura de Giacometti.

Lo malo: que se pueda quedar en un simple biopic de un artista.

Nota: 7/10

Distribuida por Vértigo Films

El Caso Fischer

el caso fischerEl ajedrecista Fischer. Edward Zwick, director de grandes películas, vuelve dirigiendo una película sobre la vida de Bobby Fischer, el mejor ajedrecista del mundo y su partida contra Boris Spassky durante la Guerra Fría.

El filme empieza contando la vida del personaje interpretado excelentemente por Tobey Maguire que, en ocasiones, nos impacta. Con cuatro pinceladas ya te ha explicado su infancia y nos sumergimos en su vida y su evolución como jugador. De fondo tenemos el conflicto de la Guerra Fría que, a medida que avanza nos enseña imágenes y vídeos de momentos claves por lo que no olvida la tensión del momento pese que esta tensión no se propaga al espectador.

La película se centra en explicar su historia de principio a fin y, excepto algunos momentos críticos e intrigantes, no encontraréis nada que no habéis visto en otro biopic. Una virtud de la cinta es que hace interesante el ajedrez, un juego que para muchos es aburrido y, sin embargo, terminas la película queriendo jugar. Personalmente, me ha faltado que como biopic se insertase más emocionalmente dentro mio y me mostrara los movimientos de las piezas.

No es una película biográfica excelente, pero está muy bien interpretada -todo el peso para Tobey Maguire- y tiene elementos a destacar. No es el rey ni la reina, pero si un alfil.

Nota: 7/10

Miles Ahead

milesaheadDrogas y jazz. Dos palabras que definieron -en parte- la vida de Miles Davis, un famoso músico de jazz y que gracias a su interesante vida motivó al actor y director Don Cheadle a filmar este biopic.

De primeras nos deja caer un mensaje clarísimo: la música de Miles Davis no era jazz, simplemente música social. Y con esto se desarrolla la historia del músico no desde su infancia sino desde el momento en que dejó de tocar y las productoras querían su regreso.

A medida que van pasando los minutos te das cuenta que la película está muy cuidada y hecha con muchísimas ganas y alma. Eso se nota en la interpretación más que magnífica de Cheadle, en escenas curiosas y alguna de denuncia y en su mezcla de momentos tranquilos, movidos, interesantes y otros en los que los diálogos son los protagonistas.

Si no eres fan de este tipo de música pero te apetece ver esta película garantizo que no te aburrirás y que la subtrama periodística hace que estés atento a todo. Si eres fan de Miles Davis y del género musical puede que la goces más pero no te esperes música jazz todo el metraje. El tramo musical final recuerda a ‘Whiplash’ de Damien Chazelle y los postcréditos dejan un detalle que obligan a amar la película.

‘Miles Ahead’ es un biopic bien interpretado, dirigido, narrado y hecho con mucho espíritu con el que estarás pensando unos días.

Nota: 8/10

Dioses

DiosesThriller médico. La película que ha triunfado en Polonia trata el tema del primer trasplante de corazón en los años 80 en el país polaco centrándose en la figura de Zbigniew Religa.

A primera vista podría ser un biopic del doctor interpretado por Tomasz Kot de manera creíble y correcta. No obstante, se deshace de la vida de éste y busca mostrar el sacrificio, el sufrimiento, la crítica y la reflexión del tema principal: el trasplante.

Tiene una banda sonora ambiental para alzar la figura del protagonista y desde que empieza hasta que termina mantiene un ritmo de suspense y tensión para que el espectador sienta y no desconecte. Sin embargo, no lo consigue y se hace demasiado larga hasta llegar a cansar.

Va de más a menos porque en los tramos finales parece que el mismo montaje se haya agotado y solo quiera ilustrar el proceso -sin emoción- de los sucesivos trasplantes. Interesante película con decreciente interés.

Nota: 6/10