Testigo

El ‘macanografiador’. El veterano actor francés François Cluzet vuelve a la gran pantalla junto al director Thomas Kruithof para adentrarnos en una historia de espionaje con detalles de un auténtico ‘thriller’ que inquietan al espectador.

Cluzet es el protagonista que encarna a Duval, un hombre que entra a trabajar en una misteriosa empresa donde tiene que transcribir llamadas telefónicas con unas normas muy estrictas. Con este misterio desde el inicio, la película nos involucra rápidamente en la trama gracias a una estética inmejorable, una tensión que va en aumento con los minutos, unos guiños y críticas al sistema político del país y un final razonable, pero que, para mi, está hecho con prisas.

Técnicamente es correcta y la historia está muy bien explicada por lo que son unos 88 minutos entretenidos y bonitos aunque angustiosos que te mantienen conectado todo el metraje.

Lo bueno: Cluzet y su original y ágil historia.

Lo malo: su final.

Nota: 7’5/10

Distribuida por Surtsey Films
Estreno en 41 cines

Snowden

snowden¿Seguridad o libertad? Estos dos conceptos quedan en el aire en este thriller de espionaje dirigido por Oliver Stone sobre la vida de Edward Snowden quien publicó información confidencial de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) en el diario The Guardian.

El personaje principal es interpretado por Joseph Gordon-Levitt magníficamente y de forma creíble durante todo el metraje. Todo el peso recae sobre él quien nos conduce por la historia de este hombre que destapó tanta información que nos obliga a pensar si estamos seguros en este mundo y qué nivel de intimidad tenemos.

Sin duda, el filme consigue que el espectador reflexione sobre el tema y no solo sea un biopic para saber quién es este individuo. Cabe decir que es una historia compleja y densa de explicar y, hay momentos que puedes perderte fácilmente de la cantidad de elementos que explican. A veces, roza ser un documental y se olvida de ser un drama político.

Como negativo podemos encontrar la historia de amor que, a mi parecer, está mal explicada y contiene una escena de sexo totalmente innecesaria. Además, las pantallas de ordenador que salen -y son importantes- se nota que son falsas, algunos momentos no tienen tensión y su durada complica estar concentrado.

En general, la película cumple con su objetivo haciendo de esta historia algo interesante para llegar donde el documental Citizenfour -curioso guiño en el filme- no pudo y así gozar esta historia con un final, para mi, acertado.

Nota: 7/10