Un Océano entre Nosotros

Entre mares reflexivos. El director James Marsh (‘Man on Wire’, ’La Teoría del Todo’) regresa al drama biográfico para contar la historia de Donald Crowhurst, un hombre que decidió dar la vuelta al mundo en vela en la Golden Globe Race para ganar y sanear la economía familiar.

Aparentemente, la historia no inspira mucho entusiasmo ni emoción. Más bien parece que el desarrollo del film será convencional con típicos momentos dramáticos para que el espectador empatice con la historia. Marsh no se aleja de esta concepción, pero el enfoque personal que da es lo que eleva esta película. Lo que parecía ser un aburrimiento y espeso argumento en seguida se hace interesante y obliga al público a seguir la aventura de Crowhurst y a descubrir su personaje.

Colin Firth es gran protagonista del film que dota su papel de alma, energía y credibilidad, sobre todo, en los instantes más reflexivos de la cinta. Si algo muy bueno tiene esta historia es que se le puede sacar mucho jugo para pensar sobre el compromiso, la culpa, la piedad, las responsabilidades, la mentira y la toma de decisiones. Y lo borda en este aspecto. Se convierte en una película de autor que hará pensar a todos que la vean. Además, habla sobre las consecuencias que conlleva querer el éxito u obtener un imposible objetivo.

Pese a tener ciertas convencionalidades y, quizás, como drama no despierta mucho entusiasmo, lo mejor es el enfoque que le da Marsh y su equipo a esta historia que, personalmente, me era desconocida y, al terminar, tuve que meditar todos los valores que transmite. Es una película lenta y un tanto repetitiva, pero sus actuaciones, el guión y lo que plantea hacen que se deba tener presente.

Lo bueno: la parte final y lo que contiene.

Lo malo: como drama no sorprende y puede que le falte algo de emoción.

Nota: 7/10

Distribuida por Vértice Cine
Anuncios

Mamma Mia: Una y otra vez

Oda a la maternidad y al libre albedrío. Una y otra vez vuelve el musical que se convirtió en todo un hito del verano del 2008, esta vez para contarnos el antes y el después de la historia de Donna, Sophie y los tres padres. Ol Parker se encarga de la dirección y recoger perfectamente el testimonio de Phyllida Lloyd.

El musical construido a base de pequeños videoclips de música alejado de los clásicos musicales como ‘Singin’ in the rain’ regresa. Con una vez no tuvimos suficiente y esta segunda parte sabíamos que era posible porque de la historia del verano de Donna cuando conoció a Bill, Harry y Sam podía salir un entrañable relato. Y regresa por la puerta grande regalando más dosis de emotividad a la historia.

Así es esta secuela que viene cargada de otros temas de ABBA con momentos memorables y un argumento bien contado convirtiéndose en una especie de oda a la maternidad y al libre albedrío. Tiene ‘gags’ divertidísimos, el reparto trabaja eficientemente, destacando a Lily James que lleva la batuta de toda la película. Quizás, el personaje que queda más descolgado es el del director del hotel que interpreta Andy García. La película, además, cuenta con un estupendo montaje que entrelaza la historia “del antes” con la otra parte que explica “el después” de todo lo acontecido en la primera parte.

No obstante, esta segunda entrega no hace nada más que repetir la misma fórmula de la primera, por lo que originalidad le falta. Asimismo, sus decorados son mejorables y el resultado en sí no es una película muy buena, si no más bien un producto de entretenimiento distinto y perfecto para esta época de año.

Así pues, ‘Mamma Mia 2: Una y otra vez” da lo que el público pide: música, ganas de bailar, momentos irresistibles, el imprescindible reparto original con la aparición de Cher, entretenimiento y un cúmulo de sensaciones que se van acumulando. Todo ello da un resultado que de bien seguro hará que la gente repita más veces a verla. ¡Larga vida a ‘Mamma Mia’!

Lo bueno: sus secundarios y el cast femenino.

Lo malo: el reparto masculino.

Nota: 7/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 383 cines

Kingsman: El Círculo Dorado

Ni el oro hace brillar a Kingsman. La segunda parte del servicio secreto más gamberro y elegante del momento vuelve con el mismo director y protagonistas ayudados por Channing Tatum, Jeff Bridges y Halle Berry. Todos deberán hacer frente a la malvada Julianne Moore quien recoge el relevo de Valentine y pretende drogar a todo el mundo, destruyendo Kingsman del mapa.

Esta segunda entrega no tiene nada nuevo ni sorprendente en comparación con la primera. Aquella era original, con algunas escenas de acción para enmarcar, una historia curiosa y muy bien hilvanada y una excelente alternativa al cine de espías. La de ahora es una repetición de la misma fórmula que les funcionó, pero mal ejecutada pues el argumento no deja de ser convencional y enrevesado, es innecesariamente larga, no hay equilibrio con los nuevos personajes y tiene elementos incoherentes e irreales.

Lo único que se podría salvar de esta segunda parte es su acción, que sigue siendo trepidante y muy bien conjuntada con la cámara, y la banda sonora repleta de música rock perfectamente fusionada con las escenas. A ‘El Círculo Dorado’ le repercute todo el peso de la primera y afirma que “segundas partes nunca fueron buenas”.

Lo bueno: alguna secuencia de acción brutal.

Lo malo: desaprovechar el papel de Jeff Bridges y tener la sensación de querer ver algo diferente.

Nota: 6/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 348 cines