Los Cuatrocientos Golpes

El gran golpe de la falta de amor. En 1960 llegaba a España la primera película de François Truffaut, uno de los máximos exponentes de la “nouvelle vague” francesa. En ella nos cuenta la vida de un niño con problemas en la escuela y en casa que irán degradándolo emocionalmente.

Antes de nada, la película nos enseña la educación de la época en Francia y la intransigencia de los profesores. A partir de aquí, Antoine Doinel (el chico) se convierte en el tempo del film y nos va trasladando en sus espacios: su casa, la escuela y la calle. En todos ellos, el director nos enseña esos golpes a que se refiere el título que va recibiendo el niño, ya sea comentarios ofensivos de su madre o profesor y, muestra que en la calle es el momento en que es libre y puede estar con su amigo.

Todo el argumento está construido con una naturalidad y credibilidad excelente que ayudan al espectador a empatizar con el personaje y a preguntarnos qué haríamos nosotros si estuviéramos en su situación. Personalmente, creo que Truffaut logra su objetivo con la película y cuenta magníficamente una historia dura con momentos divertidos sobre lo dura que es la vida, reflejado en un niño inocente que se va pervirtiendo.

‘Los 400 Golpes’ de François Truffaut ha pasado a ser una de las obras imprescindibles de la historia del cine y no merece más menciones a parte. La historia está bien explicada, crea debate y el tema puede llegar a ser muy actual.

Más información de la película aquí.

Anuncios

Normandía al Desnudo

Un pueblo unido por un desnudo. El director frances Philippe Le Guay viaja al pueblo normando Mêle-sur-Sarthe para contar una historia sobre una villa unida por un desnudo y defender sus derechos.

El argumento nos centra en el pequeño pueblo de Normandía donde se están produciendo unas movilizaciones por culpa de la crisis agrícola. Todo cambiará cuando la llegada de un fotógrafo norteamericano decidirá fotografiar el pueblo desnudo en un precioso campo verde normando. Es en esta sencillez de historia donde reside la virtud del filme porque de este argumento, el director y sus guionistas nos brindan una comedia dramática muy natural y actual.

Los personajes entrañables del filme están capitaneados por el alcalde querido del pueblo que es interpretado por François Cluzet y se encargará de organizar e incentivar a que el pueblo vaya a desnudarse para hacer la fotografía. Toby Jones se encarga de dar vida al fotógrafo norteamericano que hace una actuación correcta, sin más. Gracias al conjunto de secundarios, la película coge fuerza para dar sentido a un argumento con el que se le puede extraer muchos debates: la satirización de la fotografía artística, la timidez de los vecinos, la protesta contra la crisis social, la unión de un pueblo por una causa, los prejuicios entre conciudadanos, entre otros.

De este modo, ‘Normandía al desnudo’ es una simpática comedia recomendable que pasa muy deprisa (105 minutos), invita a pensar y no pretende ser ambiciosa, con lo cual le favorece mostrar lo que es.

Lo bueno: sus personajes.

Lo malo: que la simpatía que presenta se convierte en una estupidez.

Nota: 6’5/10

Distribuida por Vértice Cine

Basada En Hechos Reales

Las consecuencias del éxito. Roman Polanski vuelve a la gran pantalla tras cuatro años desde “La Venus de las pieles” con thriller psicológico que lo que pretende es contar las consecuencias que tiene el éxito.

Polanski, con ayuda de Oliver Assayas, adapta la historia de la novela de Delphine de Vigan sobre la vida de una escritora de éxito que no lleva muy bien la fama hasta que un día conocerá a una persona que la ayudará para conseguir algo a cambio. El argumento que presenta la película no deja de ser un tema muy trillado que recuerda a esa película de Rob Reiner titulada “Misery” sobre las consecuencias que puede llegar a tener la celebridad. Además, las secuencias que van acompañando a la protagonista son muy poco creíbles, pero quedan escondidas bajo la inestabilidad de la protagonista, magníficamente interpretada por Emmanuelle Seigner.

El filme nos adentra en una atmósfera parisina elegante para explicar la construcción de la relación tóxica entre las dos mujeres y, como espectadores, sigamos la trama y profundicemos en la psicología de Elle, la mujer que lleva el tempo de la película. Sin embargo, a medida que avanzan los minutos te das cuenta de la manipulación por la que te está llevando y sabes cómo terminará. Aun así, te dejas llevar por sus entresijos y guión y te involucras definitivamente con la trama.

Así pues, Polanski llega a la veintena de largometrajes con una obra menor en su filmografía que contiene elementos muy interesantes, como sus escenarios, las interpretaciones, los debates sobre el éxito y el juego que propone, pero destaca en muy poco como thriller, es demasiado previsible y muy poco creíble.

Lo bueno: la batalla entre Emmanuelle Seigner y Eva Green.

Lo malo: su final. Esperaba algo nuevo.

Nota: 6’5/10

Distribuida por Entertainment One
Estreno en 206 cines

El Joven Karl Marx

El embrión para dar sentido a las revoluciones. El director haitiano, Raoul Peck, deja el documental de ‘I Am Not Your Negro’ para adentrarse en la difícil tarea de explicar la vida de Karl Marx y sus compañeros más próximos, como Friedrich Engels, y haciendo posible pasarla al alumnado que estudie este tema.

La película es un drama histórico que relata cómo nació el socialismo científico de Marx y sus debates con el socialismo utópico de Proudhon enseñando así como se gestó la ideología que capitanearía la revolución de 1848 y, posteriormente, maduraría con el comunismo. El film no deja de ser un retrato convencional, explicado con una fórmula sencilla de inicio, desarrollo y final, bien documentada, intentando abarcar los aspectos más importantes para poder dar vida a la historia que quiso unir el movimiento obrero.

August Diehl es el responsable de encarnar a Marx y, a nivel interpretativo, la película cumple, es creíble y, lo más importante, se hace interesante y curiosa, pero no deja de ser un drama histórico más que no destaca en nada en particular. Tiene momentos apasionantes y de grandes diálogos, e históricamente está bien cuidada, pero deja un sabor de mediocridad y de poca ambición a la hora de contar la historia que, lo que pudiera haber sido revolucionario se queda en un mero burgués sin aspiración.

Lo bueno: adentrarse en esa parte de la sociedad en la que los combates se basaban en saber quien leía más.

Lo malo: quedarte con la sensación de indiferencia.

Nota: 6/10

Distribuida por Pirámide Films
Estreno en 23 cines

Con Los Brazos Abiertos

Das la mano y te cogen el brazo. Esta frase es la que define esta comedia francesa de Philippe De Chauveron, director de esa otra película de humor “Dios mío, pero qué te hemos hecho?”. El director vuelve a contar con uno de los mejores actores de comedia de Francia, Christian Clavier, quien hace el papel de un rico escritor a favor de de la inmigración hasta que un día llegan en su casa una familia gitana rumana y tendrá que acogerlos, cueste lo que cueste.

Durante unos 92 minutos entretenidos, la película cumple como comedia divertida y bien explicada con algunas escenas realmente graciosas, siempre con el elemento crítico o representativo de una parte de la sociedad. No obstante, no deja de ser una típica ‘comedieta’ para pasar una agradable tarde, pues aunque el tema que trata lo exagera mucho hasta, por momentos, cansar, sales de la sala de cine con una sonrisa. No decepciona ni se hace pesada, pero tampoco es una película que se desmarque de su género.

Lo bueno: Christian Clavier y Ary Abittan.

Lo malo: que sea solo una comedia sin más.

Nota: 6/10

Distribuida por Alfa Pictures y Madavenue
Estreno en 83 cines

El Amante Doble

La doble emoción. El director francés François Ozon vuelve a los cines con un ‘thriller’ psicológico inquietante y rocambolesco que juega con el espectador para que o vomite o se excite.

El argumento cuenta la vida de una chica débil quien recorre a un psicoterapeuta para que la ayude hasta que se ve involucrada en una historia de pasión y mentiras con la que se obsesionará. Con tonos de intriga y romance, la historia empieza maravillosamente, con una puesta en escena muy buena y elegante, que va poniendo al público en situación.

Sin embargo, a medida que avanza el metraje, el film comienza a ser un despropósito y un lío confuso hasta que acaba, sin levantar cabeza, en ese entramado de celos y frenesí sexual en el que se encuentra. Por este motivo, la doble emoción de asco y placer existe, pero no compenetra bien con una historia retorcida que pierde fuelle a cada giro que da.

Lo bueno: su elenco actoral y elegancia.

Lo malo: esperar algo tan bueno como su anterior proyecto, ‘Frantz’.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Golem Distribución

Valerian y la ciudad de los mil planetas

Viajando por el universo con Luc Besson. El director de grandes películas como ‘León: el Profesional’ o ‘El Quinto Elemento’ deja a Lucy para adentrarse en el universo de Valérian y Laureline, creado por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières.

Con mucha responsabilidad en su espalda, Besson adapta un cómic ambicioso lleno de colores, animales, lugares, personas y planetas que inspiró en su momento a grandes ‘space-operas’ como ‘Star Wars’ y ahora nos sumerge en un apasionante y maravilloso viaje por Alpha. Los responsables de todo son Dane DeHaan y Cara Delevingne quienes transmiten mucha química entre ellos aunque por momentos nos recuerda a una típica historia adolescente e inmadura de dos jóvenes salvando el universo.

Aun así, a parte de momentos donde el guión flojea mucho, surgen instantes de lágrima fácil innecesarios y alarga escenas inútilmente, la película se sustenta, en su mayoría, por sus efectos especiales los cuales nos hacen pensar que los casi 200 millones de euros gastados han estado bien invertidos. Gracias a ellos, como espectador disfrutas de un auténtico viaje por el espacio y planetas descubriendo seres rarísimos, empatizas con ellos y te crees todos los lugares por lo que te transporta. Y todo esto acompañado por una banda sonora de Alexandre Desplat sinfónica, dinámica y épica que recuerda a John Williams.

De este modo, Luc Besson y su imprescindible equipo aprueban con nota alta este proyecto ambicioso que decae en su parte narrativa convencional, pero da la talla en su lado técnico invitando al público a viajar en una ‘space-opera’ exagerada, apabullante y entretenida en sus  137 minutos. Personalmente, no gozaba tanto de una película así desde ‘Avatar’.

Lo bueno: su arte para capturar al espectador y no dejarlo en las casi dos horas y media.

Lo malo: el diálogo en muchas escenas y los momentos emotivos innecesarios.

Nota: 8/10

Distribuida por EOne Films
Estreno en 351 cines