El Corredor del Laberinto: La Cura Mortal

La cura acaba casi matando la saga. Wes Ball vuelve con la adaptación del tercer libro de la saga de ‘El Corredor del Laberinto’ escrita por James Dashner. Y vuelve para estar con el espectador durante 142 minutos para despedir una saga que empezó siendo reveladora, siguió una segunda parte siendo un desastre y termina con una tercera un poco mejor que la anterior, pero continuando con la misma tónica.

‘La Cura Mortal’ es prácticamente igual que ‘Las Pruebas’ olvidando la primera. Tiene un inicio trepidante -que recuerda a ‘Fast and Furious’- y deja buen sabor de boca, pero a la hora de explicar la trama se hace aburrida, pesada y sin ningún tipo de interés. Además, la acción y la historia estan desequilibradas, hay un exceso de drama que hace perder ritmo a la película y, como ya se esperaba, está lleno de incoherencias y fallos.

Lo único que hay de diferente con ‘Las Pruebas’ es que el misterio e intriga que presenta esta tercera entrega hace que estés pendiente de lo que ocurre y puedas seguir el argumento. Sin embargo, el desmesurado dramatismo provoca desinterés y aburrimiento porque lentifica la historia a la vez que la hace previsible y convencional.

Sin entrar en valorar la novela, esta conclusión de saga podría haber sido mejor, ya que tenía el listado muy bajo tras la segunda película, pero al haber llevado una historia floja al extremo en aspectos dramáticos, de acción y de épico hace que la cura acabe matando la saga.

Lo bueno: ser mejor que ‘Las Pruebas’, entretiene y los actores actúan muy bien.

Lo malo: que una saga ‘teen’ prometedora no haya sabido levantar cabeza.

Nota: 5/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 341 cines
Anuncios

American Assassin

La venganza de Mitch Rapp. El director Michael Cuesta presenta una tópica y típica película de acción sobre casos de la CIA. En concreto, explica la historia de Mitch Rapp, un joven que pierde a su novia en un atentado y decide vengarse, hasta que será reclutado por la Agencia Central de Inteligencia para combatir en una misión que puede poner en peligro la Humanidad.

Con tan solo leer el argumento ya podemos intuir qué tipo de película nos encontraremos al verla, pues no se aleja de las convencionalidades y tópicos del género de acción. Contiene escenas de acción espectaculares y escenas impactantes, así como, también, tiene un cierto grado de exageración que le va bien para mostrar algo diferente. No obstante, a nivel técnico no destaca en nada aunque las interpretaciones de Dylan O’Brien y Michael Keaton son correctas y ofrece unos 111 minutos entretenidos.

Lo que pedimos en películas como estas es mero entretenimiento y una historia creíble y, aunque su hilo argumental es muy enrevesado, ayuda a desconectar y adentrarte en ella.

Lo bueno: Dylan O’Brien y su acción.

Lo malo: la sensación de haberlo visto ya.

Nota: 6/10

Distribuida por EOne Films
Estreno en 218 cines

El Corredor del Laberinto: Las Pruebas

El_corredor_del_laberinto_Las_pruebas-944377647-largeDe más a menos. La segunda entrega de la saga dirigida por Wes Ball cambia de estilo en comparación con la primera y se vuelve una típica película de adolescentes en un mundo distópico.

En esta parte encontramos momentos de tensión, lacrimógenos bastante forzados, de emoción exagerada, de acción con elementos incoherentes y una manera de explicar el argumento sin gancho ni ganas de entretener. Totalmente aburrida.

Sin embargo, lo positivo que tiene el film son sus buenas y creíbles actuaciones, destacando por encima de todo a Dylan O’Brian. Otros aspectos como la banda sonora o los efectos especiales apoyan el formato que adquiere esta secuela de producto comercial, épico y para un publico ‘teen’ poco exigente, pero es decepcionante.

Lo bueno: que en algunos momentos crea interés en el espectador.

Lo malo: que no se haya seguido el formato de la primera y que haya una tercera parte.

Nota: 4/10

El Corredor del Laberinto

Descifrando el laberinto. En 2014 se inició una saga prometedora que adapta los libros de James Dashner y está dirigida por Wes Ball. Esta primera entrega nos adentra en un futuro distópico donde se han encerrado en laberintos a jóvenes que hacen lo posible para encontrar una salida. En él tienen que buscarse la vida para sobrevivir hasta que la llegada de Thomas hará cambiar el sentido de todo.

Con esta premisa de argumento que nos recuerda al mítico ‘Mito de la Caverna’ del filosofo Platón o a ‘La Isla’ de Michael Bay, el espectador entra en una historia interesante, original y curiosa que invita a descifrar, junto a los chicos, el porqué están ahí dentro. Desde el principio que te obliga hacerte preguntas, a seguir a los personajes, a pensar en qué pueden hacer y cómo tienen que hacerlo, y todo esto gracias a un buen diálogo y un entretenimiento constante.

La duración del film ayuda a mantenerse atento pues en tan solo 113 minutos logran coger al espectador y hacerlo partícipe de la acción. Esto nos lleva a valorar sus aspectos técnicos porque cuenta con una banda sonora que enfatiza las imágenes y el peligro, unos momentos de acción trepidante buenísimos y bien controlados, unas adecuadas interpretaciones y un guión que hace estar atento y crear intriga.

Así pues, este inicio de saga promete desmarcarse de las típicas películas ‘teen’ comerciales contando con elementos convencionales, pero de otros que elevan a una buena cinta de aventuras.

Lo bueno: su inspirador y prometedor argumento, y la acción.

Lo malo: algunos momentos se les van de las manos y se convierte en un producto comercial más.

Nota: 8/10