La Cordillera

Lacordillera_Poster_14153.jpg“La Cordillera” es una de esas películas puzzle a medio camino entre el thriller y el melodrama, en la que empiezas con las fichas volteadas sobre la mesa y poco a poco vas girando para empezar a componer. A muchos les llamará el casting (Ricardo Darín, Dolores Fonzi, Elena Anaya…) y a otros quizás el buen sabor de boca que dejó Paulina, la anterior película de Santiago Mitre. Hará falta un voto de confianza quizás, pero si fluyen con el relato prometo que no serán decepcionados.

Algo que jamás habría pensado después de ver la anterior pieza de Mitre es que el director pertenece a esa otra parte de realizadores argentinos. Me refiero a aquella que abandona un poco la verborrea y se ocupa, más allá de la evidente tesis, de los aspectos plásticos del film.  Una banda sonora excepcional (de la santa mano de Alberto Iglesias) y la cámara omnisciente que recorre la cordillera de los Andes sumergen al espectador en ese paraje desconocido y confuso que es a la vez el propio poder. Se agradece que utilice las formas manieristas sin avergonzarse precisamente porque tomar esas decisiones es a día de hoy más atrevido que cualquier ejercicio de sobriedad formal cansino. Si algo se le puede reprochar a la película es la recaída en ciertos mecanismos de la palabra en la trama de Elena Anaya o algunas de la conversaciones políticas que terminan resultando innecesarias y deshinchan un poco su autoría.

Sin necesidad de recalcar la excelencia de todos los intérpretes, a muchos les va a molestar la sensación final de cabos sin atar, pero a mi parecer esa es la más pura de las intenciones, puesto que no hay nada más maligno en el poder político que la incertidumbre y la duda sobre el espectador. Como he dicho al principio si van a ver la película, se van a encontrar ante un puzle; lo bueno es que, mientras muchas obras se apresuran en completarlo antes de los créditos finales, “La Cordillera” le deja uno irse a casa para terminarlo en la más estricta intimidad.

Lo bueno: su ambigüedad.

Lo malo: la trama de Elena Anaya.

Nota: 8/10

Escrita por Víctor Navarro

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Anuncios

Churchill

La toma de decisión de Winston Churchill. El 6 de junio de 1944 hubo el desembarco de los aliados en el norte de Francia en una operación llamada ‘Operación Overlord’ o más conocida como ‘Desembarco de Normandía’. 24 días antes, Winston Churchill, primer ministro de Gran Bretaña, y otros generales de los aliados como Dwight D. Eisenhower tuvieron que tomar una decisión que cambiaría el transcurso de la guerra: inciar o no la Operación.

En este contexto nos encontramos en el film aunque se focaliza en la figura controvertida de Churchill y su pensamiento mostrando así un biopic muy acotado temporalmente y muy introspectivo. Nos sumergimos en un viaje por su vida privada, sus reflexiones, sus oraciones, su vida cotidiana, su temperamento, su personalidad, etc. Además, aparte de ser un retrato psicológico -digno de analizar-, incita al espectador a sentirse involucrado en sus momentos más tensos en los que debe tomar decisiones no solo íntimas sino ‘burocráticas’ que pueden significar mucho para la Historia.

El retrato histórico de la película es muy fiel a la realidad y, como película, se sustenta muy bien gracias a la soberbia actuación de Brian Cox y Miranda Richardson. Asimismo, el guión, la ambientación, la banda sonora y la fotografía están a la altura de un ‘thriller’ biográfico de este tipo.

Personalmente, me encantó esta obra de Jonathan Teplitzky (‘Broadchurch’) no solo por su historia sino porque todos sus elementos están a la altura y nada es gratuito. Más bien, todo lo que presenta da pie a reflexiones posteriores. Una estupenda película de un momento decisivo y una figura imprescindible de la Historia.

Lo bueno: Brian Cox y la manera como está ejecutada la película.

Lo malo: puede quedarse un simple biopic.

Nota: 8’5/10

Distribuida por A Contracorriente Films

Clash

El asfixiante furgón de Egipto. Nos encontramos en el verano de 2013 cuando en El Cairo estalla una auténtica revolución civil y la policía dispone de furgones para encerrar a quienes quieran dentro. Es en este punto cuando Mohamed Diab, director egipcio, nos adentra en esa movilización radical cerrando al espectador en uno de esos furgones de espacio reducido mientras ve cómo los cuerpos de seguridad encierran a todo tipo de personas dentro, sean o no culpables.

La película es un ejercicio cinematográfico magnífico porque no solo hace sentir y sufrir al público de inmediato sino que la puesta en escena en un solo escenario pequeño con personas dentro y ningún error hace que alabemos el trabajo del equipo técnico. Además, el film deja para reflexionar algunas metáforas y momentos impactantes para hacernos sentir lo que sienten el creíble elenco de personajes.

Es un viaje que nadie querría hacer por las calles de la capital egipcia asfixiante, duro y reflexivo con el que los minutos pasan rapidísimo y no decae en ningún momento. Una película muy buena y muy completa que nos hace pasar un mal rato y nos obliga a pensar.

Lo bueno: su fotografía.

Lo malo: pasará desapercibido cuando no debería.

Nota: 8/10

Distribuida por Golem Distribución
Estreno en 18 cines

Sigue leyendo

El Caso Sloane

Las armas de Chastain. El director John Madden deja su Hotel Marigold para pasarse al drama político sobre los ‘lobbies’ armamentísticos y la lucha contra la competencia. Jessica Chastain es la encargada de llevar todo el peso de la película como Elizabeth Sloane en un personaje complejo, ambicioso, decidido y capaz de plantar cara a un oponente muy poderoso.

El film cuenta con una brillante interpretación de Chastain, un diálogo perfecto aunque algo técnico y complicado, un ritmo trepidante y movido que deja sin respirar siguiendo a la protagonista y una gran historia original que nos adentra en el mundo empresarial armamentístico y nos deja algún que otro mensaje para reflexionar y algunas frases memorables.

El único inconveniente es que como espectador puedes perderte en la historia y realmente tiene que interesarte el tema que trata, pero todo el conjunto de la película ya se encargan de que salgas del cine satisfecho y pensando que has visto una grandísima película.

Lo bueno: Jessica Chastain.

Lo malo: es difícil perderse en el argumento.

Nota: 8/10

Sigue leyendo

V de Vendetta

v de vendettaNos acordaremos del día 5 de noviembre. El comienzo es letal para engancharte a la trama. Es un seguido de interrogantes que vas descubriendo a medida que van pasando las escenas.

Una película llevada a cabo con un diálogo muy bueno que sustenta un argumento fácil de entender y con un único objetivo: la venganza del pueblo. Sin embargo, los efectos especiales y la acción podrían dar más de si en algunas ocasiones, pero no le quita mérito.

Política al cine llevada con excelencia.

Nota:7/10