‘Suspiria’ teaser trailer – Impresiones

image1

“¡Temblad, temblad! Las brujas están de vuelta…” Sigue leyendo

Anuncios

Aniquilación

ANIQUILACIÓNRecuerdo que quedé totalmente maravillado con Alex Garland cuando vi por primera vez esa pequeña gran joya de la ciencia ficción que es Ex Machina. Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de este prometedor director, hasta que llegó Aniquilación. Empezaré diciendo que me siento muy frustrado.

Desde el primer día que anunciaron la producción de esta adaptación de la novela escrita por Jeff VanderMeer me sentí muy cautivado, no solo por lo que proponía, sino porque tenía la impresión de que habíamos encontrado a un nuevo genio del género representado en la figura del director británico, pero… llegó Aniquilación.

Lo que más me frustra de esta película es su incomprensible guión, y no porque me resultase difícil de entender o de asimilar. De hecho, es un film muy asequible, a pesar de la complejidad de la historia. Lo que más me molesta es que el encargado de escribir un libreto como el de ‘Ex Machina’ (nominado al Oscar, por cierto) sea capaz de crear un guión con tantos sinsentidos, previsible, y lo deje todo en manos de su estética, de su puesta en escena y el ‘acting’.

Otra cosa que me pone de los nervios son los planos con destellos de luz causados por el efecto óptico captados por la cámara. Quedan preciosos, y puedes utilizarlos dos o tres veces, pero, ¿en todos los planos?

A pesar de todo ello, no podría considerar a Aniquilación como una película horrible. Consigue su propósito de mantener el interés hasta el final y lo mejor de todo el conjunto es, sin duda alguna, esa facilidad pasmosa con la que Alex Garland es capaz de crear momentos de suma intensidad perturbadora sin caer en el morbo o en lo escabroso, especialmente en su parte final. Aunque, al contrario que en su anterior obra, es incapaz de ofrecernos una reflexión interna sobre todo lo que aquí sucede. Aniquilación es un film flojo, con carencias, y falto de elocuencia.

Lo mejor: el interés suscitado por la propia historia no llega a aburrir.

Lo peor: la ausencia de un guión sólido, su pobreza tanto narrativa como visual, y la escasez de meditación argumental.

Nota: 5/10

Disponible en Netflix

My Friend Dahmer

Retrato de un asesino. Hace unos días se puso a la venta en Estados Unidos una de las películas que llevaba tiempo esperando: ‘My Friend Dahmer’ (2017) de Marc Meyers, basada en la novela gráfica del mismo nombre escrita por Derf Backderf.

El film es un biopic que nos narra los años de juventud del que sería uno de los mayores asesinos en serie más infames de la Historia: Jeffrey Dahmer. El señor Backderf, quien fue compañero y “amigo” de Dahmer en el instituto, nos narra con una veracidad perturbadora el nacimiento de un monstruo que aterrorizó la ciudad de Milwaukee durante casi dos décadas. Y ahora, su adaptación cinematográfica, nos transporta a finales de los años 70, donde empezó todo.

Estamos ante una película muy curiosa. A pesar de lo morboso de la historia, no encontramos un ápice de violencia visual en las casi dos horas de metraje. Y aunque no lleguemos a encontrar una violencia tan explícita como podría llegar a esperar cualquier persona aficionada del  tema, el filme posee y se mantiene, de manera constante, en una vorágine psicológica-emocional extremadamente dura de violencia; y es esa violencia psicológica la que convierte a este biopic en una pequeña joya del cine de género.

En ‘My Friend Dahmer’, Ross Lynch (antigua estrella infantil de Disney) logra dar vida de forma brillante a un joven Jeff Dahmer en sus años de instituto, dotándolo de una extraordinaria extravagancia y excentricismo que intentan esconder en su personalidad antisocial a un futuro sociópata y depredador humano.

El film nos habla, también, de la influencia de un ambiente propicio y estable a la hora de nuestra formación como seres humanos, por ejemplo, tu situación familiar, los amigos con los que te relacionas, etc y cómo todo ello puede llegar a dinamitar la vida de una persona y lo es aún más cuando ésta se encuentra en una etapa tan determinante como es la adolescencia. Y eso es con lo que nos encontramos aquí: el proceso de creación de un psicópata a través de la mala regulación de las reglas de nuestra sociedad. Podríamos decir que es nuestra sociedad la que, en cierto modo, puede llegar a convertirnos en verdaderos monstruos. ¿No os parece algo irónico?

Nota: 8/10

Escrita por Fer Zaragoza.

Sin distribución en cines

El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado

el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-posterLa tragedia griega contemporánea, por Yorgos Lanthimos. Recuerdo que, antes de ver ‘Canino’ (2009) por primera vez, sentía una enorme curiosidad debido al gran revuelo y exaltación que la película había provocado en numerosos festivales. Después de verla ya no sentía curiosidad, sino fascinación. Luego vino ‘Alps’ (2011), un film que, a pesar de ser menos poderoso que su antecesor, transmitía la misma sensación de fascinación dentro de mi.

Esta semana, y con motivo del inminente estreno de la nueva película de Yorgos Lanthimos en nuestro país, sentí la necesidad de visionar su anterior obra: ‘Langosta’ (2015), la cual supuso la confirmación total y absoluta de que me encontraba, sin ningún género de dudas, ante uno de los directores más llamativos, retorcidos, diferentes e interesantes del panorama cinematográfico actual.

Finalmente, un servidor ha tenido la oportunidad de “disfrutar” de ‘El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado’ (2017), de la cual os hablaré a continuación.

INCISO: Escribo la palabra ‘disfrutar’ entre comillas para evitar parecer un enfermo.

He empezado hablando de la fascinación que siento por este cineasta balcánico. Pero, ¿por qué me fascina? O mejor dicho, ¿qué es lo que me fascina? Muy simple: la capacidad de dominación absoluta de una realidad sumamente perturbadora la cual se convierte, de manera automática, en una realidad cotidiana y normalizada donde todo lo que vemos y oímos nos resulta tan frecuente como el hecho de abrir los ojos cuando nos despertamos a la mañana siguiente. ¿Cómo os habéis quedado? Hasta rima y todo. En fin, hablemos de tragedias griegas.

Y es que de eso va ‘El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado’. Lanthimos construye, a través de una estructura preciosista, una tragedia griega contemporánea explorando, antropológicamente, temas como la religión, la ciencia, la negación de la fe (representada en el personaje de un magnífico Colin Farrell), los lazos familiares, el sexo… En definitiva, todos los temas que abarcan la obra del director griego aderezados, como no, con grandes dosis de violencia y sadismo marca de la casa.

Destacar las geniales interpretaciones del ya mencionado Colin Farrell, Nicole Kidman, y mención especial para Barry Keoghan que, cada vez que hace acto de presencia, se come la pantalla. En líneas generales, todo el reparto está más que correcto.

Dentro del apartado técnico, su fotografía preciosista nos guía de manera lujosa durante sus 120 minutos de duración gracias, en gran parte, a su grandiosa banda sonora que recuerda, irremediablemente, a esa obra maestra que es El Resplandor’ (1980) de Stanley Kubrick.

Ya por último, decir que algunos espectadores pueden sentirse estafados después de visionar este filme. Y puedo llegar a entenderles, de verdad que sí. Pero yo, y esto creo que es irreversible, estoy totalmente entregado a la fascinación que Yorgos Lanthimos ejerce sobre mi persona.

Lo bueno: el hipnotismo de sus imágenes, el reparto, y su banda sonora.

Lo malo: que el espectador pueda desesperarse buscando “algo más”.

Nota: 9/10

Escrita por Fer Zaragoza

Distribuida por Diamond Films
Estreno en 48 cines