• Ready Player One

    El videojuego de Spielberg. El mítico y célebre director de cine, Steven Spielberg vuelve a las salas de cine dos meses después de estrenar “Los Archivos del Pentágono” con la adaptación del libro de Ernest Cline, “Ready Player One”. La historia se centra en la vida de Wade Watts en un futuro distópico. Este chico, interpretado adecuadamente por Tye Sheridan, es el encargado de guiar al espectador por el mundo de “Oasis”, un mundo virtual propio de un videojuego. Y aquí reside una de las virtudes del film porque el guión y la manera como se cuenta la historia es apropiada, ya que conecta con el espectador desde los segundos…

  • Mi Amigo el Gigante

    El gigante de Spielberg. Steven Spielberg deja la Guerra Fría para empezar a soñar con Roald Dahl y adaptar su cuento. Sin centrarnos en la adaptación, hay que reconocer que es una historia bella y muy fantasiosa en la cual debemos dejarnos llevar por el argumento, soñar e imaginar. Sin embargo, el filme carece de profundidad y es demasiado plano por lo que a mitad de película puedes desconectar y perderte. La música compuesta por el gran John Williams es deliciosa, pero no consigue salvar lo que el conjunto te hace perder. No obstante, las virtudes de la película son los increíbles y cuidados efectos especiales con un Mark Rylance…

  • El diablo sobre ruedas

    El camión diabólico. Steven Spielberg se abrió al mundo del cine con esta película -primeramente era un telefilm- sobre un hombre perseguido por un camión que le quiere matar. Tiene tanto mérito hacer una “road movie” en 1971 que lo consiguió grabar con tan solo 13 días. Y en ella se ven las ganas del director en representar a un camión como el protagonista más temido de la carretera. La cinta bebe de su hábil e inteligente cámara que va presentando cada lugar y movimiento para que entres en el terror del diablo sobre ruedas. Es muy monótona y previsible, pero Spielberg consigue una producción ágil con muy buena presentación,…

  • El Puente de los Espías

    Un canje muy largo. Steven Spielberg vuelve con un thriller extremadamente bien hecho, escrito, muy bien ambientado en la Guerra Fría e interpretado magníficamente por Tom Hanks. Cabe decir que lo mejor de la película son los primeros y últimos 20 minutos. La tensión creada en ambos momentos hace que te enganche y termines aplaudiendo la película. No obstante, es un caso de espionaje que en ocasiones cuesta seguir por culpa de los nombres (rusos, ingleses y alemanes) y algunos diálogos sin subtítulos en alemán o ruso que me hubiera gustado entender. Demasiado larga para mí, pero gracias a la banda sonora de las manos de Newman y las sensaciones de…