Basada En Hechos Reales

Las consecuencias del éxito. Roman Polanski vuelve a la gran pantalla tras cuatro años desde “La Venus de las pieles” con thriller psicológico que lo que pretende es contar las consecuencias que tiene el éxito.

Polanski, con ayuda de Oliver Assayas, adapta la historia de la novela de Delphine de Vigan sobre la vida de una escritora de éxito que no lleva muy bien la fama hasta que un día conocerá a una persona que la ayudará para conseguir algo a cambio. El argumento que presenta la película no deja de ser un tema muy trillado que recuerda a esa película de Rob Reiner titulada “Misery” sobre las consecuencias que puede llegar a tener la celebridad. Además, las secuencias que van acompañando a la protagonista son muy poco creíbles, pero quedan escondidas bajo la inestabilidad de la protagonista, magníficamente interpretada por Emmanuelle Seigner.

El filme nos adentra en una atmósfera parisina elegante para explicar la construcción de la relación tóxica entre las dos mujeres y, como espectadores, sigamos la trama y profundicemos en la psicología de Elle, la mujer que lleva el tempo de la película. Sin embargo, a medida que avanzan los minutos te das cuenta de la manipulación por la que te está llevando y sabes cómo terminará. Aun así, te dejas llevar por sus entresijos y guión y te involucras definitivamente con la trama.

Así pues, Polanski llega a la veintena de largometrajes con una obra menor en su filmografía que contiene elementos muy interesantes, como sus escenarios, las interpretaciones, los debates sobre el éxito y el juego que propone, pero destaca en muy poco como thriller, es demasiado previsible y muy poco creíble.

Lo bueno: la batalla entre Emmanuelle Seigner y Eva Green.

Lo malo: su final. Esperaba algo nuevo.

Nota: 6’5/10

Distribuida por Entertainment One
Estreno en 206 cines
Anuncios

Aniquilación

ANIQUILACIÓNRecuerdo que quedé totalmente maravillado con Alex Garland cuando vi por primera vez esa pequeña gran joya de la ciencia ficción que es Ex Machina. Tenía muchas ganas de ver lo nuevo de este prometedor director, hasta que llegó Aniquilación. Empezaré diciendo que me siento muy frustrado.

Desde el primer día que anunciaron la producción de esta adaptación de la novela escrita por Jeff VanderMeer me sentí muy cautivado, no solo por lo que proponía, sino porque tenía la impresión de que habíamos encontrado a un nuevo genio del género representado en la figura del director británico, pero… llegó Aniquilación.

Lo que más me frustra de esta película es su incomprensible guión, y no porque me resultase difícil de entender o de asimilar. De hecho, es un film muy asequible, a pesar de la complejidad de la historia. Lo que más me molesta es que el encargado de escribir un libreto como el de ‘Ex Machina’ (nominado al Oscar, por cierto) sea capaz de crear un guión con tantos sinsentidos, previsible, y lo deje todo en manos de su estética, de su puesta en escena y el ‘acting’.

Otra cosa que me pone de los nervios son los planos con destellos de luz causados por el efecto óptico captados por la cámara. Quedan preciosos, y puedes utilizarlos dos o tres veces, pero, ¿en todos los planos?

A pesar de todo ello, no podría considerar a Aniquilación como una película horrible. Consigue su propósito de mantener el interés hasta el final y lo mejor de todo el conjunto es, sin duda alguna, esa facilidad pasmosa con la que Alex Garland es capaz de crear momentos de suma intensidad perturbadora sin caer en el morbo o en lo escabroso, especialmente en su parte final. Aunque, al contrario que en su anterior obra, es incapaz de ofrecernos una reflexión interna sobre todo lo que aquí sucede. Aniquilación es un film flojo, con carencias, y falto de elocuencia.

Lo mejor: el interés suscitado por la propia historia no llega a aburrir.

Lo peor: la ausencia de un guión sólido, su pobreza tanto narrativa como visual, y la escasez de meditación argumental.

Nota: 5/10

Disponible en Netflix

Madre!

La droga más hipnotizante de Aronofsky. El director de obras como “Réquiem for a dream”, “Cisne Negro” o “Noé” vuelve al cine para presentarnos una historia perturbadora de la que es mejor no explicar mucho porque el factor sorpresa es esencial. Eso sí, personalmente, su película más inquietante.

La película está protagonizada magistralmente por Jennifer Lawrence quien nos mete en su cerebro para estresarnos y enloquecernos en las peripecias provocadas por su marido -Javier Bardem-. Gracias a una cámara asfixiante, un guión ideal y una ambientación macabra en medio de una historia hipnotizante y original, el espectador sentado en su butaca experimenta emociones y sensaciones extrañas para averiguar qué está pasando.

El film cuenta con dos partes difícilmente separables en las cuales, la primera es interesante y propia de un thriller psicológico, y la segunda ya es un despiporre mental y aterrador con el que el público juega segundo a segundo. Sin embargo, hay cierto desequilibrio entre ambas partes así como, también, cierto descontrol del argumento que da la sensación que no sabe hacia dónde va.

Aun así, Aronofsky sabe lo que hace y consigue lo que se propone que es hacer un nuevo thriller psicológico diferente a todos los demás “drogando” al espectador hasta saciar sus cerebros y acabando con una pregunta: “¿qué acabo de ver?”. Una película que, o se odia, o se aplaude.

Lo bueno: Jennifer Lawrence, la historia y como lo cuenta, y obligar al espectador a entenderlo todo.

Lo malo: algunas secuencias demasiado irritantes y que se salga del cine con la sensación de que te hayan engañado.

Nota: 8/10

Distribuida por Paramount Pictures

Llega de Noche

Algo está ahí fuera. El director de ‘Krisha’, Trey Edward Shults vuelve a la gran pantalla con un thriller psicológico con ingredientes de terror, sustos y un poco de escenas desagradables. La película nos adentra en un mundo distópico arrasado por una pandemia y nos centra en los quehaceres de una familia que vive con miedo constante por una extraña presencia cerca de su casa.

En general, el film es un interesante thriller que mantiene bien la intriga y el suspense durante su metraje con unas buenas interpretaciones, a destacar la de Joel Edgerton y Christopher Abbott, y una intención de ir más allá que el puro cine comercial de terror. Sin embargo, su ambición acaba por jugarle una mala pasada pues muchos de los objetivos que se propone no los termina de cerrar. Hay momentos de tensión, escenas molestas, instantes con los que puedes extraer alguna reflexión sobre el protagonista adolescente y situaciones incómodas que bien pueden ser por el engaño del mismo argumento o por el simple hecho de la historia.

Personalmente, me gustó su puesta en escena y las buenas pretensiones que tiene, pero se queda en nada sin indagar suficiente en ningún tema particular y convirtiéndose en una película del montón.

Lo bueno: Joel Edgerton y Christopher Abbott.

Lo malo: puedes sentirte engañado.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Diamond Film
Estreno en 254 cines

Cisne Negro

El ballet según Aronofsky. El director de grandes obras como ‘Réquiem for a dream’ estrenó esta película en 2010 para contar una historia sobre el ballet, el sufrimiento que supone, la rivalidad que provoca y la locura que puede comportar.

Perfectamente filmada con una fotografía hábil y una interpretación excelente de Natalie Portman -que no cambia de cara en ningún momento-, esta película transmite sensaciones de desesperación, nervios, intranquilidad, sufrimiento y, en pocas palabras, te abduce de tal manera que parece que estés bailando tu mismo. Además, tengo que reconocer que me engañó por completo. El filme va dejando caer motivos por los cuales piensas que te sorprenderá con un giro argumental y no es del todo así por lo que le gusta jugar con el espectador e intentar asombrar con algo original.

El tramo final de la película es excepcional, de un ritmo frenético y totalmente gozable al estilo de ‘Billy Elliot’ que deja un sabor medio amargo, medio agradable. La cinta va creciendo con el tiempo, pero el número final es tan increíble que la culminación de toda la mezcla que crea Aronofsky queda desproporcionada de sensaciones con el resto de filme así que podríamos decir que lo bueno de la película es solo la última media hora.

Pese a todo, es una creación inteligente, bien narrada y rodada con detalles curiosos y unas actuaciones correctas -destacar Portman y Cassel-.

Nota: 7’5/10

La Cura del Bienestar

El malestar de Verbinski. El director de ‘Piratas del Caribe’ vuelve a las salas de los cines con una película seria que requiere gran destreza para llevar a cabo y terminarla como se merece para ser admirable.

Nos sumerge en un thriller psicológico complejo sobre un idílico y misterioso balneario donde se hacen tratamientos milagrosos. Junto a esto, nos intenta poner en la piel de un joven empresario quien debe ir a buscar al CEO de su empresa en este balneario, pero descubre que pasan cosas raras en él e intentará descubrirlo.

El elenco de personajes está bien trabajado y actuado, en general, y el film contiene los ingredientes propios de un thriller, una estética oscura, una intriga constante y escenas impactantes. Sin embargo, su excesiva duración -156 minutos-, algunos momentos de horror y los errores que se pueden encontrar le juegan en su contra. Es una película que su primera media hora es formidable y te mantiene atento a todo momento, pero, por momentos se desvía de su hilo argumental y acaba sin encontrarse. Probablemente, en ese desvío es donde los minutos pasan lentamente e innecesariamente y hace que estés mirando el reloj constantemente.

Personalmente, me gustó mucho su inicio -gracias, entre otros aspectos, a su estética y puesta en escena-, pero su desarrollo hace aguas y el desenlace es tan previsible como indignante. Paralelamente, es un film que recordará a ‘Shutter Island’ y si se comparan acabaremos pensando que la importancia del director es muy importante y la de Scorsese es claramente superior.

Lo bueno: Dane DeHaan y su primera media hora.

Lo malo: su desarrollo.

Nota: 5/10

Sigue leyendo

Múltiple

multiple¿Redención para M. Night Shyamalan? El cineasta indio que en su día fue referido como “el próximo Spielberg” lleva un largo historial de fracaso con la crítica. Su nueva cinta es un thriller psicológico protagonizado por James McAvoy que está siendo humildemente aclamada. 

McAvoy está excelente en su papel de villano con trastorno de identidad disociativo que le permite mostrar casi todo su alcance como actor. Sin embargo, el resto de la película sigue teniendo los mismos problemas típicos del cine de Shyamalan -diálogo surrealista, actuaciones poco creíbles, situaciones inverosímiles-, pero no llegan a dañar la integridad de la cinta.

Las actuaciones del reparto son en su mayoría correctas destacando Anya Taylor Joy y Betty Buckley por encima del resto. La cinematografía a manos de Mike Gioulakis  ayuda a la cinta añadiendo tensión y suspense a falta de estar poco presente en el guión.

Al final del todo encontramos un ‘easter egg’ que solo apreciarán los fans de las primeras películas de Shyamalan y dando un giro inesperado que cambia completamente el significado y la perspectiva de la película. Este giro también justifica muchos de los problemas que tendremos durante el transcurso de ‘Múltiple’.

Nota: 7,5/10

Escrita por Fernando.