Venom

“Venom” es más de lo mismo: un argumento simple y típico con acción y espectacularidad que brindan unos 112 minutos entretenidos y con un Tom Hardy excelente.

Título original: Venom
Dirección: Ruben Fleischer (Gangster Squad)
Guión: Scott Rosenberg, Jeff Pinkner, Kelly Marcel, Will Beall
Fotografía: Matthew Libatique
Música: Ludwig Göransson
Reparto: Tom Hardy, Riz Ahmed, Michelle Williams, Jenny Slate, Woody Harrelson, Reid Scott, Michelle Lee, …
Fecha de estreno: 05/10/2018
País: Estados Unidos. Duración: 112′. Género: Thriller | Superhéroes.
Distribución: Sony Pictures. Cines: 369. Trailer. 

Sinopsis: se centra en la vida de Eddie Brock, un “periodista” que intenta desenmascarar a Fundación Vida, una empresa que trata con seres alienígenas. Todo le cambiará cuando se fusione con Venom, uno de estos seres y, tendrá que hacer frente a una hipotética invasión.

Marvel vuelve a las salas de cine para presentar a Venom en una película que no se desmarca con las otras del mismo género de superhéroes. Utiliza una estructura argumental básica: inicio para enganchar al espectador, desarrollo de la historia de manera convencional con su dramatismo y un final previsible. Asimismo, tenemos un antagonista actuado por Riz Ahmed, difícil de creer y, otros personajes muy vistos ya, como el de Michelle Williams (decepcionante).

Sin embargo, pese a que la manera de contar la historia está trillada, sus 112 minutos pasan ligeramente gracias a su acción y espectacularidad. Pero lo que verdaderamente eleva la película es Tom Hardy y su humanización de la criatura “Venom”. Su carisma hace que el espectador empatice con los dos personajes y se deje llevar en un viaje trepidante con pequeñas dosis de humor.

Lo bueno: Tom Hardy.
Lo malo: la sensación de volver a ver lo mismo.

Nota: 5’5/10

Anuncios

El Gran Showman

El mayor espectáculo del mundo. Termina el 2017 con una película perfecta para esta etapa navideña e idónea para ir al cine con toda la família a verla. El director Michael Gracey inicia su etapa como director con esta historia sobre Phineas Taylor Barnum, un empresario circense que fundó el conocido como “mayor espectáculo en la Tierra”.

El encargado de encarnar a Barnum es Hugh Jackman quien demuestra, con maestría, su capacidad para actuar en musicales, haciendo creíble su papel, y su potencial en la voz. Asimismo, Jackman cuenta con un elenco actoral magistral en sus papeles que logran hacer unos números musicales frenéticos y perfectamente bailados con una música que transmite todo tipo de sensaciones. No obstante, donde decepciona más la película es en la historia pues no deja de ser un convencional, típico y ñoño drama sobre el éxito y el fracaso de un hombre ambicioso, con la añadidura del racismo en esa época del siglo XIX.

El argumento es exprimido al máximo y deja mucho que desear, pero el film llega a un momento que nos da entender que su propósito no es explicar una historia sino, más bien, convertir la misma película en una espectáculo al que no se le debe exigir.

Como drama decepciona; como musical gusta, se pega, se agradece e invita a grandes y pequeños a gozarla.

Lo bueno: las canciones y los números musicales.

Lo malo: la historia, ser exigente, buscar el mejor musical y compararlo con ‘Moulin Rouge’.

Nota 7’5/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 339 cines

Manchester frente al mar

manchesterLa contención de las emociones. El director Kenneth Lonergan viene con una película candidata a los Oscar sobre el hecho de contener y guardar las emociones y los problemas dentro de uno mismo sin poder deshacerse de ellos. Es cierto que la cinta trata un tema actual que bien podría exteriorizarse a nuestras vidas, pero como drama tiene que hacerse interesante para el espectador para que éste se crea la historia y se sienta identificado. Sin embargo, no lo consigue -al menos para mi-.

Debo reconocer que Casey Affleck hace muy bien su papel principal de ‘chico de los recados’ que un buen día ve truncada su rutina por el fallecimiento de su hermano y deberá hacerse cargo de su sobrino. Éste último es interpretado por Lucas Hedges quien también actúa muy bien siendo creíble en todos los momentos que es protagonista.

El grave problema del film es que quiere ser una historia triste y desoladora para explicar las consecuencias de una pérdida querida y la culpa de uno mismo en un personaje que contiene sus emociones siendo así una persona fría y sin emociones, pero que, al final, no logra hacerse interesante ni ir más allá de lo que propone.

Así pues, Kenneth Lonergan demuestra su habilidad por explicar una historia curiosa que no acaba de atraparme y se convierte en un drama más.

Lo bueno: Casey Affleck.

Lo malo: puede dejarte indiferente.

Nota: 6/10

Sigue leyendo