The Disaster Artist

Lo bueno se hace esperar. Y eso es justo lo que debieron inculcarle al joven James Franco que no sólo protagoniza la excelente “The disaster artist” sino que también se atreve colocándose detrás de la cámara.

“The Disaster Artist” supone la adaptación del libro de Greg Sestero que habla sobre la producción de una de las consideradas peores películas de la historia, “The Room”, dirigida y protagonizada en el año 2003 por Tommy Wiseau. Estamos ante un biopic distinto, fresco y que, a pesar de saber cómo acabará, no podemos evitar sentir esa emoción que el buen cine logra a medida que se va acercando el final.

Una película debe tener un muy buen comienzo y un mejor final. Este es el caso de “The Disaster Artist”, que con sus primeros minutos de testimonios no sólo aporta originalidad sino que además ya dibuja una sonrisa en la cara del espectador avisándole de la maravilla que le espera. 

El sentido del humor que inserta James Franco en su película es de lo mejor de la cinta, un humor inteligente y en ningún momento forzado (cosa que podría haber ocurrido por el personaje interpretado por aquél). Su casting ha sido uno de los grandes aciertos: no nos podemos imaginar a otro que no sea James Franco como Wiseau, Dave Franco está simplemente brillante y sus secundarios como Seth Rogen son piezas esenciales para elevar esta comedia que sin duda podría ser la definitiva de este 2017.

“The Disaster Artist” logra ser un biopic desternillante, original, fresca y que en ningún momento pierde al espectador por el camino. Con esta cinta James Franco demuestra ser un auténtico valiente, de aquellos que no deberían dejar de serlo de aquí en adelante. Gracias, señor Franco. El cine se lo agradece.

Lo mejor: James Franco y los momentos de rodaje.

Lo peor: Que al ser un biopic la gente no apueste por ir al cine.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 124 cines
Anuncios