Blade Runner 2049

blade-runner-2049-posterTras obras maestras que parecen insuperables o difíciles de igualar, Villaneuve lo ha vuelto a hacer. Es complicado lograr que una película que ha marcado un antes y un después en la historia del cine, como es el caso de “Blade Runner”, no tenga nada (o casi nada) que envidiarle a esta propuesta de continuación. Y esto, ante tanto hype y ya fan declarado incondicional de la de 1982, es un verdadero triunfo para los tiempos que corren.

Villeneuve ha sabido hacer suyo el universo ya creado por Ridley Scott en 1982, regalando al espectador, de principio a fin, imágenes que pocos directores pueden llegar a crear: belleza visual es lo que más define al nuevo Blade Runner. Adaptar este universo al cine contemporáneo no es tarea difícil si detrás de la cámara se encuentra el creador de “La llegada”.

Su casting es de lo más acertado. Ryan Gosling sigue con su misma cara de siempre (qué le vamos a hacer) pero esta vez era necesaria el rostro carente de expresión. La gran sorpresa llega con Ana de Armas que hipnotiza al espectador y resulta ser toda una experiencia verla actuar. Otro de los aspectos a destacar es el sonido que Villeneuve integra en esta historia, convirtiéndose en un protagonista imprescindible y que supone un elemento ya característico en el cine de este director.

Tal vez no estemos ante una obra maestra debido a ciertos aspectos de la trama que podrían recordar a ciertas pinceladas de culebrón familiar. Aún así, esto no enturbia la película y “Blade Runner 2049″ logra ser uno de los must de estos últimos años.

¿Quién dijo que las secuelas son totalmente innecesarias? Equivocados se hallaban. Ojalá más directores con el talento de Villaneuve redescubriendo mundos del cine que todavía pueden ser explorados.

Lo bueno: La dirección, el espectáculo visual que supone y Ana de Armas.

Lo malo: Que alguien la deje escapar.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Sony Pictures España
Estreno en 402 cines
Anuncios

La La Land

lalalandEl romance más ‘hype’. Expectativas muy altas con mucho despliegue publicitario y muchos premios es lo que define este musical que parece se llevará todos los premios.

Damien Chazelle nos alucinó con ‘Whiplash’ y vuelve por la puerta grande para presentar una película con una mezcolanza de emociones que puede gustar o defraudar. Para ello, cuenta con las interpretaciones creíbles y bien actuadas de Ryan Gosling y Emma Stone que ambos se coronan en lo más alto y llevan el tempo y toda el alma de la cinta.

Debo reconocer que técnicamente es estupenda y perfecta y, cumple con su objetivo que es contar el romance de una pareja y su posterior evolución. Con esta premisa incide en temas más allá de lo que muestra para reflexionar como, por ejemplo, el hecho de pasar una mala racha, seguir tus sueños, seguir el amor y hacer las cosas por amor, el sacrificio, el éxito, el esfuerzo, la pasión por el jazz o la actuación, entre otros. Y, para hacerlo ameno y diferente, añade temas musicales para convertirlo en un musical y entrar más en el corazón de la gente.

Sin embargo y según mi opinión, la mezcla que contiene de emociones y sensaciones termina agobiando y alejando al espectador para que éste solo goce de las canciones -todas magníficas y lo poco que sentí- y números musicales. Pienso que es una gran película, muy bien ejecutada y, personalmente, me gustó -más las partes de comedia que de romance/musical-, pero el ‘hype’ le perjudica y puede hacerse fría o quedándose en nada. Será recordada por sus premios, pero, ¿lo será por ser la película que es?.

Lo mejor: el número inicial y su pasión por la música.

Lo peor: la mezcla difícil de emociones.

Recomendada para los amantes de los musicales, los romances, Ryan Gosling y Emma Stone.

Nota: 7’5/10

Sigue leyendo

Dos Buenos Tipos

the_nice_guys-516760362-largeDos tipos increíbles. Shane Black dirige una comedia inteligente y creíble gracias a sus dos protagonistas Russell Crowe y Ryan Gosling. Ambos están perfectos en sus papeles y te los crees fácilmente.
Están a la altura de un argumento complejo -en ocasiones disperso- que se entrelaza con una crítica la sociedad, acción y risas. Es fácil reír porque no ríes por no llorar sino porque realmente lo que estás viendo hace gracia.
A veces es estúpida, pero otras es inteligente y no la típica comedia tonta y sin gracia. Tiene errores, pero contados ya que los elementos que la componen están cuidados. Destacar el diálogo: soberbio e idóneo para filmes así.
Crowe, Gosling y Black forman un trío gracioso para presentar una posible sucesora de “Resacón en las Vegas” aunque, según mi parecer, “Dos Buenos Tipos” es mejor.
Nota: 8/10

La Gran Apuesta

La_gran_apuestaUna apuesta mediocre. Adam McKay quiere explicar al espectador lo que creó la burbuja inmobiliaria y como se dieron cuenta anteriormente unos pocos de que en algún momento estallaría. Hasta aquí se puede seguir, es decir, entendemos la ‘letra grande’ del argumento, pero por nuestros ojos y oídos pasan muchas cosas.

Esta película trata un tema complejo e intenta que el público lo comprenda. Sin embargo, no lo consigue porque utiliza un vocabulario muy técnico y denso. Además, apuesta por un montaje enérgico y ágil que provoca aburrimiento y nebulosidad en el cerebro ya que pasan muchas cosas y te pierdes fácilmente.

El tema en si es interesante, los actores trabajan muy bien (sobretodo Steve Carrell), tiene un diálogo idóneo aunque difícil y captas la idea esencial del filme. No obstante, es tan enredado el tema principal y quiere hacer entender un factor en nuestra sociedad tan denso que acaba haciendo fallida. Un (casi) documental interesante, pero mediocre.

Nota: 5/10