Blade Runner 2049

blade-runner-2049-posterTras obras maestras que parecen insuperables o difíciles de igualar, Villaneuve lo ha vuelto a hacer. Es complicado lograr que una película que ha marcado un antes y un después en la historia del cine, como es el caso de “Blade Runner”, no tenga nada (o casi nada) que envidiarle a esta propuesta de continuación. Y esto, ante tanto hype y ya fan declarado incondicional de la de 1982, es un verdadero triunfo para los tiempos que corren.

Villeneuve ha sabido hacer suyo el universo ya creado por Ridley Scott en 1982, regalando al espectador, de principio a fin, imágenes que pocos directores pueden llegar a crear: belleza visual es lo que más define al nuevo Blade Runner. Adaptar este universo al cine contemporáneo no es tarea difícil si detrás de la cámara se encuentra el creador de “La llegada”.

Su casting es de lo más acertado. Ryan Gosling sigue con su misma cara de siempre (qué le vamos a hacer) pero esta vez era necesaria el rostro carente de expresión. La gran sorpresa llega con Ana de Armas que hipnotiza al espectador y resulta ser toda una experiencia verla actuar. Otro de los aspectos a destacar es el sonido que Villeneuve integra en esta historia, convirtiéndose en un protagonista imprescindible y que supone un elemento ya característico en el cine de este director.

Tal vez no estemos ante una obra maestra debido a ciertos aspectos de la trama que podrían recordar a ciertas pinceladas de culebrón familiar. Aún así, esto no enturbia la película y “Blade Runner 2049″ logra ser uno de los must de estos últimos años.

¿Quién dijo que las secuelas son totalmente innecesarias? Equivocados se hallaban. Ojalá más directores con el talento de Villaneuve redescubriendo mundos del cine que todavía pueden ser explorados.

Lo bueno: La dirección, el espectáculo visual que supone y Ana de Armas.

Lo malo: Que alguien la deje escapar.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Sony Pictures España
Estreno en 402 cines
Anuncios

El Club de la Lucha

clubluchaNo al perfeccionismo; sí a la autodestrucción. David Fincher presentó su cuarta película en su filmografía el año 1999 con esta teoría particular: el perfeccionismo es cosa de débiles y sólo la autodestrucción hace que la vida merezca la pena. Dura y curiosa afirmación que viene dada por Tyler, personaje encarnado por Brad Pitt, dirigida al personaje de Edward Norton, un hombre desilusionado y cansado de su vida con un duro insomnio.

Desde su estreno han surgido muchísimas teorías sobre lo qué realmente quiere explicar o transmitir por lo que es, sin duda, una película que te involucra por completo en el argumento para que una vez la hayas terminado sigas pensando en ella. Sin embargo, no entraré en este tema y me centraré en el filme en sí y qué me ha parecido. Debo reconocer que durante sus 133 minutos no decae en ningún momento y te mantiene atento gracias a su diálogo con frases memorables, su argumento incendiario, sus interpretaciones magistrales, sus escenas violentas, su fotografía digna de analizar, entre otros aspectos.

clublucha1Siendo sincero, tengo que admitir que el giro argumental principal es previsible y fácil de descifrar -almenos lo ha sido para mi-, pero no por eso es una película inferior. De hecho, pienso que hacer una creación de tantos minutos sobre cómo se funda un club de lucha para descargar frustraciones e ira y su posterior evolución tiene mucho mérito y, si además, hay capacidad para analizar psicológicamente cada personaje y darnos cuenta de las feroces críticas a la sociedad, la masculinidad, la publicidad, el capitalismo y muchos otros subtextos nos queda una grande obra maestra de la Historia del Cine.

No obstante y sin ofender a detractores ni alabadores del trabajo de Fincher, es una cinta que a mi me ha gustado mucho y pienso que es una buena película, pero se goza y siente todavía más cuando la has podido visionar más veces para darte cuenta que su disfrute no está en la propia acción del film -que también- sino en su profundo análisis ya sea psicológico, contextual o técnico.

‘El Club de la Lucha’ eleva la filmografía de Fincher aunque, a mi parecer, no es la mejor ni la que he podido saborear más.

Nota: 8/10

Escuadrón Suicida

353x502_2_1_1Espectáculo suicida. La película más esperada del año llega a los cines de la mano de David Ayer para contar la historia de un grupo de villanos que deben salvar el mundo del ataque de una bruja. Con esta película, DC Comics pretende renovar su imagen para hacer una mezcla entre ‘Los Vengadores’ y ‘Deadpool’ y así luchar contra la competencia de Marvel.

Con todo esto, la cinta es puro espectáculo. Una acción movida y ágil con unos personajes muy malos y algunos graciosos, un objetivo a conseguir a toda costa, una música excelente basada en canciones y, en su conjunto, gozoso para los ojos. Sin embargo, esta cinta peca de muchos lados. Por ejemplo, hay escenas que no tienen sentido mostrarlas, unas bromas inútiles, un desequilibrio total entre personajes, algunos errores, difícil empatizar con todos los intérpretes, unos cameos innecesarios de otros superhéroes, un final excesivamente visto, etc. Además, tanta publicidad con el Joker y sólo sale en contadas escenas, pero hay que reconocer que cuando aparece se sale y abduce.

Debo destacar las interpretaciones de Margot Robbie y Cara Delevingne: perfectas en su papel, una de psicópata y loca de remate y la otra de bruja mala. Robbie lo borda cada vez que sale y transmite una sensación muy ácida. El gran error del filme es querer mostrar a un grupo de villanos y solo dos o tres tiene el protagonismo en toda la película mientras que los otros aparecen y alguno tiene su momento de gloria pero nada más.

‘Escuadrón Suicida’ es una película que ha dividido la crítica y en la que nosotros pensamos que es digna de disfrutar por su gran espectáculo y entretenimiento, pero que decae por otros motivos por lo que no hay que tomarla en serio y hay que saber a lo que se va.

Nota: 5’5/10