Blade Runner 2049

blade-runner-2049-posterTras obras maestras que parecen insuperables o difíciles de igualar, Villaneuve lo ha vuelto a hacer. Es complicado lograr que una película que ha marcado un antes y un después en la historia del cine, como es el caso de “Blade Runner”, no tenga nada (o casi nada) que envidiarle a esta propuesta de continuación. Y esto, ante tanto hype y ya fan declarado incondicional de la de 1982, es un verdadero triunfo para los tiempos que corren.

Villeneuve ha sabido hacer suyo el universo ya creado por Ridley Scott en 1982, regalando al espectador, de principio a fin, imágenes que pocos directores pueden llegar a crear: belleza visual es lo que más define al nuevo Blade Runner. Adaptar este universo al cine contemporáneo no es tarea difícil si detrás de la cámara se encuentra el creador de “La llegada”.

Su casting es de lo más acertado. Ryan Gosling sigue con su misma cara de siempre (qué le vamos a hacer) pero esta vez era necesaria el rostro carente de expresión. La gran sorpresa llega con Ana de Armas que hipnotiza al espectador y resulta ser toda una experiencia verla actuar. Otro de los aspectos a destacar es el sonido que Villeneuve integra en esta historia, convirtiéndose en un protagonista imprescindible y que supone un elemento ya característico en el cine de este director.

Tal vez no estemos ante una obra maestra debido a ciertos aspectos de la trama que podrían recordar a ciertas pinceladas de culebrón familiar. Aún así, esto no enturbia la película y “Blade Runner 2049″ logra ser uno de los must de estos últimos años.

¿Quién dijo que las secuelas son totalmente innecesarias? Equivocados se hallaban. Ojalá más directores con el talento de Villaneuve redescubriendo mundos del cine que todavía pueden ser explorados.

Lo bueno: La dirección, el espectáculo visual que supone y Ana de Armas.

Lo malo: Que alguien la deje escapar.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Sony Pictures España
Estreno en 402 cines
Anuncios

Alien: Covenant

El ‘Covenant’ debe quedarse quieto. Vuelve a las pantallas de cine el xenomorfo más famoso llevado al cine por Ridley Scott en 1979 con una nueva misión diez años después del contexto de la película “Prometheus” -ambas muy parecidas-.

La expedición es la misma de siempre: unos científicos -siempre representados como ignorantes- ponen un rumbo a un objetivo hasta que se dirigen a otra dirección por haber escuchado una señal misteriosa e investigar de donde procede. Scott se olvida del guión para dedicarse a la puesta en escena -un inicio genial- y demostrar que es un veterano. No obstante, esto le lleva muchos problemas pues la película está plagada de errores e incoherencias sin sentido que dificulta creerse la historia que cuenta y, como espectador, desconectas por completo. Si es verdad que algún susto y momento inquietante hace reconectarte a la trama, pero a ratos se hace pesada, aburrida y previsible.

Pretende sorprender al público con algún giro argumental o escena impactante, pero todo es obvio y termina por ser una simple película de gran presupuesto con efectos visuales, sin tensión ni terror con aumentadas dosis de sangre perdiendo la verdadera esencia de la saga. Este ‘Alien’ no resucita la franquicia ni da más miedo que sus predecesoras. Más bien perjudica la saga, pero dudo que no guste a los fans del xenomorfo.

Lo bueno: las actuaciones creíbles y su fotografía.

Lo malo: sus errores y la pérdida de la esencia ‘Alien’.

Nota: 4/10

Sigue leyendo

Alien, el octavo pasajero

alienSuspense y terror espacial. Ridley Scott creó una de las mejores películas de ciencia-ficción jamás hechas. En ella podemos encontrar el terror de un alien negro, feo y con ganas de matar a cualquiera y un suspense desde el minuto uno hasta el final que no te deja respirar. Pese a tener algunos errores -el ruido en el espacio- que se aceptan por la época en la que se hizo tenemos delante una auténtica película de culto.

Vemos el avance de los efectos especiales y, sobretodo, la magnífica dirección artística creando a un animal temido para todos los espectadores. La película va acompañada de una banda sonora potente y adecuada a cada escena que describe muy bien cada momento y una Sigourney Weaver que cuando tiene todo el protagonismo no decae y hace creíble su miedo dentro del cuerpo.

Si a la buena banda sonora, el argumento innovador, las interpretaciones creíbles -algunas- y su diseño le añadimos la inquietante cámara que actúa de maneras diferentes -presentando escenarios o introduciendo más miedo y tensión al público- acabamos pensando que es una película única e intensa llena de terror y suspense extraterrestre.

Nota: 9/10

Marte

the martianUn rescate muy marciano. Una vez más hay que rescatar a Matt Demon y presentarlo en una película. Esta vez con una interpretación creíble y bien llevada acompañado de la mano de Ridley Scott que consigue hacer una cinta casi perfecta en su realización.

Una banda sonora variada y adecuada en cada escena y una mezcla de humor, tensión y efectos especiales sobresaliente. Además, Scott crea una escenografía del planeta Marte decente y espectacular.

Sin embargo, esta salida a la gran pantalla tiene algunas lagunas en coherencia, credibilidad y en el ritmo ya que a veces es demasiado lento.

Una película hecha con alma, ganas y algunos errores. Aun así, disfrutadla, vale la pena.

Nota: 8’5/10