Manou

‘Manou’ es una aventura por los aires para aprender el típico mensaje de “sé tú mismo” o “dejemos las diferencias a parte”.

Título original: Manou the Swift
Dirección: Andrea Block, Christian Haas
Guion: Gregory Baranes, Andrea Block, Axel Melzener, Phil Parker
Fotografía: Animación
Música: Frank Schreiber, Steffen Wick
Reparto: Animación
Fecha de estreno: 13/09/2019
País: Alemania. Duración: 89′. Género: Animación.
Distribución: Ver Cine. Cines: 183. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de Manou, una golondrina que crece creyendo que es una gaviota, como sus padres. Pero a pesar de que se esfuerza por nadar, pescar y volar, no es muy hábil. Cuando se da cuenta de que no es como los otros miembros de su familia, emprende una asombrosa aventura para descubrir su verdadero origen.

Los directores Andrea Block y Christian Haas inauguran su filmografía con una animación que recupera el típico argumento del ‘Patito Feo’ con gaviotas y golondrinas. Es, sin duda, una película para los más pequeños, una aventura emocionante y trepidante para aprender el típico mensaje de “sé tú mismo”, “dejemos las diferencias a parte” y “busca quien eres”. 

La película no innova en argumento ni en moraleja, pero no está de más que haya propuestas así en los cines para que papás y mamás lleven sus hijos/as a disfrutar de este paseo por los aires, entre gaviotas y golondrinas. La banda sonora ayuda a vivir todavía más la acción para que tanto pequeños como grandes gocen de este viaje y salgan de la sala contentos y animados. Una buena opción.

¿Recomendable? Sí, para los más pequeños.

Lo bueno: la banda sonora y la animación de los vuelos.
Lo malo: la historia típica del ‘Patito Feo’ está ya muy vista.

Nota: 6/10

Cuatro Manos

‘Cuatro Manos’ es un laberinto que perderá al espectador en cada escena, para finalmente resolver el acertijo en los últimos 15 minutos.

Título original: Die Vierhändige
Dirección: Oliver Kienle
Guion: Oliver Kienle
Fotografía: Yoshi Heimrath
Música: Heiko Maile
Reparto: Frida-Lovisa Hamann, Friederike Becht, Christoph Letkowski, Agnieszka Guzikowska, Detlef Bothe.
Fecha de estreno: 13/09/2019
País: Alemania. Duración: 94′. Género: Drama, thriller
Distribución: Cinemaran. Cines: 16. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de Sophie y Jessica, dos hermanas que son testigo de un brutal asesinato cuando eran pequeñas. La mayor promete proteger de la pequeña para siempre. 20 años después, los asesinos salen de la cárcel, así que la mayor decide enfrentarse a ellos y cuidar de su hermana pequeña tal y como prometió. Sin embargo, un terrible accidente lo cambiará todo.

La película Cuatro Manos es la ópera prima del alemán Olivier Kienle y se trata de un thriller dramático que gira alrededor de las enfermedades mentales, siendo la psique el eje principal. Cuenta con un guion inteligente que se va construyendo poco a poco, provocando que en más de una ocasión no sepas hacia dónde va a avanzar, esa expectación y angustia dubitativa se mantiene en muchas escenas.

En conjunto es un laberinto que perderá al espectador en cada escena, para finalmente resolver el acertijo en los últimos 15 minutos. Pese a la gran apuesta, los hechos dramáticos se desarrollan a gran velocidad, sin dejar tiempo a conectar con los personajes, así como a descubrir sus miedos o inquietudes. Es una historia cruda y perturbadora bien elaborada, pero con una fotografía muy de telefilm.

Lo bueno: El ambiente claustrofóbico que se va construyendo alrededor del laberíntico thriller psicológico.
Lo malo: En ocasiones le falta fuerza y adentrarse en los dramas personales más profundos, no deja que el espectador cree un vínculo con sus protagonistas.

Nota: 6’5/10

Escrita por Ylenia Cañadas.

Tu Fotografía

‘Tu Fotografía’ es de lo mejor que se verá en 2019 porque la historia y sus personajes hacen de un argumento ya visto, una película sobresaliente.

Título original: Photograph
Dirección: Ritesh Batra (The Lunchbox)
Guion: Ritesh Batra
Fotografía: Ben Kutchins
Música: Peter Raeburn
Reparto: Nawazuddin Siddiqui, Sanya Malhotra, Abdul Quadir Amin, Denzil Smith, Saharsh Kumar Shukla, …
Fecha de estreno: 30/08/2019
País: Alemania. Duración: 110′. Género: Drama, Romance.
Distribución: Vértigo Films. Cines: 52. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de un fotógrafo al que su abuela presiona para que contraiga matrimonio lo antes posible. Por eso convence a una extraña para que se haga pasar por su prometida. La pareja acaba desarrollando una unión que ninguno de los dos esperaba y que cambia su vida inesperadamente.

El director indio Ritesh Batra vuelve a la India después de películas como El Sentido de un Final o Nosotros en la Noche para dirigir y escribir esta película repleta de emociones que no dejará indiferente a ningún espectador. No obstante, es cierto que el argumento no parece del todo original y, probablemente, se haya visto muchas veces en el cine, pero es la manera de filmar y guionizar la historia lo que impulsa este relato.

Además, la música es perfecta e idónea a cada instante, los diálogos son concretos y simples, y la fotografía es excelente. Asimismo, el film se nutre de pequeños detalles que endulzan la historia de amor, sin pasarse, siendo suficiente en cada escena. También, es una película hecha con silencios, sensibilidad, emoción y tacto, con toques de humor encantadores y un elenco actoral estupendo.

Ritesh Batra y sus protagonistas, Sanya Malhotra y Nawazuddin Siddiqui, hacen que el espectador crea en el amor y, al terminar la proyección, aplaudan su sobresaliente trabajo. Cualquier descripción se queda corta. En mi opinión, lo mejor que se vio en la Berlinale y de lo mejor que se verá en 2019.

¿Recomendable? Por supuesto que sí.

Lo bueno: todo, en general, pero sobre todo, las escenas de la madre de él.
Lo malo: quedarse solo con lo convencional del film.

Nota: 9/10

El Capitán

Hasta dónde puede llegar el instinto de supervivencia. El director alemán Robert Schwentke deja el cine comercial ‘hollywoodiense’ de la saga “Divergente” para cambiar de registro, adentrándose en una historia real de la Segunda Guerra Mundial.

La película explica la historia de Willi Herold o “El Verdugo de Emsland”, un soldado de 19 años que, al final de la Segunda Guerra Mundial, se hizo pasar por un capitán de la Luftwaffe al encontrar un uniforme. A partir de entonces reunió a un equipo de desertores para matar y saquear, haciendo uso de su poder.

Con este argumento, el film nos propone seguir la mentira del capitán Herold mientras él y su grupo se van encontrando a otros generales. Para ello, Max Hubacher es el responsable de interpretar a Herold de manera creíble para que, mediante pequeños detalles, nos creamos todas sus acciones y reacciones. Gracias a él, el espectador entra en una pesadilla histórica con imágenes impactantes que nos enseña hasta dónde nos lleva nuestro instinto de supervivencia.

Schwentke logra hacer de una historia desconocida, un relato muy interesante sobre la condición humana con una fotografía soberbia y una intensidad adecuada para mostrarnos otra visión de la guerra. Parece una película más sobre el Holocausto y el nazismo, pero quedará en el recuerdo como la historia de un desertor que quiere sobrevivir mintiendo y abusando de su poder en una Alemania derrotada.

“El Capitán” es una película de detalles que cuenta una historia dispuesta a crear reflexiones en el espectador sobre la peor imagen del ser humano, en todos sus sentidos.

Lo bueno: su fotografía y que la historia sea filmada.

Lo malo: que no se conozca su historia ni se piense sobre lo sucedido.

Nota: 8’5/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 37 cines

Western

Emulando el ‘western’ en el este. La directora alemana Valeska Grisebach estrena en España una película pequeña muy recomendable interpretada por actores no profesionales y que va creciendo a medida que se digiere.

La historia que nos cuenta se centra en un obrero alemán que trabaja con sus compañeros en una obra en la frontera de Bulgaria y Grecia. Habrá un día que empezará a relacionarse con un pueblo búlgaro y eso le llevará rivalidades con sus compañeros alemanes. Con este argumento, la directora y guionista quiere emular la idea principal del género ‘western’ con el personaje del forastero, pero en el este de Europa donde todavía hay ciertos prejuicios a los “venidos de fuera”.

La película tiene un metraje de 100 minutos que no pasan muy rápido porque el alma del argumento se va cociendo poco a poco, muy lentamente. Se aprovecha de los paisajes de la zona para hacer una espléndida escenografía y le da mucha importancia a las miradas y gestos. De hecho, el aspecto más importante del film es mostrar cómo se intentan hacer entender entre alemanes y búlgaros, dándole importancia al lenguaje no verbal. Una vez más existe una película que quiere afirmar esa frase de “hablando la gente se entiende” y con la violencia no soluciona nada.

Con esto, ‘Western’ es un inteligente drama que desarrolla un argumento complejo con elegancia y sin carencias que, por momentos recuerda a ‘Chevalier’ y, una vez lo visualizas, va creciendo dentro de tí una sensación de haber visto cine independiente de calidad. De las imprescindibles del 2018.

Lo bueno: el desarrollo emocional del protagonista.

Lo malo: que pase desapercibido o sea para un público muy reducido.

Nota: 8/10

Distribuida por La Aventura Audiovisual
Estreno en 12 cines

El Repostero de Berlín

Un pastel amargo y mal acabado. El director israelí Ofir Raul Graizer se estrena en el mundo del cine con una ópera prima sobre el romance entre dos hombres, uno de Berlín y otro de Jerusalén, que se complicará cuando el de Israel muera.

Con esta premisa argumental nos encontramos con una película de 104 minutos que, en momentos concretos, se hace muy pesada y larga. Además, a nivel argumental tiene algunas carencias y un “flasback” totalmente innecesario. El metraje se alarga para mostrar secuencias entre los dos hombres, pero solo sirve para darle más dramatismo.

A parte de este problema argumental tiene uno de peor y es que no sabe como acabar el film. Como espectador, nos entras en la trama hasta pasados unos minutos que es cuando se hace interesante, pero su epílogo es muy mediocre. Da la sensación de que no sabe como terminar la historia y su conclusión final es poco creíble y estúpida.

Aun así, es una inteligente idea la del director y guionista tratar el tema de la homosexualidad con un personaje repostero, ya que le da mucho juego en su estancia en Jerusalén. Es ahí cuando la cinta coge fuerza y nos demuestra que el actor y la actriz principal saben interpretar muy bien, con una clara crítica a la tradición religiosa hebrea.

Lo bueno: los personajes de Thomas y Anat.

Lo malo: tener la sensación que todo va a la deriva, sin rumbo.

Nota: 6/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 35 cines

Submergence

Cuestionar la verdad en una película resulta a menudo estúpido en si mismo puesto que, en una especie de contrato, al sentarse en la butaca el espectador asume por cierto todo lo que se proyecta. Ahora bien, y esta tiene que ser siempre una de las máximas del guión, una película debe resultar verosímil. ¿Entonces como se consigue? ¡Fácil! (O más bien difícil) A veces solo requiere un poco de tiempo. Porque puede ser un tópico eso de que “el cine es el arte de esculpir el tiempo” pero es solo a través de este que uno puede entender porqué los personajes de una ficción toman las decisiones que toman, dicen lo que dicen o hacen lo que hacen.
Wim Wenders conoce de sobra esa regla, de hecho debería avergonzarme tan solo por mencionárselo, pero quizás en algún momento entre la mesa de trabajo y la sala de montaje confió demasiado en que, como ir en bici, era algo que jamás se olvidaba.

Submergence se sirve a menudo la elipsis (un recurso bien lícito y útil si usa bien) pero recorta tanto el tiempo entre escenas e incluso entre las replicas del diálogo que los personajes y las escenas quedan pegados de tal forma que al final quedan mas planos que un trozo de papel. Las frases literarias o los parlamentos cargados de profundidad existencial que tanto maravillan en las mejores obras del director aquí se convierten en algo completamente paródico e irrisorio; y  aunque la banda sonora sea de las mejores cosas que hay en la película, la fanfarria dramática no consigue emocionar ni siquiera a los actores, que parecen estar haciendo un favor al director mientras piensan en la lista de la compra. De hecho Wenders consigue un hito en el cine contemporáneo al filmar al guapo James McAvoy más feo de lo que jamás lo han filmado (y no olvidemos que se trata de una película romántica).

Si no nos creemos la historia, aún menos el discurso pseudo-político sobre terrorismo islámico que lo acompaña y que se mezcla con unos soporíferas lecciones sobre el mundo submarino que me ha hecho dudar si no era la repetición de un programa de Jacques Costeau.  A todo esto se le añade una construcción mecánica de los planos con algún encuadre que parece sacado de un anuncio de Loewe.

En resumidas cuentas, y anteponiendo siempre la admiración que le profeso a Wenders, uno tiene la sensación que ha hecho la película por no estar quieto y que él mismo es consciente de todos esos fallos pero prefirió cerrar el montaje y pasar a preocuparse del color de las gafas que se pondría en la premiere de esta noche. A veces, también en la vida es cuestión de tiempo, y si en vez de dedicarle un año a una película Wim Wenders la hubiese dejado reposar un par o tres, el tiempo dejaría de ser un problema.

Escrita por Víctor Navarro