Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar

El Tridente de Poseidón salva a la saga. Seis años después vuelve Jack Sparrow y su tripulación con una nueva historia de aventuras y un nuevo antagonista para darnos lo que ya esperamos: entretenimiento durante dos horas.

En concreto, esta quinta entrega se engancha con la tercera -la cuarta se puede olvidar- y no se desmarca mucho del hilo argumental típico de siempre: inicio, desarrollo y desenlace con un nuevo malo en el argumento, muchos efectos especiales, poca aventura, pero sí mucho entretenimiento y algunos momentos divertidos. Como novedad tenemos a Javier Bardem como Capitán Salazar que no actúa mal, pero con tanto maquillaje y efecto queda un personaje frío y gracioso, ya que no te lo tomas en serio en ningún momento -y no provoca miedo-.

Por lo demás, tenemos una nueva película de Piratas del Caribe que da todo lo que uno va a buscar, no aburre -las dos horas pasan muy rápido-, nos sumerge en su historia, nos vislumbra visualmente, pero tiene los mismos errores e incoherencias de siempre que por mucho que nos creemos lo que cuenta llega un momento que se les va de las manos.

Personalmente, me gustó en su conjunto, la gocé -digna de ver en el cine- y salí del cine definiendola como “película chula”, pero reconozco sus puntos negativos y su final horroroso y totalmente innecesario.

Lo bueno: nos da lo que queremos ver en una 5a entrega.

Lo malo: su final.

Nota: 5/10

Sigue leyendo

Anuncios

El Arte de la Amistad

El arte de Giacometti. Cuarta película del actor y director Stanley Tucci que, esta vez, nos viene con un drama ambientado en los años 60 en Paris para explicar un momento de la vida del pintor y escultor Alberto Giacometti. Un buen día, éste invita al escritor y crítico de arte James Lord para hacerle un retrato que, con los años, se hará mundialmente célebre.

Es una película lenta y difícil de soportar en sus 90 minutos porque tiene momentos de poco interés o muy planos, pero logra coger al espectador y colocarlo dentro de la historia para que nos identifiquemos con la frustración y peculiar vida del pintor y, al mismos tiempo, con la desesperación del escritor que está constantemente posponiendo su vuelta a Norteamérica porque el retrato no se termina nunca. Es una historia interesante y buena, pero no da para mucha reflexión más allá de los que muestra.

La gran virtud del film es Geoffrey Rush quien se luce a la perfección interpretando a Giacometti y da un recital de buen actor. Técnicamente es muy atrevida, pero, para mi, sus planos de cámara en mano me descolocan y me hacen desconectar de la cinta. Contiene un humor absurdo y negro que, a veces viene bien y otras veces no conviene. Una buena película que me hubiera gustado que diera más de sí.

Lo bueno: Geoffrey Rush y que se de a conocer más la figura de Giacometti.

Lo malo: que se pueda quedar en un simple biopic de un artista.

Nota: 7/10

Distribuida por Vértigo Films