Jurassic World: El Reino Caído

El parque Jurásico vuelve a abrir sus puertas. Sin embargo, no para el disfrute de los turistas sino para evitar la probable extinción de los dinosaurios. Con esta premisa arranca Jurassic World: El Reino Caído, primera película de J.A Bayona al frente de la saga, con un presupuesto de 250 millones de dólares y con la pareja protagonista de su predecesora, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. La apuesta por este cóctel funciona, y mucho.

La saga expande su universo y explora nuevos conceptos, sin pasarse demasiado, que permiten que sea la película más diferente de la saga con un nivel técnico y pulso cinematográfico que recuerda al mejor Spielberg. Y es aquí donde todo el mérito del film recae sobre el buen hacer de Bayona que consigue imprimir una marcha más y levantar un guión ligeramente plano y con unos personajes poco mimados, siendo éste el punto más flojo del largometraje: la falta de empaque emocional. Aún así, tiene algunos de los mejores  momentos de la saga y consigue entretener que es lo que, principalmente, se le pide a un “blockbuster” de estas dimensiones.

Así pues, para los fans de Jurassic Park, esta película será la suya. Podrán disfrutar de sus dinosaurios como nunca antes en situaciones claustrofóbicas y variopintas dignas de un buen thriller.

Lo bueno: Su sentido del entretenimiento y sus bellos e inquietantes planos.

Lo malo: La dejadez del guión por intentar crear unos personajes más consistentes y una mejor conexión emocional.

Nota: 7’5/10

Escrita por Aleix Hernández.

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 406 cines
Anuncios

Normandía al Desnudo

Un pueblo unido por un desnudo. El director frances Philippe Le Guay viaja al pueblo normando Mêle-sur-Sarthe para contar una historia sobre una villa unida por un desnudo y defender sus derechos.

El argumento nos centra en el pequeño pueblo de Normandía donde se están produciendo unas movilizaciones por culpa de la crisis agrícola. Todo cambiará cuando la llegada de un fotógrafo norteamericano decidirá fotografiar el pueblo desnudo en un precioso campo verde normando. Es en esta sencillez de historia donde reside la virtud del filme porque de este argumento, el director y sus guionistas nos brindan una comedia dramática muy natural y actual.

Los personajes entrañables del filme están capitaneados por el alcalde querido del pueblo que es interpretado por François Cluzet y se encargará de organizar e incentivar a que el pueblo vaya a desnudarse para hacer la fotografía. Toby Jones se encarga de dar vida al fotógrafo norteamericano que hace una actuación correcta, sin más. Gracias al conjunto de secundarios, la película coge fuerza para dar sentido a un argumento con el que se le puede extraer muchos debates: la satirización de la fotografía artística, la timidez de los vecinos, la protesta contra la crisis social, la unión de un pueblo por una causa, los prejuicios entre conciudadanos, entre otros.

De este modo, ‘Normandía al desnudo’ es una simpática comedia recomendable que pasa muy deprisa (105 minutos), invita a pensar y no pretende ser ambiciosa, con lo cual le favorece mostrar lo que es.

Lo bueno: sus personajes.

Lo malo: que la simpatía que presenta se convierte en una estupidez.

Nota: 6’5/10

Distribuida por Vértice Cine