Belleza Oculta

Una película bien conseguida que sabe encontrar el equilibrio emocional y proyectarlo adecuadamente hacia el espectador. David Frankel, director de “El diablo se viste de prada”, consigue en este film exprimir, a fondo, la fibra sentimental y, al mismo tiempo, el gran talento de actores de la talla como Helen Mirren, Keira Knightley, Kate Winslet o el mismo Will Smith.

La trama principal discurre a través del protagonista (Will Smith) y al problema que cierne sobre él, desde con su conducta hacia sus antiguas amistades y compañeros de trabajo, com a su propia familia. Asimismo, los personajes que se nos presentan como secundarios, desde un principio, acabarán compartiendo protagonismo con Smith y, a la vez, sus historias se entrelazarán, consiguiendo un final totalmente inesperado para el espectador, con un guión a manos de Allan Loeb (“The space between us”) muy ingenioso y una puesta en escena de los actores bien estudiada.

A banda de la magnífica dirección del film, cabe criticar la excesiva imagen que da de paranoico el propio protagonista que en algunos momentos puede que incluso al espectador le suscite cierta sobreactuación en momentos puntuales del metraje. También, es una película que juega mucho con la lágrima fàcil y, para aquellos que, de alguna manera, no les gusta ver “dramones”, este film se añade a la colección aunque no todo gire a través de esto.

En resumen, de esta película puedes esperarte que no todo lo que se te mostrará desde un principio acabará siendo tal y como se espera, jugando con las emociones del espectador hasta el último momento.

Lo bueno: El guión, dirección y actuación de todos los protagonistas en general.

Lo malo: sobreactuación de Will Smith y algunos momentos que hieren la fibra sensible que todos llevamos dentro.

Nota: 7,5

Escrita por Albert Sánchez

Anuncios

El Club de la Lucha

clubluchaNo al perfeccionismo; sí a la autodestrucción. David Fincher presentó su cuarta película en su filmografía el año 1999 con esta teoría particular: el perfeccionismo es cosa de débiles y sólo la autodestrucción hace que la vida merezca la pena. Dura y curiosa afirmación que viene dada por Tyler, personaje encarnado por Brad Pitt, dirigida al personaje de Edward Norton, un hombre desilusionado y cansado de su vida con un duro insomnio.

Desde su estreno han surgido muchísimas teorías sobre lo qué realmente quiere explicar o transmitir por lo que es, sin duda, una película que te involucra por completo en el argumento para que una vez la hayas terminado sigas pensando en ella. Sin embargo, no entraré en este tema y me centraré en el filme en sí y qué me ha parecido. Debo reconocer que durante sus 133 minutos no decae en ningún momento y te mantiene atento gracias a su diálogo con frases memorables, su argumento incendiario, sus interpretaciones magistrales, sus escenas violentas, su fotografía digna de analizar, entre otros aspectos.

clublucha1Siendo sincero, tengo que admitir que el giro argumental principal es previsible y fácil de descifrar -almenos lo ha sido para mi-, pero no por eso es una película inferior. De hecho, pienso que hacer una creación de tantos minutos sobre cómo se funda un club de lucha para descargar frustraciones e ira y su posterior evolución tiene mucho mérito y, si además, hay capacidad para analizar psicológicamente cada personaje y darnos cuenta de las feroces críticas a la sociedad, la masculinidad, la publicidad, el capitalismo y muchos otros subtextos nos queda una grande obra maestra de la Historia del Cine.

No obstante y sin ofender a detractores ni alabadores del trabajo de Fincher, es una cinta que a mi me ha gustado mucho y pienso que es una buena película, pero se goza y siente todavía más cuando la has podido visionar más veces para darte cuenta que su disfrute no está en la propia acción del film -que también- sino en su profundo análisis ya sea psicológico, contextual o técnico.

‘El Club de la Lucha’ eleva la filmografía de Fincher aunque, a mi parecer, no es la mejor ni la que he podido saborear más.

Nota: 8/10