Dunkerque

La angustia de Dunkerque. Uno de los directores más importantes del momento es Christopher Nolan y, después de un viaje interestelar por el espacio aterriza en la Tierra para contar la historia del ‘milagro de Dunkerque’.

Entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940, en medio de la Segunda Guerra Mundial, más de 300.000 soldados británicos, franceses, belgas y holandeses tuvieron que ser evacuados en la playa de Dunkerque por culpa del rápido avance del imparable ejército alemán. Nolan cuenta esta historia desde diferentes puntos de vista: el aire, la tierra y el mar y, para ello, lo explica con un montaje de los suyos: complejo.

Técnicamente, la película no tiene ninguna objeción pues la fotografía de Hoyte van Hoytema, la banda sonora de Hans Zimmer, las diferentes interpretaciones, entre otros aspectos están perfectamente elaborados. Sin embargo, como aspecto negativo, es cierto que cuesta entrar dentro del argumento y, por momentos, se hace pesada, monótona y muy plana, pero una vez estás dentro no quieres salir. Además, su duración es de tan solo 107 minutos por lo que no da tiempo de aburrirse y, en parte, se agradece. Las escenas bélicas son sensacionales, los instantes introspectivos en los soldados jóvenes hacen que reflexiones y todo en su conjunto es un producto ‘made in Nolan’ que guste o no es digno de ver y gozar -evitad verla en malas condiciones-.

Personalmente, iba con unas expectativas muy altas y no me decepcionó ni a nivel cinematográfico ni histórico aunque investigué sobre la Historia y, al ver la película, no me ha enseñado nada nuevo. Asimismo, reconozco ciertos desaciertos como los ya mencionados, su conclusión y la posible falta de información al espectador.

Lo mejor: el aspecto técnico y las escenas de avión. También su capacidad para abducir al público en cada punto de vista.

Lo malo: el montaje puede jugar en su contra y la innecesaria heroicidad. También la posible falta de información y cuestionamiento histórico del tema

Nota: 7’5/10

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 330 cines

Artículo relacionado con ‘Dunkerque’.

Anuncios

Negación (Denial)

Negando lo innegable. El director británico Mick Jackson nos enseña uno de los juicios más importantes del siglo XX sobre la Segunda Guerra Mundial en el que se pone en cuestión la negación del Holocausto a través de la denuncia de David Irving -un negacionista admirador de Hitler- a Deborah Lipstadt -historiadora judía-. 

Una película que no sólo pone de manifiesto el choque entre dos ideologías o pensamientos sino que va más allá incidiendo en el papel del historiador, la argumentación y la investigación para demostrar que el Holocausto sucedió e incluso induce en el papel del juez, del abogado y de la estrategia de defensa en un juicio.

Es un drama judicial algo convencional, pero muy potente ambientado en los años 90 con diálogos buenos y algunas frases memorables que no solo quiere indignar al espectador sino crear en él la pregunta que pasea durante todo el metraje. Rachel Weisz está estupenda como Mrs. Lipstadt, pero todavía más Timothy Spall como Mr. Irving. Ambos están creíbles en sus papeles y convencen al espectador de las ideologías y teorías que defienden.

Personalmente, pienso que pasará como un drama más, pero es altamente recomendado no solo por la representación de la figura de historiador y el abogado sino porque realmente incita a hacernos un juicio moral en nuestras cabezas y contemplar cómo se desarrolla una historia verídica con símbolos y momentos dignos de admirar. Otra mirada imperdible a ‘La Solución Final’ de Hitler.

Lo mejor: el elenco interpretativo, el diálogo y la representación del historiador.

Lo peor: su convencionalidad y su comparación con otros dramas judiciales históricos.

Nota: 8/10

Sigue leyendo

El Elegido

elelegidoRamón Mercader, el ‘Elegido’. Hace muchos años, Stalin ordenó matar a Trotsky mientras éste vivía en México y el otro había alcanzado el poder en la Unión Soviética. El elegido para asesinarlo fue Ramón Mercader y, este suceso motivó a Antonio Chavarrías para contarlo desde el punto de vista del asesino.

A todo esto, el director consigue un buen thriller histórico medianamente bien ambientado que, en ocasiones, contiene escenas mejorables o que pasa por encima sin centrarse -Guerra Civil Española-. Las interpretaciones son correctas y muy creíbles pese a que, a veces, Hannah Murray llega a sobreactuar.

El filme mantiene una intrigante tensión hasta el final aunque ya se sepa cómo finalizará y, en general, la historia está bien llevada sin salirse de su hilo principal. Sin embargo, algunas escenas de guerra dejan mucho que desear, es un poco larga por lo que da la historia y el principio es un poco lioso. Roza el documental y hay muchos idiomas -puede ser peligrosa al doblarla- así como elementos interesantes -la madre y Kotov-.

Para ser una película de historia aguanta perfectamente el interés al espectador y, pese a que puede dejar frío al público, sigue siendo necesario contar esta historia aunque ya se haya visto en otras ocasiones.

Nota: 7’5/10