En realidad, nunca estuviste aquí

La crudeza del autocontrol. La película de Lynne Ramsay cuenta la historia de Joe, un antiguo marine de guerra, que trabaja salvando mujeres y niñas de posibles violaciones hasta que se verá involucrado en una trama más compleja de lo normal.

Un argumento original y una historia realmente interesante son dos aspectos que definen este thriller que, no solo quiere mostrar la imagen de un tipo solitario que hace encargos fuera de lo normal, sino de la crudeza o dificultad que supone el autocontrol en uno mismo. Está magníficamente interpretada por Joaquin Phoenix que, por momentos, recuerda a Travis Bickle de “Taxi Driver” y estupendamente dirigida, destacando su puesta en escena, meticulosa y detallista. Sin embargo -y debo hacer un gran ‘pero’-, la película se queda corta en la transmisión de su mensaje, es decir, quiere contar algo, pero no logra, a mi parecer, ir más allá del tema que trata.

Personalmente, vi el film con grandes expectativas y, debo reconocer su eficacia técnica y actoral, pero su ritmo pausado hizo que desconectara de la historia y terminase pensando: ¿qué me ha querido contar? ¿Me ha contado algo?. Entiendo su valor propio de un thriller y la mirada vacía que presenta, pero como drama no me convence y como thriller me aburre.

Lo bueno: Joaquin Phoenix.

Lo malo: la sensación de haber entrado en la película y no haber aprendido nada.

Nota: 5’5/10

Distribuida por Caramel Films
Anuncios

Money Monster

money_monsterUn ‘rehén’ adinerado. La gran actriz y mejorable directora, Jodie Foster nos presenta un ‘thriller’ sobre un secuestro a un famoso de la televisión y con mucho dinero de por medio.

George Clooney encarna al famoso adinerado que es tomado como rehén por Jack O’Connell. Ambos actúan muy bien y de forma creíble destacando a O’Connell porque, a veces, llega a poner los pelos de punta y se come a Clooney. Julia Roberts también forma parte del reparto actuando bien y cómoda en su papel sin lucirse.

A parte de todo esto, la película quiere ser un ‘thriller’ y poner nervioso al público así como llegar a criticar el mundo del dinero y la bolsa. Lo único que consigue es tener pegado al espectador en su silla sin aburrirse. Por desgracia, la cinta carece de suspense e intriga, tiene algunos errores y tiene momentos típicos en filmes de secuestros. No obstante, sí tiene detalles curiosos para pensar y hay instantes que roza la comedia absurda, pero podría ser mucho mejor sin llegar a lo que se propone.

Es una buena película que entretiene y tiene alguna crítica -sin incidir mucho-, pero cuesta ponerse en la situación que se vive debido a la poca conexión que tiene.

Nota: 7/10