Gracias a Dios

‘Gracias a Dios’ es el símbolo de la lucha actual contra los abusos a niños de la Iglesia con la veteranía de Ozon aunque se hace algo pesado.

Título original: Grâce à Dieu
Dirección: François Ozon
Guion: François Ozon
Fotografía: Manuel Dacosse
Música: Evgueni Galperine, Sacha Galperine
Reparto: Melvil Poupaud, Denis Menochet, Swann Arlaud, Eric Caravaca, François Marthouret, Bernard Verley, …
Fecha de estreno: 18/04/2019
País: Francia. Duración: 137. Género: Drama.
Distribución: Golem Distribución. Cines: 82. Tráiler

Sinopsis: se adentra en los entresijos de la iglesia para relatar la historia de una organización que denuncia los casos de pedofilia de los capellanes. Basado en el caso real de Bernard Preynat, sacerdote de la Diócesis de Lyon.

A título personal, François Ozon me maravilló con ‘Frantz’ y me decepcionó con ‘El Amante Doble’. Esta vez trata un tema muy actual, ya que el caso de Bernard Preynat salió a la luz en 2016. El desarrollo del argumento es correcto, aunque algo denso, y muy bien filmado que provoca indignación, interés y emoción al espectador mediante tres historias de tres personajes diferentes.

Un detalle curioso del film es la demostración de que un movimiento así ha sido impulsado por gente que tiene dinero y puede permitirse abogados, mientras que la llamada ‘clase baja’ no está por estos temas ni puede permitirse ir a juicios. A parte de esto, hay que remarcar que la película dura 137 minutos, totalmente innecesario para explicar esta historia que se alarga y alarga.

En definitiva, Ozon no decepciona en su último trabajo al trata un tema delicado que logra hacerse interesante pese a su ritmo y duración y que recuerda a ‘Spotlight’ de Thomas McCarthy.

¿Recomendable? Sí.

Lo bueno: algunos detalles y su elenco actoral.
Lo malo: su densidad y ritmo.

Nota: 7’5/10

Vista en el contexto del Festival de Berlín. Consulta aquí la cobertura.

Anuncios

Identidad Borrada

‘Identidad Borrada’ es una lección contra los que piensan que la homosexualidad es una enfermedad curable y es una flecha directa a la existencia de las clínicas religiosas creadas para eso.

Título original: Boy Erased
Dirección: Joel Edgerton
Guion: Joel Edgerton (Libro: Garrard Conley)
Fotografía: Eduard Grau
Música: Jonny Greenwood
Reparto: Lucas Hedges, Nicole Kidman, Russell Crowe, Joel Edgerton, Xavier Dolan, …
Fecha de estreno: 05/03/2019
País: Estados Unidos. Duración: 114′. Género: Drama.
Distribución: Universal Pictures. Cines: 123. Tráiler

Sinopsis: explica la historia de Jared Eamons, hijo de padres religiosos de una ciudad de norteamérica que será obligado a participar en un programa para curar su homosexualidad.

Joel Edgerton deja de lado el thriller y la intriga (‘El Regalo’) para tocar un tema delicado y complicado sobre la “normalización” o “cura” de la homosexualidad en un país en el que todavía hay clínicas para este tema. Mediante el libro sobre la experiencia de Garrard Conley define este drama interesante, dirigido con excelencia y elegancia, y con un carácter aleccionador. Edgerton adentra al espectador en la psicología de Jared mostrando el calvario que puede llegar a ser una clínica, sin dejar tiempo a la reflexión.

El director se acompaña de un reparto de lujo, con el protagonismo inmejorable de Lucas Hedges a quien le acompaña una Nicole Kidman y un Russell Crowe espléndidos. El mismo Edgerton sale como “antagonista” y el director canadiense Xavier Dolan también. Todos contribuyen a hacer creer esta historia que contiene humanidad y emotividad. Eso sí, su estilo narrativo puede dejar algo frío y hay poco espacio para la reflexión hasta que las letras finales acaban por obligar a pensar sobre la homofobia “normalizada”.

¿Recomendable? Sí para quien le interese el tema.

Lo bueno: la relación familiar Hedges-Crowe-Kidman.
Lo malo: los ‘flashbacks’ ralentizan un ritmo que se hace pesado.

Nota: 7/10

Últimos Días en el Desierto

El Jesucristo de McGregor. El actor escocés Ewan McGregor protagoniza esta película dirigida por Rodrigo García quienes nos transportan en una historia religiosa cuando Jesús tuvo un encuentro con el Diablo en medio del desierto.

Por desgracia, el único valor remarcable del film es su fotografía a manos del oscarizado Emmanuel Lubezki. Es el encargado de situarnos en ese paisaje árido, cálido y arenoso junto a McGregor como responsable de llevar el ritmo de la película -muy lento-. Ésta es un intento de reflexión sobre el bien y el mal hilvanada con un diálogo trabajado y preciso a la historia que nos brinda alguna frase memorable.

No obstante, digo que es un intento porque no consigue hacerse interesante por culpa de su irregular ritmo y dispersa calidad de las secuencias por lo que nos deja fríos e indiferentes. Además, personalmente me es imposible ver a Ewan McGregor como Jesucristo.

Lo bueno: su fotografía.

Lo malo: su ritmo y no llega a ser lo que se pretende.

Nota: 5’5/10

Sigue leyendo

Silencio

silencio2Una obra grandiosa hecha por un maestro. Martin Scorsese es uno de los mejores cineastas de la Historia del Cine después de crear grandes películas de mucho éxito y trascendencia. No obstante, esta vez viene con un proyecto especial: el proyecto de su vida.

No pretende hacer taquilla ni ganar premios ni hacer historia -almenos es lo que se desprende al verla- sino únicamente mostrar al espectador una historia de magnitudes enormes hecha con su experiencia. De aquí sale un argumento que ya se vio en 1971 sobre la misión de dos jesuitas portugueses al Japón del siglo XVII en busca de un misionero que ha renunciado a su fe.

No es solamente correcta históricamente sino, también, técnicamente, pero no le podemos pedir menos al director. Es cierto que tiene movimientos de cámara innecesarios, escenas muy largas y un ritmo lentísimo -necesario-, pero, según mi opinión, no le quitan mérito. Es un proyecto que no quiere entretener ni conectar con el público. Más bien procura contar la historia lo más preciso posible y, quien quiera, goce del monumental y hermoso viaje por Japón donde el cristianismo no tiene cabida. Además, va mucho más allá de lo que muestra ya que experimenta en un cine espiritual personal sobre la fe y cómo vivirla junto al propio silencio de Dios -coincidiendo con la inexistente banda sonora-.

Andrew Garfield y Adam Driver son los protagonistas de esta expedición y los encargados de intentar transmitir la palabra de Dios en el país nipón hasta encontrar a Liam Neeson, el misionero que se descristianizó -todos ellos bien interpretados-. 083436-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxLa película plantea aspectos digno de reflexionar como, por ejemplo, la importancia de la raíces, la historia del cristianismo en Japón, las duras y repugnantes torturas a los cristianos, el hecho de renunciar a tus ideales, el sacrificio por transmitir la palabra de Dios, entre otros.

No es una película comercial y no gustará a todos así como tampoco llegará de la misma manera emocionalmente, pero debo -y debemos- reconocer que está hecha con la máxima ambición, poderío y experiencia de Scorsese quien puede estar bien satisfecho de su trabajo.

Lo mejor: el viaje de principio a fin y el personaje del Inquisidor.

Lo peor: su frialdad y difícil conexión.

Recomendada para los que os gusten las películas que se gozan con lentitud, paso del tiempo, escenas largas, tranquilidad, etc.

Nota: 8/10

Sigue leyendo