Lo Que Esconde Silver Lake

‘Lo Que Esconde Silver Lake’ es una rareza de 140 minutos que sigue la vida de un chico desganado en un sinsentido de lugares y eventos para criticar la cultura pop.

Título original: Under the Silver Lake
Dirección: David Robert Mitchell
Guion: David Robert Mitchell
Fotografía: Mike Gioulakis
Música: Rich Vreeland
Reparto: Andrew Garfield, Riley Keough, Callie Hernandez, Topher Grace, Jimmi Simpson, Riki Lindhome, Summer Bishil, …
Fecha de estreno: 28/12/2018
País: Estados Unidos. Duración: 140′. Género: Drama
Distribución: Vértigo Films. Cines: 38. Trailer.

Sinopsis: se sigue el personaje de Sam, un joven que anda por la vida aburrido sin ningún aliciente ni interés en su día a día. Todo cambia cuando descubre una vecina deslumbrante, inquietante, misteriosa que desaparece. A partir de aquí iniciará la búsqueda de esta chica por los rincones del barrio en el que vive en el que hay un asesino de perros.

Este es el argumento que nos pretende explicar el director de la notable ‘It Follows’ quien demuestra con esta película ser ambicioso, aumentando los minutos de metraje y confeccionando un argumento complejo. Nada más empezar deja intuir cómo se desarrollará esta historia con pequeñas dosis (la mujer del balcón, las ardillas, el barrio). La mezcla de todo ello da un resultado reiterativo, absurdo y surrealista que, o bien entras o bien te quedas fuera. 

‘Lo Que Esconde Silver Lake’ no te invita a entrar en la trama; es el espectador quien lo decide. Si éste entra, será por querer pasar dos horas y media sentado viendo como Andrew Garfield le van pasando cosas inquietantes. Si el público no logra conectar (que puede suceder) no entenderá nada de lo que cuenta porque, cuando piensas haber seguido la trama, meten una historia mística y te de dejan roto de arriba a bajo. 

No hay que negar y se debe reconocer que Robert Mitchell es capaz de magnificar un simple argumento y convertirlo en algo muy grande e hipnótico para ser de inmediato una película de culto. No obstante, personalmente, ni me interesa, ni me entusiasma ni me dice nada. Una pérdida de tiempo.

Lo bueno: ¿la crítica a la cultura pop?
Lo malo: el laberíntico sin sentido que es ella misma.

Nota: 4/10

Anuncios

Silencio

silencio2Una obra grandiosa hecha por un maestro. Martin Scorsese es uno de los mejores cineastas de la Historia del Cine después de crear grandes películas de mucho éxito y trascendencia. No obstante, esta vez viene con un proyecto especial: el proyecto de su vida.

No pretende hacer taquilla ni ganar premios ni hacer historia -almenos es lo que se desprende al verla- sino únicamente mostrar al espectador una historia de magnitudes enormes hecha con su experiencia. De aquí sale un argumento que ya se vio en 1971 sobre la misión de dos jesuitas portugueses al Japón del siglo XVII en busca de un misionero que ha renunciado a su fe.

No es solamente correcta históricamente sino, también, técnicamente, pero no le podemos pedir menos al director. Es cierto que tiene movimientos de cámara innecesarios, escenas muy largas y un ritmo lentísimo -necesario-, pero, según mi opinión, no le quitan mérito. Es un proyecto que no quiere entretener ni conectar con el público. Más bien procura contar la historia lo más preciso posible y, quien quiera, goce del monumental y hermoso viaje por Japón donde el cristianismo no tiene cabida. Además, va mucho más allá de lo que muestra ya que experimenta en un cine espiritual personal sobre la fe y cómo vivirla junto al propio silencio de Dios -coincidiendo con la inexistente banda sonora-.

Andrew Garfield y Adam Driver son los protagonistas de esta expedición y los encargados de intentar transmitir la palabra de Dios en el país nipón hasta encontrar a Liam Neeson, el misionero que se descristianizó -todos ellos bien interpretados-. 083436-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxLa película plantea aspectos digno de reflexionar como, por ejemplo, la importancia de la raíces, la historia del cristianismo en Japón, las duras y repugnantes torturas a los cristianos, el hecho de renunciar a tus ideales, el sacrificio por transmitir la palabra de Dios, entre otros.

No es una película comercial y no gustará a todos así como tampoco llegará de la misma manera emocionalmente, pero debo -y debemos- reconocer que está hecha con la máxima ambición, poderío y experiencia de Scorsese quien puede estar bien satisfecho de su trabajo.

Lo mejor: el viaje de principio a fin y el personaje del Inquisidor.

Lo peor: su frialdad y difícil conexión.

Recomendada para los que os gusten las películas que se gozan con lentitud, paso del tiempo, escenas largas, tranquilidad, etc.

Nota: 8/10

Sigue leyendo

Hasta El Último Hombre

hastahombreTus ideales ante que la muerte. Diez años han pasado para que Mel Gibson nos vuelva a deslumbrar como director y, lo que más miedo daba era si realmente la espera hubiese valido la pena. Definitivamente, ha vuelto por la puerta más grande.

Esta película tiene dos partes: una primera para explicar, desde un punto de vista antibelicista, la historia de Desmond Doss, un joven que se alistó al ejército de Estados Unidos para salvar vidas, no matarlas y seguir con sus ideales religiosos. La segunda parte se dedica a explicar la batalla de Okinawa de la Guerra del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Gibson tiene dos frentes con los que debe demostrar que es hábil, sabio e inteligente dirigiendo -no sólo actuando- y, como muchos sabemos, jugar a dos frentes pueden ser peligrosos, pero él consigue hacerlo excelentemente.

Con una apabullante actuación de Andrew Garfield -directo a los Oscar-, un guión trabajado y correcto -frases memorables-, una ambientación adecuada, una fotografía sobresaliente que cada plano es importante, unos efectos creíbles y un increíble ritmo que coje la película para que 131 minutos te pasen volando y los goces como nunca lo has hecho, tenemos delante un film bélico mayúsculo, necesario y con muchas ganas no solo de mostrar el horror de la guerra sino hacer pensar al espectador. Sin embargo, no me termina de gustar su final, el trato hacia los japoneses y el uso de banda sonora durante el conflicto, entre otros aspectos, pero en ningún momento le quita mérito a todo lo demás.

La primera parte es totalmente antibélica porque Desmond no quiere coger una arma y quiere ir a la guerra sin tocar ni una porque su religión le prohíbe matar. Con esta premisa, la cinta trata temas como quién es normal y quién está loco, la ética de cada uno y los ideales que uno debe mantener pese a que haya guerra. También quiere enseñar cómo servir para tu país en una guerra anterior y por el simple hecho de haber cambiado de color el uniforme ya no tiene la misma superioridad, quién manda más en una guerra y como una ley puede hacerlo cambiar todo, entre otros aspectos muy valiosos.

Sin duda, ‘Hasta el último hombre’ bebe de películas como ‘La Chaqueta Metálica’, ‘Salvar al Soldado Ryan’ o ‘El sargento York’ y podríamos ascenderla al mismo escalón que todas estas porque, en definitiva, es una obra brillante, ejecutada de la mejor forma y con momentos de todo -preparación militar, guerra, muertes, hospitalidad, heroicidad- para que no solo la disfrutes si no la vivas y pienses en ella durante mucho tiempo. Gracias Mel Gibson para hacer una creación de esta magnitudes y no decaer.

Lo mejor: Andrew Garfield y toda la profunda reflexión que tiene detrás.

Lo peor: puede parecer que hace publicidad bíblica, tiene algunas irregularidades, su epílogo.

Nota: 9/10

Sigue leyendo