Silencio

silencio2Una obra grandiosa hecha por un maestro. Martin Scorsese es uno de los mejores cineastas de la Historia del Cine después de crear grandes películas de mucho éxito y trascendencia. No obstante, esta vez viene con un proyecto especial: el proyecto de su vida.

No pretende hacer taquilla ni ganar premios ni hacer historia -almenos es lo que se desprende al verla- sino únicamente mostrar al espectador una historia de magnitudes enormes hecha con su experiencia. De aquí sale un argumento que ya se vio en 1971 sobre la misión de dos jesuitas portugueses al Japón del siglo XVII en busca de un misionero que ha renunciado a su fe.

No es solamente correcta históricamente sino, también, técnicamente, pero no le podemos pedir menos al director. Es cierto que tiene movimientos de cámara innecesarios, escenas muy largas y un ritmo lentísimo -necesario-, pero, según mi opinión, no le quitan mérito. Es un proyecto que no quiere entretener ni conectar con el público. Más bien procura contar la historia lo más preciso posible y, quien quiera, goce del monumental y hermoso viaje por Japón donde el cristianismo no tiene cabida. Además, va mucho más allá de lo que muestra ya que experimenta en un cine espiritual personal sobre la fe y cómo vivirla junto al propio silencio de Dios -coincidiendo con la inexistente banda sonora-.

Andrew Garfield y Adam Driver son los protagonistas de esta expedición y los encargados de intentar transmitir la palabra de Dios en el país nipón hasta encontrar a Liam Neeson, el misionero que se descristianizó -todos ellos bien interpretados-. 083436-jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxLa película plantea aspectos digno de reflexionar como, por ejemplo, la importancia de la raíces, la historia del cristianismo en Japón, las duras y repugnantes torturas a los cristianos, el hecho de renunciar a tus ideales, el sacrificio por transmitir la palabra de Dios, entre otros.

No es una película comercial y no gustará a todos así como tampoco llegará de la misma manera emocionalmente, pero debo -y debemos- reconocer que está hecha con la máxima ambición, poderío y experiencia de Scorsese quien puede estar bien satisfecho de su trabajo.

Lo mejor: el viaje de principio a fin y el personaje del Inquisidor.

Lo peor: su frialdad y difícil conexión.

Recomendada para los que os gusten las películas que se gozan con lentitud, paso del tiempo, escenas largas, tranquilidad, etc.

Nota: 8/10

Sigue leyendo

Taxi Driver

cartel taxi driverDe Niro y Scorsese. Dos personajes históricos del cine que se unieron por segunda vez -ya lo hicieron en ‘Malas Calles’- y crearon un mito de los 70’. Esta película cuenta la historia de la vida de un taxista con insomnio y sus quehaceres a lo largo de los días.

Con este simple argumento, Martin Scorsese consigue engendrar un filme potente que bebe de su hábil y magistral fotografía que te va presentando los espacios que recorre el protagonista el cual es interpretado extraordinariamente por un joven Robert De Niro que te va transmitiendo sus pensamientos para que seas partícipe de su día a día.

Una historia así podría ser plana, aburrida y caer en la típica representación de una vida sin interés, pero es todo lo contrario. Todo lo que hace Travis, el taxista es por un motivo, aunque le salga mal y, sin querer, va acompañado de una profundísima crítica social a la ciudad de Nueva York. Además, tiene detalles muy interesantes que obligan a reflexionar, sobretodo al final cuando el protagonista decide pasar a la acción y descontrolarse. Pero, como siempre, por algún motivo.

No deja la sensación de haber visto una brutalidad de película, pero exige reconocer que es muy buena con imágenes en nuestra retina inolvidables.

Nota: 8/10