El Regreso de Ben

‘El Regreso de Ben’ es un drama familiar navideño y emocionante que necesita convertirse en un thriller para ser entretenido y dar protagonismo a las drogas.

Título original: Ben is Back
Dirección: Peter Hedges
Guion: Peter Hedges
Fotografía: Stuart Dryburgh
Música: Dickon Hinchliffe

Reparto: Lucas Hedges, Julia Roberts, Kathryn Newton, Emily Cass McDonnell, Courtney B. Vance, …
Fecha de estreno: 05/12/2018
País: Estados Unidos. Duración: 98′. Género: Drama.
Distribución: DeAPlaneta. Cines: 192. Trailer.

Sinopsis: en un ambiente navideño, explica la historia de cómo una familia debe acoger, por estas fechas, a su hijo en tratamiento por drogadicción y las consecuencias que conlleva.

Peter Hedges presenta una película que empieza siendo un drama en medio de las Navidades sobre el deseo de una madre de volver ver a su hijo, que se intuye que está en tratamiento para combatir la drogadicción. El film deja claro que en el pasado hizo sufrir a la familia y su llegada sorpresa provoca cierta desconfianza hacia él, pero su madre hace lo posible para aparentar normalidad. Hedges explica una historia curioso que se hace interesante y entretenida, sobre todo cuando el film se convierte en un thriller. En esta segunda parte de la película es cuando se arriesga más y puede caer en convencionalismos y hacerse inverosímil, pero en mi opinión construye muy bien la historia para que el espectador lo siga con interés.

El personaje de la madre está interpretado por Julia Roberts quien, de nuevo, demuestra sigue siendo una gran actriz haciendo creíble su actuación en todo momento. Además, se complementa muy bien con Lucas Hedges que también brinda una excelentísima interpretación. Ambos le dan alma y calidad al film para que el espectador vea una película que, en general, aprueba y funciona como drama sobre drogas. 

Lo bueno: el duelo Roberts-Hedges.
Lo malo: cuando arriesga puede caer en la inverosimilitud.

Nota: 7/10

Anuncios

Lady Bird

La madurez de Saoirse Ronan. La actriz de ‘Brooklyn’ y ‘Expiación’ regresa a la gran pantalla con una interpretación mucho más madura sobre una chica que se hace llamar ‘Lady Bird’ y experimenta las sensaciones del paso del Instituto a la Universidad.

La película está dirigida por la novel Greta Gerwig que inicia su filmografía con una película notable en la que destacan sus grandes protagonistas; Saoirse Ronan y, sobre todo, Laurie Metcalf, quien interpreta el papel de madre, de orientadora, de protectora y de soporte a su hija. Ambas dan alma a sus personajes para que el espectador pueda situarse en ese momento de la adolescencia desde el punto de vista personal y maternal, y el cambio hacia la madurez que supone la Universidad.

Como contrapartida, el film no deja de ser una historia más sobre este cambio en la vida que se hace repetitiva y pesada, ya que pese a durar 94 minutos, hay instantes en los que estás más pendiente del reloj que de la historia. Aun así, del entrañable personaje de ‘Lady Bird’ puedes sacar grandes conclusiones y reflexiones como, por ejemplo, esos diálogos acerca de Sacramento y los deseos de la protagonista.

Podríamos decir que la gran virtud del film, a parte de sus actuaciones, es que la trama avanza correctamente a medida que la protagonista madura, aprende y vive ese momento tan especial y, como espectador, decides dejarte llevar por sus quehaceres aunque, algunos de ellos, ya los hayamos visto en otras películas.

Lo bueno: Laurie Metcalf y los momentos con Lucas Hedges.

Lo malo: cuesta imaginar a Ronan como adolescente.

Nota: 7/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 145 cines

Tres Anuncios en las Afueras

Anuncios con consecuencias. El director de “Escondidos en Brujas” y “Siete Psicópatas”, Martin McDonagh estrena nueva película, la cual está ganando muchos premios y se consagra como una de las posibilidades a los Oscar de este año. El film está compuesto por un argumento sencillo, original y diferente sobre una madre, Mildred Hayes, que decide poner unos anuncios publicitarios en una carretera para protestar contra la policía de Ebbing porque no se han molestado en buscar el asesino de su hija.

Frances McDormand es la encargada de encarnar a Mildred Hayes y de llevar el protagonisme y ritmo de la película todos los 114 minutos, y lo hace de manera magistral, formidable y creíble a todo momento. Su personaje hace que el espectador se convierte en ella, en una persona complicada que quiere justicia, y que, gracias a un guión excelente, nos dejamos llevar por un relato duro, violento y amargo, pero también emotivo e irónico. Podríamos decir que es una mezcla de drama rural con toques de thriller y comedia negra perfectamente compenetrados y ligados que provoca todo tipo de sensaciones y, sobre todo y lo más valioso, reflexiones con cada situación.

Martin McDonagh logra elevar un argumento que podría quedarse en un simple drama sencillo, a una trama compleja y ambiciosa que no deja indiferente a nadie y con la que uno mismo puede pensar, empatizar y disfrutar. Sin ningún tipo de duda, lo que se consigue aquí es una hazaña cinematográfica perfecta (muy ‘coenizada’), llena de poder y que será difícil olvidar.

Lo bueno: Francis McDormand, Sam Rockwell y la experiencia que vives al verla.

Lo malo: algunos momentos pueden parecer de relleno o exagerados, pero lo malo tendría que ser perdérsela.

Nota: 8’5/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 181 cines

Manchester frente al mar

manchesterLa contención de las emociones. El director Kenneth Lonergan viene con una película candidata a los Oscar sobre el hecho de contener y guardar las emociones y los problemas dentro de uno mismo sin poder deshacerse de ellos. Es cierto que la cinta trata un tema actual que bien podría exteriorizarse a nuestras vidas, pero como drama tiene que hacerse interesante para el espectador para que éste se crea la historia y se sienta identificado. Sin embargo, no lo consigue -al menos para mi-.

Debo reconocer que Casey Affleck hace muy bien su papel principal de ‘chico de los recados’ que un buen día ve truncada su rutina por el fallecimiento de su hermano y deberá hacerse cargo de su sobrino. Éste último es interpretado por Lucas Hedges quien también actúa muy bien siendo creíble en todos los momentos que es protagonista.

El grave problema del film es que quiere ser una historia triste y desoladora para explicar las consecuencias de una pérdida querida y la culpa de uno mismo en un personaje que contiene sus emociones siendo así una persona fría y sin emociones, pero que, al final, no logra hacerse interesante ni ir más allá de lo que propone.

Así pues, Kenneth Lonergan demuestra su habilidad por explicar una historia curiosa que no acaba de atraparme y se convierte en un drama más.

Lo bueno: Casey Affleck.

Lo malo: puede dejarte indiferente.

Nota: 6/10

Sigue leyendo