En la Playa de Chesil

Amor y desamor de recién casados. El director de la miniserie histórica “The Hollow Crown”, Dominic Cooke da el salto a la dirección adaptando la novela de Ian McEwan sobre un joven matrimonio que sufrirá sus primeros problemas nada más pasar la primera noche.

Saoirse Ronan y Billy Howle son los encargados de encarnar al matrimonio que lleva todo el ritmo del film durante sus 110 minutos de forma irregular, tanto en tempo como en emoción. El principal problema de la película es que la historia está contada mediante ‘flashbacks’ y llega un momento que cansa. Asimismo, la relación entre ellos dos no acaba de ser regular, sus diálogos quedan en nada y no hay ni una pizca de reacción en el espectador.

Ronan y Howle interpretan sus papeles correctamente, pero, por culpa de sus falsos diálogos, no es suficiente para poder penetrar en las emociones del público. Quiere demostrar que un matrimonio veinteañero puede ser un fracaso, pero, en mi opinión, no termina de aprovechar el argumento y me da la sensación de estar en un callejón sin salida y aburrido.

Al final, el film de Dominic Cooke prometía ser un bello, sensible y tierno relato de un amor joven, pero el resultado es un drama irregular, soporífero y de una compleja estructura emocional que no se desarrolla de la manera más eficiente.

Lo bueno: los paisajes de Inglaterra.

Lo malo: prometer una premisa y dar otra de muy distinta.

Nota: 4/10

Distribuida por BTeam Pictures
Estreno en 76 cines
Anuncios

Lady Bird

La madurez de Saoirse Ronan. La actriz de ‘Brooklyn’ y ‘Expiación’ regresa a la gran pantalla con una interpretación mucho más madura sobre una chica que se hace llamar ‘Lady Bird’ y experimenta las sensaciones del paso del Instituto a la Universidad.

La película está dirigida por la novel Greta Gerwig que inicia su filmografía con una película notable en la que destacan sus grandes protagonistas; Saoirse Ronan y, sobre todo, Laurie Metcalf, quien interpreta el papel de madre, de orientadora, de protectora y de soporte a su hija. Ambas dan alma a sus personajes para que el espectador pueda situarse en ese momento de la adolescencia desde el punto de vista personal y maternal, y el cambio hacia la madurez que supone la Universidad.

Como contrapartida, el film no deja de ser una historia más sobre este cambio en la vida que se hace repetitiva y pesada, ya que pese a durar 94 minutos, hay instantes en los que estás más pendiente del reloj que de la historia. Aun así, del entrañable personaje de ‘Lady Bird’ puedes sacar grandes conclusiones y reflexiones como, por ejemplo, esos diálogos acerca de Sacramento y los deseos de la protagonista.

Podríamos decir que la gran virtud del film, a parte de sus actuaciones, es que la trama avanza correctamente a medida que la protagonista madura, aprende y vive ese momento tan especial y, como espectador, decides dejarte llevar por sus quehaceres aunque, algunos de ellos, ya los hayamos visto en otras películas.

Lo bueno: Laurie Metcalf y los momentos con Lucas Hedges.

Lo malo: cuesta imaginar a Ronan como adolescente.

Nota: 7/10

Distribuida por Universal Pictures
Estreno en 145 cines

Brooklyn

brooklynAdorable y maravillosa. Saoirse Ronan hace el papel perfecto para una historia de amor sensible y llena de sentimiento. Demuestra la estima por un chico y el eterno amor de una madre.

Un guión sobresaliente y una realización ideal (muy buena ambientación) completan una película amorosa un poco típica, pero con mensajes destacables y una adoración a la protagonista que enamora al público.

Sorprendente, intensa y magnífica.

Nota: 9/10