Life (Vida)

El super ‘Alien’ estrangulador. El director sueco Daniel Espinosa deja el drama histórico -’El niño 44’- para introducirnos en una historia espacial sobre una tripulación y el descubrimiento de una posible vida extraterrestre en el planeta Marte.

Para empezar, si habéis visto el trailer ya habéis visto la película. Volvemos a tener en la gran pantalla una película que no desmarca en el género de la ciencia-ficción ni en el de las aventuras espaciales que, inevitablemente, recuerda a la mítica película de ‘Alien, el octavo pasajero’. En ocasiones, pretende ser un thriller con momentos de tensión y algunos sustos inesperados para crear alguna reacción en el espectador, pero tanto la tensión como los sustos están contados.

Además, el único interés que hay en el film son sus primeros 20 minutos con los que te hace una clase magistral de ciencia perfecta para ser partícipe del argumento. Sin embargo, una vez comienza la acción ya sabes todo lo que sucederá. Es totalmente previsible y no funciona como gozo visual porque, aunque los efectos especiales estén bien, no son nada nuevo.

Y, por acabar de rematar, no solo hay ruido en el espacio -grave error- sino que todo los 103 minutos que dura el film, no hay ni un solo momento en qué no haya banda sonora y, su gran mayoría de temas son muy ruidosos. Debo advertir que siento debilidad por estas películas, pero en esta no tenía muchas esperanzas puestas y no las ha superado.

Lo bueno: algunos momentos de tensión.

Lo malo: el guión, los errores y la banda sonora.

Nota: 4’5/10

Sigue leyendo

Anuncios

Southpaw (Redención)

Adrenalina, emoción y superación. La nueva película de boxeo de Antoine Fuqua es tópica en su género, pero desarrollada con maestría y con un gran potencial.

Desde el primer minuto te tiene enganchado a la trama y no desconectas pese contener algunas situaciones previsibles. Vives y sufres las emociones del protagonista gracias a la interpretación de Jake Gyllenhaal que es sublime e inmejorable. Quizás su mejor hasta la fecha. 

Sin embargo, tiene momentos lacrimógenos que buscan emocionar a toda costa, pero están bien controlados y llegan al espectador. No le quita ningún mérito.

Una gran película actuada por un gran actor que no se desmarca de otras del mismo género pero puede entusiasmar y gustar mucho. Merece, por eso, un aplauso a parte por la banda sonora del  fallecido compositor James Horner, la película de la cual está dedicada.

Lo mejor: Jake Gyllenhaal y su sensación adrenalínica.

Lo peor: previsible y tópica.

Nota: 9’5/10

Sigue leyendo

Animales Nocturnos

animalesnocturnosLa moda magnética de Tom Ford. El diseñador y director que ya nos deslumbró con “Un hombre soltero” vuelve con un thriller apabullante, lleno de crueldad y totalmente absorbente.

El objetivo es hacer una introspección mental a Susan, una mujer artista que un buen día recibe el borrador de la nueva novela de su expareja y se siente tan identificada e involucrada en ella que empieza a tener ciertos problemas en su vida. De hecho, ella ya parece tener algún trastorno provocado por el insomnio y su infelicidad por culpa de querer gustar siempre a los demás y no quererse a sí misma. Así pues, desde este punto de partida, la historia se desarrolla de principio a fin mediante tres temas: la representación de la vida de la mujer, de la novela y del romance entre ella y su expareja.

Amy Adams es la encargada de llevar la batuta de todo el film y Jake Gyllenhaal le acompaña en los momentos que nos sumergimos en la novela -también destaca Michael Shannon-. Ambos están perfectos en sus papeles -Gyllenhaal vuelve a dar un recital- y, para mi, la gran virtud de la cinta no es solo entremezclar los tres temas magnéticamente sinó la gran habilidad con la que cautiva al espectador desde un primer momento y la imposible desconexión hasta el final. Además, tiene un final misterioso para que cada persona piense en su significado y salgas del cine con ganas de leer la novela que encarna o no quieras salir porque prefieres volver a verla.

Si es cierto que deja abiertos algunos aspectos con los cuales no profundiza y tiene algunos errores, pero, en su conjunto, Tom Ford consigue hacer un thriller psicológico en mayúsculas para gozar por todos los sentidos -una banda sonora elegante, una fotografía excelente, un diálogo soberbio- que entretiene, da que pensar y, asimismo, es brillante, inquietante, oscura y magnífica. Recuerda a los grandes de este género.

Lo mejor: su capacidad por absorber la mente del público.

Lo peor: algunos errores de diálogo y ejecución.

Nota: 8’5/10

Sigue leyendo

Demolición

demolitionDemoledor Gyllenhaal. El actor principal, Jake Gyllenhaal tiene poco reconocimiento en los premios y cada vez se está haciendo más grande como actor por interpretaciones como ésta. La película de Jean Marc-Vallée no es fallida ni paranoica sino al contrario, tiene mucho mensaje y muy devastador que hay que gozarlo y sentirlo.

La historia te enseña hasta dónde llega la locura de una persona por la pérdida de su amada y las formas de desahogarse de ese malestar emocional. La actuación es adecuada y muy naturalista y el guión conciso e hilarante para penetrar en tu consciencia para que te cuestiones que harias tu en su lugar -hay alguna frase muy típica que le quita valor-.

Hay algunos detalles curiosos, pero es demasiado ambiciosa consigo misma porque la conexión con el público es tan radiante que esperas algún que otro elemento de peso que lo acompañe. Sin embargo, es un drama consciente y posiblemente actual que pretende penetrar en nuestros pensamientos mediante naturalidad y un demoledor -nunca mejor dicho- mensaje.

Nota: 7/10

Everest

EverestUna cima muy costosa, una improbable bajada. Una película realizada magistralmente con esfuerzo y precisión.

El peso de la nota recae en sus buenas interpretaciones, la emoción, la increíble fotografía, los gestos de humanidad y la tensión que nos transmite.

Todos los elementos están perfectamente nivelados y sigue bien la historia real. Sin embargo, el argumento es previsible y no innova en el género.

Una muy buena realización y un claro mensaje: cuando estas en peligro no importa la raza, el país o la ideología que eres.

Nota: 8’5/10

Captura de pantalla 2015-08-12 a les 13.35.31