Liga de la Justicia

¿La gran culminación del Universo cinematográfico de DC? “Liga de la Justicia”, el equipo que reúne a los superhéroes más famosos de DC Comics luchando codo con codo. Una película que lleva años anticipando los fans y llega por fin a manos de Zack Snyder que nos trajo “El hombre de acero” (2013) y “Batman v Superman: El amanecer de la Justicia” (2016).

Henry Cavill, Ben Affleck y Gal Gadot regresan como “Superman”, “Batman” y “Wonder Woman” respectivamente, roles que ya habían interpretado antes. Pero un cambio de tono a uno más ligero y digerible después de la mala recepción que tuvo “Batman v Superman” es muy aparente y nos deja la impresión de que Warner Bros no tiene un plan conciso y están dispuestos a intentar todo. Como consecuencia nos quedan incoherencias entre filme y filme, y falta esa homogeneidad presente en las cintas de Marvel Studios. Este cambio también es aparente en la fotografía principal con una saturación alterada para que los colores vibren en la pantalla en comparación y esto se agradece ya que es una película colorida (el traje de Superman ya no es granate y azul marino).

La mayoría de los miembros de la liga funcionan gracias a que han escogido actores carismáticos y entusiasmados por formar parte de este universo, destacando a Ezra Miller (“Flash”) y a Jason Momoa (“Aquaman”) que sus presencias llenan la pantalla de energía y nos deja con ganas de ver sus filmes individuales. Por otra banda los personajes principales que se nos introdujeron con anterioridad el “Batman” de Affleck y el “Superman” de Cavill resultan una carga innecesaria con escenas que “continúan” sus películas cuando a esta película le falta tiempo para explicar bien la trama principal (con una duración de 2 horas y 1 minuto resulta ser la más corta hasta ahora de la serie).

El montaje como parece que ya es tradición es bastante desastroso como el de “Escuadrón Suicida” o “Batman v Superman” y parece que nos hayamos perdido algunas escenas que podrían llegar en una versión extendida (otra tradición). El villano Steppenwolf interpretado por Ciarán Hinds pasa de ser amenazador a patético en milisegundos. Algunas referencias a los cómics van a emocionar a algunos fans incluyendo una escena al final de los créditos. A todo esto, “Wonder Woman” (2017) demostró que quizás es hora de cambiar el equipo creativo detrás de estas cintas y traer talento nuevo para que se encargue de la segunda parte.

Al final, “Liga de la Justicia” nos deja indiferente y acaba siendo una película de superhéroes más. Para mí personalmente DC no ha acertado ya que al menos sus otras películas dejaron alguna impresión positiva o negativa.

Lo mejor: Gadot, Fisher, Miller y Momoa hacen lo mejor que pueden con las escenas que les han dado y nos dejan con ganas de volverlos a ver interpretando estos personajes.

Lo peor: Lo insustancial que resulta el producto final.

Nota: 6/10

Escrita por Fernando Chiner

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 328
Anuncios

Animales Nocturnos

animalesnocturnosLa moda magnética de Tom Ford. El diseñador y director que ya nos deslumbró con “Un hombre soltero” vuelve con un thriller apabullante, lleno de crueldad y totalmente absorbente.

El objetivo es hacer una introspección mental a Susan, una mujer artista que un buen día recibe el borrador de la nueva novela de su expareja y se siente tan identificada e involucrada en ella que empieza a tener ciertos problemas en su vida. De hecho, ella ya parece tener algún trastorno provocado por el insomnio y su infelicidad por culpa de querer gustar siempre a los demás y no quererse a sí misma. Así pues, desde este punto de partida, la historia se desarrolla de principio a fin mediante tres temas: la representación de la vida de la mujer, de la novela y del romance entre ella y su expareja.

Amy Adams es la encargada de llevar la batuta de todo el film y Jake Gyllenhaal le acompaña en los momentos que nos sumergimos en la novela -también destaca Michael Shannon-. Ambos están perfectos en sus papeles -Gyllenhaal vuelve a dar un recital- y, para mi, la gran virtud de la cinta no es solo entremezclar los tres temas magnéticamente sinó la gran habilidad con la que cautiva al espectador desde un primer momento y la imposible desconexión hasta el final. Además, tiene un final misterioso para que cada persona piense en su significado y salgas del cine con ganas de leer la novela que encarna o no quieras salir porque prefieres volver a verla.

Si es cierto que deja abiertos algunos aspectos con los cuales no profundiza y tiene algunos errores, pero, en su conjunto, Tom Ford consigue hacer un thriller psicológico en mayúsculas para gozar por todos los sentidos -una banda sonora elegante, una fotografía excelente, un diálogo soberbio- que entretiene, da que pensar y, asimismo, es brillante, inquietante, oscura y magnífica. Recuerda a los grandes de este género.

Lo mejor: su capacidad por absorber la mente del público.

Lo peor: algunos errores de diálogo y ejecución.

Nota: 8’5/10

Sigue leyendo

La Llegada (Arrival)

arrivalLa cima de Villenueve. A falta de saber cómo enfocará la secuela de ‘Blade Runner’, el director canadiense ya nos ha demostrado sus soberbios conocimientos del arte cinematográfico como ‘Prisioneros’, ‘Sicario’ o ‘Enemy’, pero con ‘Arrival’ llega al vértice de toda su filmografía.

Mediante la excusa de los extraterrestres -parecidos a los de ‘La Guerra de los Mundos’ de Spielberg- nos sumerge en una historia puramente emocional-reflexiva que va muchos más allá de lo que nos entra por los ojos y permite al espectador pensar durante horas y días en lo que realmente quiere decirte el film. Si es cierto que tiene algunos elementos inverosímiles así como un ritmo lento -necesario, por eso-, una posible crítica estadounidense contra los rusos y los chinos muy visto e innecesario y una segunda mitad de metraje un tanto desequilibrada, pero nada de esto le quita valor.

Sin duda, la referencia clara en el género del espacio es ‘2001: odisea en el espacio’ de Stanley Kubrick no sólo en el uso de la fotografía sino en su profundo mensaje interpretable que hay que desvelar para valorar al completo la película. Técnicamente es excelente: una escenografía perfecta y adecuada a cada momento, unos efectos especiales creíbles y correctos, unas interpretaciones magníficas -a destacar la de Amy Adams-, una banda sonora caótica, hipnótica, magnética y sobresaliente y, entre otros aspectos, un diálogo correcto y trabajado.

La sensación que tienes cuando la ves es que todos los millones invertidos en hacer esta espectacular cinta están muy bien empleados porque no decae en ningún momento y te abduce de tal manera que parece que estés flotando o en otra dimensión. Además, el film demuestra un amor por el arte de la lengua digno de admirar, ya que no es la ciencia quien soluciona los problemas sino el lenguaje y la comunicación porque mediante estas acciones el mundo puede conectarse, hablar y entenderse para no caer en un mal peor.

En conclusión, tenemos delante una de las mejores películas del siglo XXI y una de las mejores películas de ciencia-ficción del espacio jamás hechas porque no solo es extraordinaria en lo técnico sino también es majestuosa y fascinante en lo reflexivo-filosófico.

Tenemos delante la película más parecida a ‘2001’ sin tener en cuenta la historia en sí y una verdadera oda a las lenguas.

Nota: 9’5/10