Thor: Ragnarok

El retorno del dios del trueno. La tercera entrega de Thor en la ya exitosa mega-franquicia de Marvel Studios reúne a los dos vengadores que estuvieron ausentes en Civil War (Hulk y Thor) para contarnos sus desventuras cósmicas. Personalmente nunca me he considerado fan de Thor, pareciéndome el Vengador menos interesante del grupo y consecuentemente sus películas resultaban las más aburridas. Sin embargo, gracias a la hilarante dirección de Taika Waititi esta película se nos hace corta y cada segundo entretiene.

Waititi aprovecha completamente los talentos que Chris Hemsworth ha demostrado tener como actor cómico, y le da al filme un tono mucho más colorido y divertido de lo que habíamos visto en las películas de Marvel (incluyendo ambos volúmenes Guardianes de la Galaxia). La estética es 100% fiel a la Marvel de los años 60 y las ilustraciones psicodélicas de Jack Kirby.

Dicho esto, quizás la película no vaya a contentar a todo el mundo ya que está pensada para que la puedan ver todos los públicos y es muy chistosa (una crítica que han estado recibiendo mucho las últimas cintas de Marvel Studios). Muy diferente al cómic homónimo que presenta un argumento más oscuro y adulto ya que toma elementos del mismo en lugar de adaptarlo. Ciertos personajes solo aparecen en la película para hacer reír al público como el Gran Maestro (interpretado por Jeff Goldblum) y después de un rato pueden llegar a cansar a espectadores que no conecten con el sentido del humor de Waititi.

Lo mejor: La dirección de Waititi y como recicla la saga de Thor.

Lo peor: La comedia obstaculiza que los momentos dramáticos o de tensión tengan el mismo impacto.

Nota: 8/10

Escrita por Fernando.

Distribuida por Walt Disney Motion Pictures
Estreno en 370 cines
Anuncios

Cazafantasmas

cazafantasmasFantasmagórica. Paul Feig decidió hacer un viaje por la historia del cine para renovar la mítica película de los Cazafantasmas. Esta vez el protagonismo lo tienen las mujeres, unas científicas calificadas que pretenden cazar fantasmas y evitar que no cunda el pánico entre los ciudadanos de Nueva York.

De primeras, cuando uno ve el tráiler o sabe de la existencia de esta estrena ya sabe a lo que va. Por este motivo, en esta entrega encontramos a cuatro chicas graciosas a los que el diálogo no las ayuda para nada, un recepcionista guapo y tonto de remate -Chris Hemsworth-, un antagonista parecido a un Testimonio de Jehová, una mezcla de acción, comedia e intriga irregular y un número final deplorable.

El principio promete e incluso parece interesante pero cuando se adentran en la acción lo estropean todo y se les va de las manos. Los efectos especiales y las actuaciones están bastante bien así como algunas escenas que realmente hacen gracia. Los guiños a la original quedan bien y conquistan al espectador y la banda sonora recupera el tema principal, pero modificado para mal. Sin embargo, nada de esto le quita los puntos negativos ya mencionados.

Personalmente, pienso que es muy arriesgado hacer un ‘remake’ de este tipo, pero tengo que reconocer que me gustó, me entretuvo y no me dejó frío. Paul Feig renace esta saga que deja mucho que desear pero que puede llegar a gustar e incluso continuar -esperamos que no haya secuela-.

Nota: 5/10