Thor: Ragnarok

El retorno del dios del trueno. La tercera entrega de Thor en la ya exitosa mega-franquicia de Marvel Studios reúne a los dos vengadores que estuvieron ausentes en Civil War (Hulk y Thor) para contarnos sus desventuras cósmicas. Personalmente nunca me he considerado fan de Thor, pareciéndome el Vengador menos interesante del grupo y consecuentemente sus películas resultaban las más aburridas. Sin embargo, gracias a la hilarante dirección de Taika Waititi esta película se nos hace corta y cada segundo entretiene.

Waititi aprovecha completamente los talentos que Chris Hemsworth ha demostrado tener como actor cómico, y le da al filme un tono mucho más colorido y divertido de lo que habíamos visto en las películas de Marvel (incluyendo ambos volúmenes Guardianes de la Galaxia). La estética es 100% fiel a la Marvel de los años 60 y las ilustraciones psicodélicas de Jack Kirby.

Dicho esto, quizás la película no vaya a contentar a todo el mundo ya que está pensada para que la puedan ver todos los públicos y es muy chistosa (una crítica que han estado recibiendo mucho las últimas cintas de Marvel Studios). Muy diferente al cómic homónimo que presenta un argumento más oscuro y adulto ya que toma elementos del mismo en lugar de adaptarlo. Ciertos personajes solo aparecen en la película para hacer reír al público como el Gran Maestro (interpretado por Jeff Goldblum) y después de un rato pueden llegar a cansar a espectadores que no conecten con el sentido del humor de Waititi.

Lo mejor: La dirección de Waititi y como recicla la saga de Thor.

Lo peor: La comedia obstaculiza que los momentos dramáticos o de tensión tengan el mismo impacto.

Nota: 8/10

Escrita por Fernando.

Distribuida por Walt Disney Motion Pictures
Estreno en 370 cines
Anuncios

Carol

carolPreciosa. El destino intrigante ha juntado a Carol y Theresa en un amor delicado, pasional y bello y, al mismo tiempo, ha juntado a Blanchett y Mara para que hagan dos interpretaciones insuperables y sublimes.

El destino ha juntado a ambas actrices con el director Todd Haynes para realizar una película extremadamente preciosa en la cual cada plano de cámara y cada letra del diálogo tienen un significado. Una perfecta ambientación y un montaje exquisito. No obstante, no termina de conmocionarme y cae en momentos y aspectos tópicos.

Pese a tener puntos negativos, es una historia de amor difícil contada con tal sutileza y elegancia que hace que el espectador ame, sienta y perciba lo que está viendo. Se cierra con un final totalmente para el público aunque con solo observar y sentir ya se puede valorar este desenlace y el mérito que el destino ha decidido para que esta majestuosa película fuera filmada.

Simplemente poética.

Nota: 9’5/10